Confundir deseos

julio 1, 2008

Una cosa son los deseos y otra la realidad. La campaña publicitaria del III Plan Director de Prevención de riesgos Laborales parece confundir ambas cosas, hasta el punto de que presenta un mundo idílico, donde empresarios y sindicatos trabajan unidos por la salud. Es un deseo que compartimos pero que tiene poco que ver con la realidad de muchas empresas ara las cuales la salud es un gasto inasumible, en lugar de una inversión necesaria. Es un deseo que quisiéramos ver echo realidad pero para el que nos falta mucho trabajo por delante. Las tasas de siniestralidad nos siguen separando de la Europa que queremos ser, donde la vida de los trabajadores tiene un valor inestimable.

La campaña, realizada sin participación de los sindicatos, parte de buenos deseos, pero no toma en cuenta una realidad aún decepcionante en muchas empresas madrileñas.

Anuncios