CUERNOS Y RABO

La enseñanza va a la huelga y la consejera Lucía Figar habla de huelga política. La sanidad va a la huelga y es una huelga política. Los empleados públicos van a la huelga y la huelga es política, afirma el Consejero de Sanidad, el Señor Güemes.

No se aclaran. Antonio Beteta, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, afirma que los partidos de la izquierda son marionetas de los sindicatos y ahora Güemes dice que los sindicatos somos rehenes de los políticos de la izquierda. Aún más allá. Los sindicatos somos la izquierda, la oposición política. De todo un poco. A este paso pronto descubrirán que tenemos cuernos y rabo.

Todo es más sencillo. No le busquen tres pies al gato. Los trabajadores del sector público de la Comunidad de Madrid. Los empleados públicos, andan molestos porque el Consejero Prada firmó en septiembre un Acuerdo con los tres sindicatos representativos (UGT, CSIT-UP y CCOO), los más votados por los empleados públicos al servicio de la Comunidad de Madrid, para crear la Mesa General de Empleados Públicos y negociar los derechos reconocidos en el Estatuto Básico de los Empleados Públicos en la Comunidad de Madrid. Hasta la fecha. Piden ni más ni menos, que una ley del Estado, se aplique en Madrid y, como ya se sabe, eso causa urticaria y alergia en el Gobierno Madrileño que, a fuer de liberal, reniega de todo lo que venga del Estado, siempre que, al frente del Estado se encuentre un socialista como Zapatero. Al igual, y de la misma forma que, a fuer de liberal, reniega de cuanto provenga del ámbito del Gobierno de la capital, siempre que, al frente del mismo, se encuentre un socialista como Gallardón.

Así las cosas, no entiende el Gobierno Regional, que los tres sindicatos más representativos entre sus empleados públicos, de todos los colores y afinidades políticas, les declaren una huelga porque llevan nueve meses sin cumplir la ley y sin sentarse con ellos en la Mesa General de empleados públicos, ni en las mesas sectoriales.

Los trabajadores no somos tontos. Por política y por los políticos salimos poco a la calle. Para defender la dignidad de los salarios, el empleo, la igualdad con otros empleados públicos de otras Comunidades Autónomas. Para defender la calidad del trabajo que realizamos y el servicio que prestamos a la ciudadanía llenamos las calles o vamos a la huelga, después de intentar negociar hasta la saciedad.

Eso, en sentido amplio, es política.  Pero política de empleo y de calidad de vida para la ciudadanía que necesita los servicios públicos.

Nosotros explicamos estas cosas y ellos siguen buscando el rabo y los cuernos, lo cual demuestra que para entender cosas sencillas no basta ser unos simples.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: