Madrid: Pequeños pero no iguales

Madrid es una Comunidad pequeña pero muy poblada. Seis millones de personas en un territorio que no alcanza los 8.000 km cuadrados. Estos elementos se ven agudizados por el hecho de que la mayoría de la población se concentra en la capital y el área metropolitana. La densidad de Madrid es la más alta de España, en el centro de la península y con una densidad media cincuenta veces superior a la de las Comunidades colindantes de Castilla-León o Castilla-La Mancha.

En Madrid se verifica que lo pequeño puede ser muy diverso y, lo peor, muy desigual. Los indicadores de renta per cápita de los municipios y zonas geográficas de la Comunidad de Madrid ponen de relieve que la zona más rica, como el Norte Metropolitano, con 44.844 euros per cápita, se sitúa más de tres veces por encima de los 14.139 euros de renta per cápita de la Sierra Central. Dicho de otra manera, la Zona Norte metropolitana se encuentra en el 160 con respecto a la media 100 de la Comunidad y la Sierra Central en el 50, es decir su renta es la mitad de la media regional (28.064 euros) y más de tres veces inferior a la de la zona más rica.

Si bajamos al nivel municipal, las diferencias son aún mayores. El municipio más rico en términos de renta per capita es Ajalvir con 89.595 euros. Se sitúa diez veces por encima del más pobre, Navalagamella, con 8.977 euros per cápita. Esa localidad no llega a un tercio de la media regional.

Esta situación no ha variado mucho a lo largo de los últimos años y eso no es bueno en términos de capacidad de la política y para corregir desigualdades y desequilibrios territoriales. La máxima del “liberalismo” (sic), que gobierna Madrid parece consistir en dejar que las cosas sucedan sin interferencias de la Administración. El mercado, por sí mismo, termina corrigiendo las desigualdades y los desajustes. Pero nada es tan sencillo. O mejor, mientras la economía va bien, todos crecen, aunque unos pocos lo hagan mucho más que otros muchos.

Cuando la economía comienza a ir mal las desigualdades sangran y ahora resulta que una Región pequeña pero numerosamente poblada, comprueba, asombrada, que el pueblo más rico es diez veces más rico que el más pobre y que no hay nadie encargado de corregirlo, porque Madrid no cuenta tan siquiera con un Plan Regional de Estrategia Territorial, que intente ordenar el desarrollo territorial, corrigiendo desigualdades y buscando la equidad, el equilibrio, el bienestar compartido. Pero poner en marcha un Plan Regional para el desarrollo de una estrategia territorial, exige negociación, concertación, acuerdo político y social. Para quienes creen en las bondades del mercado, negociar es un signo de debilidad, porque lo que prima es el mercado y el mercado compite. Unos ganan y otros pierden y punto.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: