Trabajadores y Pobreza

mayo 29, 2008

La Fundación Sindical de Estudios de CCOO de Madrid ha elaborado un estudio sobre “El umbral de la pobreza en el mercado laboral de la Comunidad de Madrid”. El trabajo, el empleo, es una barrera contra la pobreza, pero cada día son más los trabajadores que perciben rentas salariales que se encuentran por debajo el umbral de la pobreza.

Miles de jóvenes y mujeres se encuentran atrapados en este círculo de trabajo por horas, a tiempo parcial, becarios, salarios mínimo, subcontratas. Más de 70.000 en Madrid. Merece la pena repasarse el Estudio de la Fundación y sacar conclusiones.

Anuncios

Integración laboral de las personas inmigrantes

mayo 29, 2008

Vienen a trabajar porque hay empresarios que les contratan y puestos de trabajo que no cubren los trabajadores españoles. Han venido decenas de miles a lo largo de los últimos años. El efecto llamada no han sido las leyes más o menos abiertas y permisivas, sino el trabajo que ofrecían los empresarios. En algunos casos trabajos irregulares y precarios. Vinieron bajo gobiernos del PP y del PSOE, con leyes, reglamentos y procesos de regularización de todo tipo.

Hace más de dos años, la Presidenta de la Comunidad se comprometió ante empresarios y sindicatos a abordar el reto de la integración laboral y social de las personas inmigrantes en la Región. Una inauguración más, una promesa más, de la que nadie nunca más supo.

Ahora Madrid genera menos empleo y el paro crece entre los inmigrantes, con caídas de empleo en la construcción, o en el régimen de empleadas de hogar. Unos pasan al paro, otros se refugian en el Sector Servicios, otros se hacen autónomos. Hoy es más necesario que nunca abordar el reto de la integración laboral antes de que la oportunidad se transforme en problema. El compromiso del Gobierno, los empresarios y los sindicatos es esencial.


Servicios Públicos y diversidad

mayo 29, 2008

 

Vivimos tiempos de movilización en defensa de los Servicios Públicos, su calidad para la ciudadanía y la calidad del empleo que generan. Ahí va una reflexión de Joan Subirats sobre los retos de los servicios públicos. En el fragor de la batalla también hay que reflexionar. Además el artículo fue publicado recientemente en El País de Cataluña y los madrileños también tenemos derecho a leerlo.

La indeferencia de la Administración


CUERNOS Y RABO

mayo 29, 2008

La enseñanza va a la huelga y la consejera Lucía Figar habla de huelga política. La sanidad va a la huelga y es una huelga política. Los empleados públicos van a la huelga y la huelga es política, afirma el Consejero de Sanidad, el Señor Güemes.

No se aclaran. Antonio Beteta, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, afirma que los partidos de la izquierda son marionetas de los sindicatos y ahora Güemes dice que los sindicatos somos rehenes de los políticos de la izquierda. Aún más allá. Los sindicatos somos la izquierda, la oposición política. De todo un poco. A este paso pronto descubrirán que tenemos cuernos y rabo.

Todo es más sencillo. No le busquen tres pies al gato. Los trabajadores del sector público de la Comunidad de Madrid. Los empleados públicos, andan molestos porque el Consejero Prada firmó en septiembre un Acuerdo con los tres sindicatos representativos (UGT, CSIT-UP y CCOO), los más votados por los empleados públicos al servicio de la Comunidad de Madrid, para crear la Mesa General de Empleados Públicos y negociar los derechos reconocidos en el Estatuto Básico de los Empleados Públicos en la Comunidad de Madrid. Hasta la fecha. Piden ni más ni menos, que una ley del Estado, se aplique en Madrid y, como ya se sabe, eso causa urticaria y alergia en el Gobierno Madrileño que, a fuer de liberal, reniega de todo lo que venga del Estado, siempre que, al frente del Estado se encuentre un socialista como Zapatero. Al igual, y de la misma forma que, a fuer de liberal, reniega de cuanto provenga del ámbito del Gobierno de la capital, siempre que, al frente del mismo, se encuentre un socialista como Gallardón.

Así las cosas, no entiende el Gobierno Regional, que los tres sindicatos más representativos entre sus empleados públicos, de todos los colores y afinidades políticas, les declaren una huelga porque llevan nueve meses sin cumplir la ley y sin sentarse con ellos en la Mesa General de empleados públicos, ni en las mesas sectoriales.

Los trabajadores no somos tontos. Por política y por los políticos salimos poco a la calle. Para defender la dignidad de los salarios, el empleo, la igualdad con otros empleados públicos de otras Comunidades Autónomas. Para defender la calidad del trabajo que realizamos y el servicio que prestamos a la ciudadanía llenamos las calles o vamos a la huelga, después de intentar negociar hasta la saciedad.

Eso, en sentido amplio, es política.  Pero política de empleo y de calidad de vida para la ciudadanía que necesita los servicios públicos.

Nosotros explicamos estas cosas y ellos siguen buscando el rabo y los cuernos, lo cual demuestra que para entender cosas sencillas no basta ser unos simples.