Sanitarios frente al coronavirus

abril 3, 2020

Afrontamos uno de los mayores retos que hayamos tenido que soportar como sociedad en la etapa democrática, un reto en el que lo que está en juego es la vida. La situación que atravesamos tiene mucho de guerra, de invasión y combate desenfrenado, de crisis global y amenaza de lo incierto y desconocido.

La estamos librando con unos recursos reducidos y mermados durante años. Caímos en la trampa de la propaganda que reclamaba más mercado y menos Estado y ahora comprobamos que mientras Alemania cuenta con 8 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes y Francia 6´5, la media española se encuentra en 3 y la madrileña en 2´7.

Pero no son sólo camas las que faltan en la sanidad pública. Si la media europea de médicos es de 5´3 por cada 1.000 habitantes, la media española es de 3´8. En cuanto al personal de enfermería la media europea es de 9´8 por cada 1.000 habitantes y la media española de 5´3. En estas condiciones de camas y personal no puede extrañarnos el colapso de las urgencias, la saturación de los hospitales. Lee el resto de esta entrada »


La ética de los algoritmos y elcoronavirus

abril 3, 2020

Las sumas globales invertidas en Inteligencia Artificial (IA) son pasmosas. Las estimaciones hablan de 36.000 millones de dólares en 2019, que llegarán a los 80.000 millones en 2022. La IA parece que ha generado un valor comercial de 1´2 billones de dólares en 2018 y se espera que para el mencionado 2022 es valor haya ascendido a 3´9 billones.

Nos cuentan que la utilización adecuada de los datos disponibles,  puede aportar muchos instrumentos que permitan solucionar problemas de todo tipo, desde la pobreza al cambio climático, desde la crisis de los refugiados a los incendios descontrolados en Australia, o en el Amazonas. Desde reducir los déficits comerciales africanos hasta rebajar la deuda de los países subdesarrollados, en vías de desarrollo, emergentes, o como queramos subdividir las desigualdades de la tierra.

Ejemplos no faltan para mostrar la utilidad de la Inteligencia Artificial cuando es utilizada por organizaciones sociales, no gubernamentales, sin ánimo de lucro, emprendedoras, benéficas, locales, para conseguir mejoras evidentes en las condiciones de vida de personas y familias desfavorecidas, con bajos niveles de salud, alojadas en infraviviendas, invisibles, imposibilitadas de acceder al empleo, la educación, sin ingresos. Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus, o el optimismo de la voluntad

abril 3, 2020

Cuentan que en pleno verano de 1914, miles de alegres jóvenes alistados y de resignados reclutados desfilaban por las grandes avenidas de Berlín, Viena, Moscú, Londres, o París, para ir a combatir en la que luego sería llamada Gran Guerra. Pensaban, porque así se lo habían dicho sus emperadores, presidentes, ministros, periódicos y tertulianos, que la guerra sería más bien pequeña, que iban a disparar unos cuantos tiros y volver en otoño de regreso a casa.

A fin de cuentas eran unas pocas familias imperiales bien avenidas las que iban a dirimir, con sangre de sus súbditos, una disputa menor por un triste asesinato cometido en una lejana ciudad llamada Sarajevo, en mitad del siempre turbulento territorio de los Balcanes. Nadie podía pensar que aquel deporte veraniego iba a terminar movilizando a 70 millones de soldados y llorar a 10 millones de muertos.

Hasta cuatro imperios no sobrevivieron a aquella guerra: El Ruso, el Otomano, el Reich Alemán y el Imperio Austro-Húngaro. Siempre recurro a este ejemplo cuando me refiero a la capacidad que suponemos en algunas élites para gobernar el mundo desde despachos, mansiones, o palacios, trazando los designios de la humanidad.

Es cierto que pueden crear tendencias, pero las decisiones que adoptan terminan por escaparse de sus manos y, si no andan con cuidado, pueden acabar devorados. Muchos de ellos consiguen salvar sus vidas, bienes, poder y posición, con lo cual tendemos a pensar que lo tenían calculado,

-Madrid va como un tiro

me comentaba el Presidente de la patronal madrileña, allá por 2008. Luego vino lo que vino y pasó lo que pasó. Una crisis financiera primero, inmobiliaria después, industrial, crisis económica en toda regla, de empleo, social y al final política. Nuestra cultura, la forma de entender e interpretar la vida, ya no volverá a ser la misma desde entonces. Lee el resto de esta entrada »


Yo me quedo en casa y no estoy pa tontás y melonás

abril 3, 2020

Mi anterior artículo hablaba de uno de esos momentos de dureza extrema que conmovieron Madrid, los atentados del 11M en los trenes que viajaban hacia Atocha. Golpes en la vida tan fuertes que empozan en el alma la resaca de todo lo sufrido, citaba a César Vallejo.

Las cosas se estaban complicando con el coronavirus y se desconvocaron muchos actos como el que la Asociación 11M, CCOO, UGT y la Unión de Actores convocamos cada año sin fallar uno solo, en la entrada de la Estación de Atocha. Han pasado casi quince días y Madrid se ha convertido en un campo de aislamiento inmenso. Cada cual en su casa, esperando que la tempestad desencadenada pase.

En estas estamos, intentando que no nos alcance el coronavirus, entreteniendo los días en actividades de lo más variadas, desde tocar un trombón por el balcón, a contar una gracieta, cantar una canción, leer un libro, ver una película, tele-trabajar, tele-estudiar, ver la tele a todas horas con el coronavirus,  transitar por las redes sociales. Menos mal que están ahí en este momento y podemos ver la cara de nuestros familiares enclaustrados en pisos paralelos.

También salimos cada día a aplaudir a cuantos cuidan nuestra salud, nuestra seguridad y atienden nuestras necesidades más básicas. Contad conmigo para ese aplauso, pero no me pidáis que me apunte a tontás y melonás. No me pidáis que invente bulos o los difunda. Ni que aliente, acompañe, promueva campañas contra este o aquel político. Lee el resto de esta entrada »


Los dos Madrid del Coronavirus

abril 3, 2020

-Madrid, Madrid, ¡Qué bien tu nombre suena! Rompeolas de todas las Españas. La tierra se desgarra, el cielo truena, tú sonríes con plomo en las entrañas.

Machado está dándole vueltas a estos versos mientras León Felipe y Rafael Alberti perseveran

(ya van dos veces que han venido a insistir en el asunto)

en el intento de convencerle de que debe salir cuanto antes de la capital sitiada y sometida al ensayo de los aterradores bombardeos,

(cuando ya se hayan ensayado en España van a ejecutarse sobre otras muchas ciudades de Europa). Habían perdido un poeta en Granada y no querían perder otro en Madrid.

-Sálvese quien pueda, sálvese quien pueda, están cayendo bombas en Madrid.

Lo está cantando Albert Pla ante un Guernica que cumple 80 años, no ahora, hace un par de años, o tres.

Hay un Madrid, ahora mismo, que combate cuerpo a cuerpo, vida a vida, contra bombas de racimo, contra un ejército bien organizado, un nuevo ejército de tácticas novedosas, desconocidas hasta ahora, en rápida expansión, ni siquiera lo podemos matar, no es una armada de seres vivos, sino miles de millones de moléculas con armaduras grasientas, dispuestas a invadir nuestras células y transformarlas en nuestras enemigas. No lo podemos matar, si no se desintegra él mismo. Eso sí podemos facilitárselo. En esa batalla andamos de seres vivos contra mutantes.

Madrid de nuevo en el centro de todos los conflictos, de todas las batallas, las que tuvimos que librar y casi siempre perder, la que libramos ahora y que ganaremos, porque la vida siempre gana, las que vendrán y que aún ni imaginamos. Lee el resto de esta entrada »


Sindicalismo en tiempos del coronavirus

marzo 25, 2020

Justo antes de que se desencadenase la tempestad del coronavirus leí un artículo cuestionando la labor de los sindicatos, su poca influencia en los tiempos que corren, su poca utilidad. Pensé escribir algo sobre el tema, pero llegó el estado de alerta y la atención de todas y todos se volcó en lo que inevitablemente es el problema principal que ocupa nuestra cuarentena.

Sin embargo es precisamente en momentos como estos que nos toca vivir cuando se ve la necesidad de contar con gobiernos, instituciones y organizaciones sociales que vertebren a la sociedad y la defiendan, entre ellas los sindicatos. Los detractores del sindicalismo se fijan en las bajas tasas de afiliación en España, y las sitúan en torno al 14% de los trabajadores y trabajadoras. En los países desarrollados de la OCDE dicen que la media es algo más alta, con una afiliación en torno al 16%. Otro argumento que añaden es el de que los países nórdicos se mueven entre el 65 y el 90% de afiliación.

Cada cual utiliza los datos y saca las conclusiones como le viene en gana, atendiendo a sus intereses y obsesiones, más que a los propios datos. La verdad es que hay diferentes modelos sindicales, dependiendo del país, el continente, la región, en función de los modelos productivos y la historia de cada cual.

Hay países europeos en los que cobrar el paro, la pensión, o los derechos que tienes en la empresa, dependen de que estés afiliado a un sindicato. El sindicato asume la gestión de tu formación, tu contratación, tu prestación económica cuando pierdes el empleo, tu salario, tu jornada de trabajo, tus complementos y tus derechos laborales. Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus, el aplauso no basta

marzo 25, 2020

Creo que el gran mérito de este órdago que los españoles mantenemos contra esa maravilla de la evolución que es el coronavirus, consiste en la capacidad que siempre hemos demostrado para defendernos frente a invasiones masivas, perfectamente planificadas por ejércitos bien organizados.

Hay quien dice que somos la especie inteligente del planeta y, sin embargo, para cuestionarlo basta pensar en esos pequeños parásitos que sólo pueden vivir y multiplicarse dentro de las células de otros organismos. Capaces de organizarse, adaptarse, mutar, acelerar su expansión, retirarse a tiempo y esperar mejor momento. Les da igual invadir las células de un animal, una planta, una bacteria, que infectar a un ser humano cualquiera. Si viene al caso, conquistan, colonizan, invaden, otros virus.

No hace falta pensar en tipos estrambóticos como Alien, o Predator, los auténticos maestros de la supervivencia son los mutantes como el coronavirus. Tan capacitados para la supervivencia que no dudan en viajar en cometas, meteoritos y bólidos celestes de todo tipo a lo largo y ancho de la galaxia.

Y, sin embargo, terminaremos venciendo porque siempre fuimos capaces de dar la cara frente a todo tipo de invasiones. Una de las últimas tuvo que ver con el ejército más poderosos de la época en Europa, el de los franceses comandados por un genio militar como Napoleón. Otra, aún más reciente, la de otro ejército colonial y golpista entrenado para  organizar todo tipo de masacres en sus campos de entrenamiento de los montes del Rif. Lee el resto de esta entrada »