Mujeres en huelga

Las trabajadoras de la limpieza de edificios y locales y las de los centros para discapacitados se movilizan. Digo trabajadoras porque mayoritariamente son trabajadoras y digo se movilizan porque las primeras se concentrarán frente a la Comunidad de Madrid y la Delegación del Gobierno y las segundas vuelven a su tercer día de huelga. 

Digo mujeres porque son mujeres las que trabajan en esos sectores que se han ido externalizando y subcontratando, desde empresas privadas y desde las Administraciones,  para ahorrar gastos a costa de bajos salarios y condiciones laborales leoninas. Así, poco a poco, se ha ido creando una red de trabajo «no decente» y dos clases de trabajadores dentro de la misma clase trabajadora.

Las mujeres de la limpieza trabajan en centros oficiales y empresas privadas cobrando menos de 1.000 euros mensuales y soportando prolongacio0nes de jornada a causa de los contratos a tiempo parcial y los desplazamientos a diferentes centros de trabajo. Las patronales grandes como ASPEL, o pequeñas como AELMA, se niegan en redondo a aumentar los salarios por encima del coste de la vida y a mejorar las condicioanes de trabajo. Porque precísamente de la explotación de estas trabajadoras dependen los beneficios empresariales y poder ofrecer un servicio a bajo coste para quienes desde las Administraciones y desde las empresas privadas quieren tener limpio el negocio, pero baratito.

En cuanto a las trabajadoras de los centros de  atención a personas con discapacidad estamos ante un servicio público que es prestado por asociaciones, ONGs, empresarios, siendo sostenido con subvenciones y forndos públicos. Se ahorra así el Gobierno Regional un cuangtioso dinero a costa de que estas trabajadoras no puedan mejorar sus condiciones de trabajo, ni contar con un convenio más digno. Cuando se plantan ante la Consejería de Familia y Servicios Sociales, la Consejera se lava las manos y lo niega todo. Ella no tiene nada que ver con las condiciones de trabajo de quienes prestan un servicio público con el dinero que ella les da cada año. Vivimos una sociedad hipócrita, en la que mientras se suelta dinero a espuertas y sin control para unos pocos, se escatiman los recursos que tienen que atender las necesidades de los que somos más. CCOO estaremos con estas trabajadoras hasta que su trabajo sea digno y decente. Porque si permitimos la fractura salarial y de condiciones de trabajo para estas mujeres, estamos permitiendo la desigualdad entre trabajadores y la fractura de la propia clase trabajadora. Más trabajo  sí, pero decente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: