Violencia cero

noviembre 29, 2007

Un ciudadano es apaleado y queda condenado a vivir en una silla de ruedas de por vida. Otro ciudadano es golpeado brutalmente. Una joven recibe golpes y patadas televisadas en el Metro de una gran ciudad. Un joven es asesinado en el Metro de Madrid y otro se encuentra en situación preocupante tras las heridas recibidas.

No son hechos aislados. Son la expresión de un mismo fenómeno. Grupos organizados alientan el racismo, la xenofobia, el recurso a la violencia.

La libertad y la democracia no son un regalo sino una conquista. La libertad, la democracia, son el marco de convivencia que permite defender la igualdad, la justicia y los derechos sociales.

La libertad y la democracia son incompatibles con la violencia. Es más, implica la renuncia expresa al uso de la violencia y, muy especialmente, la violencia contra las personas.

Quienes alienta, amparan y defienden el uso de la violencia deben recibir el mensaje de tolerancia cero desde la actuación policial, desde el ámbito de jueces y fiscales. Desde la legislación y la actuación de las Administraciones Públicas en todos sus niveles.

Deben recibir, sobre todo, el rechazo social más contundente y amplio.