Ganó la Izquierda

marzo 11, 2008

Javier López, Secretario General CCOO de Madrid 

Vivimos hoy una nueva jornada de reflexión. Una reflexión sobre el inútil asesinato, la muerte violenta y siempre inútil, de 192 personas que acudían a trabajara en aquellos trenes que en Santa Eugenia, en El Pozo, en Atocha, sufrieron los atentados implacables y negros de los terroristas islámicos. Cuatro años después, otros terroristas, esta vez etarras han sido de nuevo implacables heraldos negros asesinando a Isaías Carrasco en Mondragón, como hace poco más de un año asesinaron a dos trabajadores ecuatorianos, Luís Armando Estacio y Carlos Alonso Palate en la T-4 de Barajas y el 1 de Diciembre a los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Francia. Los trabajadores madrileños rendimos hoy homenaje a las víctimas del 11-M en el año en el que los tribunales dictaron sentencia arrumbando para siempre la teoría de la conspiración.

Hoy los trabajadores rendimos homenaje a las víctimas, a todas las víctimas en compañía de Pilar Manjón, de Alejandro Ruiz Huertas, sobreviviente del asesinato de los Abogados de Atocha.  De cuantos amamos la libertad, la justicia y la paz.

img1-273.jpg

Un paréntesis de reflexión abierto en la otra gran reflexión sobre las consecuencias de las Elecciones Generales del pasado 9 de Marzo. Ganó la izquierda, pero la gran pregunta es si la derrota del PP conducirá a una oposición capaz de abrir un amplio consenso político y social en torno a temas esenciales como el terrorismo, el modelo de crecimiento, la estabilidad en el empleo y el fortalecimiento de las redes de protección social o si se producirá un enrocamiento en la intransigencia, la crispación y el órdago permanente al NO.

Zapatero se ha adelantado a tender la mano al diálogo político y social. Fuerzas nacionalistas como el PNV o ERC tendrán que recomponer su estrategia que poco aporta a la necesaria serenidad y que poco tiene que ver con el autogobierno y el desarrollo autonómico hacia un objetivo legítimamente federalista. Izquierda Unida tiene por delante la necesidad de repensar qué ha pasado para que una necesidad no sea percibida como tal o no tenga prevalencia frente a otras necesidades como evitar el retorno prematuro del PP al poder.

El propio PSOE, en su triunfo no puede ser autocomplaciente con resultados como los obtenidos en Madrid o, en Valencia.

Buenas serán todas estas reflexiones si la “clase política” es capaz de girar hacia los ciudadanos que queremos un país donde vivir sin la amenaza terrorista. Un país económicamente sólido y sólido en su empleo. Un país de gentes libres e iguales que se sienten protegidas por el Estado cuando se forman en centros educativos sin discriminaciones, cuando están enfermos, cuando nos hacemos mayores y necesitamos una pensión digna o ver atendida una situación de dependencia.

Esa es la cuestión.