Limpieza: Y dicen que llueve

marzo 3, 2008

Nos acusa directamente Esperanza Aguirre de convocar paros como los del sector de la limpieza de edificios y locales siguiendo una estrategia general de tensión que propugna la izquierda. La tesis es sencilla y, por simple, perfectamente entendible: Causar alarma social, molestias e indignación para evitar que los madrileños acudan a las urnas el próximo día 9, porque la inmensa mayoría votaría al PP.

La respuesta de CCOO ha sido también sencilla, pero no tan simplista. Las huelgas de recogida de basuras y de limpieza de edificios y locales no van contra ningún partido ni administración, sino contra los empresarios. Unos empresarios que se niegan a negociar y que ningunean a los trabajadores y sus legítimos representantes. Unos trabajadores que se ven sometidos a la precariedad laboral, con jornadas parciales de unas 12 horas semanales y salarios de miseria minimileuristas. Así las mujeres, mayoritarias en el sector, se ven obligadas a prolongar su vida laboral por encima de los 65 años si quieren acumular lso 15 años necesarios para cobrar una pensión contributiva mínima. Jornadas parciales y bajos salarios condenan a las trabajadoras a combinar varias empresas y prolongar jornadas para llevarse a casa un salario de unos 800 euros. Sólo el 35 por ciento tiene jornada completa. El 80 por ciento de las 88.000. trabajadoras del sector son mujeres y la temporalidad alcanza al 45 por ciento.

La situación recuerda un poco aquel chiste que decía: Nos mean y dicen que llueve.

No van a la huelga para hacer política sino por la decencia y dignidad de sus empleos y salarios. El Gobierno Regional debería estar más preocupado por esta dignificación que por hacer política barata con la necesidad y las reivindicaciones de estas trabajadoras. Deberían estar haciendo todos los esfuerzos ante la patronal para que aceptasen condiciones salariales y de trabajo que ya han aceptado en el caso de Metro o de Aeropuerto. Por el momento lo único que les ha preocupado es decretar servicios mínimos de carácter máximo en el caso de hospitales, residencias y centros educativos, en éste caso hasta el día 9 para garantizar el derecho a votar en centros limpios. Después del día 9 la niña de Rajoy ya podrá estudiar en un colegio menos limpio.

Esta misma mañana CCOO hemos concluido un preacuerdo sobre el convenio de recogida de basuras que previsiblemente evitará la huelga en este sector. Esta misma tarde, en el Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid, intentaremos hacer lo propio con el convenio de limpieza de edificios y locales, en el que la patronal pretende negociar un convenio de mínimos, que no da satisfacción a las demandas de mejoras salariales y condiciones de trabajo. Las administraciones no pueden externalizar los servicios de limpieza de edificios públicos con el objetivo de abaratar costes a base de precarizar el trabajo y degradar los salarios. La autoridad laboral, que no es otra que el Gobierno Regional tene la responsabilidad de hacer entrar en razón a un empreariado intransigente, en lugar de preocuparse exclusivamente y de manera partidista por los efectos de la huelga. Estamos a tiempo.

Anuncios