Inicio de curso

Por Javier López, secretario general de CCOO de Madrid
Septiembre es el mes en el que se inicia el curso político, además del curso escolar. El mes de las fiestas de numerosos pueblos de la Comunidad de Madrid, que recuperan así la memoria de unos orígenes agrarios en los que las celebraciones de la recolección y la cosecha encontraban su mejor momento en este mes.

En política el inicio del curso se corresponde con la oportunidad de ejecutar los últimos gastos de presupuesto anual y definir las partidas presupuestarias para el año siguiente.

Septiembre supone siempre para nuestra Federación de Enseñanza de CCOO el momento oportuno para evaluar la calidad de la cosecha educativa medida en el inicio del curso.

No es necesario decir, porque resulta obvio, reiterado en todos los discursos políticos y reconocido con carácter general en cualquier país que presuma de ser moderno, que la educación es un elemento esencial para la cohesión social, un factor muy importante para la estabilidad y competitividad económica, además de una inversión muy rentable para situarse en las mejores condiciones de cara al futuro.

Madrid no parece estar utilizando en las mejores condiciones esta inversión en educación, si tomamos en cuenta algunos de los datos que ha presentado nuestra Federación de Enseñanza. Por ejemplo, 30.000 niños cuyos padres solicitaron una escuela infantil pública se quedan sin ella. Les quedaría la salida de una guardería privada, pagar a alguien que se quede en casa con los niños o dejarlos en casa de los abuelos. Más de 270.000 niños y niñas estudiarán en aulas masificadas. 300.000 solicitantes de una beca para comprar libros de texto se quedan sin ella.

barracones colegio madrileño

Barracones en un colegio de la Comunidad de Madrid

Son la mala cosecha de unos presupuestos educativos que han ido perdiendo peso en el conjunto del presupuesto autonómico, pasando del 27,57 por ciento del total en 2003 al 25,4 por ciento en 2007. Una mala cosecha que termina haciendo que a los 15 años más del 40 por ciento de los alumnos haya repetido algún curso.

Sería bueno que, en el inicio de este curso escolar, políticos y sociedad coincidiéramos en la necesidad de aumentar los recursos para la educación, mejorar la oferta de plazas en escuelas infantiles, facilitar la igualdad desde los primeros años de vida, mejorar entre todos el rendimiento escolar. Mejorar la convivencia en los centros de enseñanza aprobando la Ley de Convivencia que las firmas de la ciudadanía, mediante Iniciativa Legislativa Popular, han llevado a la Asamblea de Madrid.

Se han producido unas elecciones autonómicas que ni mejoran ni agravan, de entrada, los problemas, pero tras las cuales los responsables de la educación de los madrileños han cambiado en el Gobierno regional.

Partimos de la experiencia de un acuerdo educativo con aspectos positivos y negativos, cumplimientos e incumplimientos. La política y la sociedad madrileña deberíamos abordar, sin complejos, sin miedo a la libertad, la negociación de un compromiso político y social para fortalecer la educación madrileña. Estamos ante uno de esos “asuntos de Estado” que ni admiten dilación ni deberíamos afrontar con demagogia.

La educación de la ciudadanía y para la ciudadanía no deberían ser ni trinchera ni campo de batalla, sino deber y derecho asegurado para todos, mejor garantía de libertad e igualdad desde la infancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: