La enseñanza se mueve

abril 15, 2008

 El profesorado de la Comunidad de Madrid quiere respuestas y negociación para abordar la mejora de las condiciones del trabajo docente en temas como la reducción de jornada para mayores de 55 años, conciliación de vida laboral y familiar, homologación salarial, pago de trienios a profesores interinos, condiciones de trabajo de docentes itinerantes, permisos y licencias o regulación de las tutorías.

 

 

Los sindicatos convocantes ANPE, CSI-CSIF, STEM, FETE-UGT y CCOO han manifestado su exigencia de evitar el deterioro de la escuela pública, paralizar el proceso de privatizaciones y reivindican un Acuerdo Educativo que asegure la inversión y financiación de una enseñanza pública de calidad.

 

Hoy, día 15, a las 18 horas se concentrarán en Alcalá, 32, ante la Consejería de Educación.  El próximo 29 de Abril volverán a concentrarse para exigir la convocatoria de la Mesa de Educación con la Consejería.  Si no hay respuesta, los días 7 y 21 de Mayo, se producirán dos jornadas de huelga.


MAESTROS REPUBLICANOS

abril 15, 2008

El 14 de Abril, día conmemorativo de la República se ha inaugurado la exposición La Escuela de la II República en la Sala de Exposiciones del Jardín Botánico de la Universidad Complutense.  La muestra es fruto del esfuerzo de la fundación de Investigaciones Educativas y Sindicales de CCOO, Fundación Sindical de Estudios de CCOO de Madrid y la Federación Regional de Enseñanza.

 La II República fue la última oportunidad democrática para cambiar el país y la educación era un elemento importante en ese intento.  Un pueblo que da la espalda a su historia está condenado a repetirla.  Aún quedan en la España actual muchas cuestiones heredadas que renacen bajo formulaciones distintas.  La cuestión agraria reaparece constantemente en las insuficiencias del modelo de desarrollo.  En la preponderancia del ladrillo que no es sino la versión moderna del latifundismo y la acaparación de tierras.  Los inmigrantes captados en las plazas para trabajar en las obras no se diferencian mucho de los jornaleros que el capataz señalaba con el dedo en las plazas de los pueblos.

 

La cuestión regional.  El carlismo primero, el catalanismo, el nacionalismo en torno a Sabino Aranda.  El andalucismo de Blas Infante o el federalismo.  Las tensiones suscitadas en la anterior legislatura en torno a las reformas de los Estatutos de Autonomía no son ajenos a una cuestión aún no resuelta.

 La cuestión religiosa.  El Estado laico defendido por liberales, republicanos, socialistas frente al omnipresente poder de la iglesia y de las fuerzas conservadoras.  Poder e influencia que se perpetúan en la oposición en nuestros días a asignaturas que eduquen en valores laicos, de convivencia democrática y derechos de ciudadanía o al ejercicio de la mujer del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

 

La cuestión social que sigue perviviendo en una fractura social que sitúa los valores del enriquecimiento rápido, fácil y, con demasiada frecuencia, especulativo, por encima de los valores del trabajo y que convierte a los trabajadores en los parientes pobres de la democracia.  La precariedad laboral, que es mucho más que temporalidad, golpea a jóvenes, mujeres e inmigrantes con especial dureza.


Lo dice Manuel Azaña, en el primer panel  de la exposición, “Habíamos llegado a creer que la República inauguraba en España una era de independencia espiritual y de respeto al pensamiento”.

 

El movimiento obrero aportó al esfuerzo transformador, junto a otras experiencias como la de la Institución Libre de Enseñanza, iniciativas como la Escuela Moderna, de Ferrer i Guardia; la Escuela Nueva de Manuel Núñez de Arenas; las Casas del Pueblo, y los Ateneos Literarios,  las Universidades Populares o el apoyo a la Extensión Universitaria o las Misiones pedagógicas.

 


 La propia Alternativa por la Escuela Pública en los momentos de la transición democrática y la pujanza de los Movimientos de Renovación Pedagógica fueron herederos y deudores del impresionante movimiento educativo de la II República y de su ejercito de Maestros y sindicalista que sustentaron el esfuerzo político regenerador, reformista y de transformación social.

 

Almudena Grandes, durante la Conferencia inaugural de la exposición recordó que fueron los maestros republicanos el cuerpo más perseguido por la represión franquista, por ser los transmisores de los valores republicanos, seguidos por los ferroviarios, a causa de sus continuos desplazamientos y sus posibilidades de mantener un esfuerzo permanente de propaganda.

 

Como bien dijo el Gran Wyoming, en el Homenaje a Marcelino Camacho, “La libertad es una lucha cotidiana”.  Esta Exposición es una buena muestra de ello y de la vigencia de los valores que alentaron la II República:  Pan, Libertad, Democracia e Igualdad.  Una exposición que nos permite hoy reconocernos, identificarnos y apoyarnos en aquellos maestros que fueron lo mejor de nosotros mismos.

 

 

 

La exposición permanecerá abierta en la Sala del Jardín Botánico de la Universidad Complutense de Madrid desde el  14 de abril al 9 de mayo.