CARLOS DE ARGANDA

noviembre 7, 2008

 

 sin-titulo-227

 

CCOO hemos celebrado nuestro 1er Congreso de la comarca de Las Vegas.   Hace más de una década que aprobamos un proceso de comarcalización que permitió pasar de las Uniones Locales a la constitución de siete comarcas madrileñas.  Mantenemos nuestra presencia en las principales localidades de la Región pero organizados en estructuras supramunicipales de carácter comarcal.

 

El paso del tiempo trae consigo nuevas necesidades, problemas y oportunidades que no podemos obviar ni despreciar.  Es en el momento de los congresos cuando debemos aprovechar para adaptarnos a las nuevas realidades.  Por eso, en el marco de la celebración de nuestro Congreso Confederal y Regional, hemos readaptado nuestras estructuras comarcales y hemos unido la Comarca de Arganda con la Comarca del Sureste, para crear la Unión Comarcal de CCOO de Las Vegas.

 

Las Vegas de ríos importantes para Madrid como el Jarama, el Tajo y el Tajuña.  Una realidad geográfica tradicional, pero poco reconocida políticamente.  Una realidad de 27 municipios y cerca de 300.000 ciudadanos y ciudadanas vertebrados en torno al Parque Regional del Sureste, pero sin un núcleo de población que pueda definirse como capital.  Arganda, Rivas, Aranjuez y Valdemoro, desde sus características propias aportan un peso demográfico, económico y de empleo similares.

 

Esto nos obliga a trabajar en red, a innovar, a aprovechar el desarrollo local para impulsar un desarrollo comarcal equilibrado.

 

Podríamos pensar que una comarca vertebradora en torno a ríos y espacios naturales no tendría un componente productivo e industrial fuerte.  Sin embargo el potencial industrial en esta Comarca, supera con creces la media Regional, al tiempo que, su base agraria también es superior a la media.

 

Este proceso de unión de dos comarcas permite alcanzar los 7.000 afiliados y afiliadas y un número de delegados y delegadas sindicales que hace que uno de cada dos delegados o delegadas elegidos en las empresas de la Comarca sean de CCOO.

 

Una fortaleza y solidez que se debe al mucho y buen trabajo de los compañeros y compañeras que dirigen ambas comarcas.  Sin embargo quiero pararme y representar este esfuerzo colectivo en Calos Calle, el compañero que ha dirigido la Comarca de Arganda durante todos estos años.

 

Carlos Calle ha sabido torear una realidad comarcal complicada, dispersa territorial y sectorialmente y conduciendo a CCOO a ostentar más del 53 por ciento de la representatividad sindical en las elecciones sindicales.  No en vano Carlos nació en las Vegas.  Manejo de la muleta no le falta, ni temple, ni dotes de mando.

 

Carlos es, ha sido y seguirá, siendo hombre de paz, pero firme como una roca allí donde se necesitan defender derechos laborales o sociales.  Un hombre rocoso e impermeable ante las dificultades, pero tremendamente sensible ante las necesidades y problemas de los trabajadores en la empresa y de las familias trabajadoras en la sociedad.  Carlos es de esa gente, buena gente, que sabe que nuestra patria es el trabajo y que somos del lugar donde trabajamos y vivimos.  Por eso no será de los que al abandonar su cargo como Secretario General desaparezca porque forma parte inestimable de nuestra cultura, nuestra fortaleza, nuestro paisaje, nuestra vida.  Es parte  imprescindible de nuestra patria y nuestra patria misma.

 

Carlos no se va, porque este es su lugar y nosotros somos su gente.


MES NEGRO PARA EL EMPLEO

noviembre 7, 2008

 

Hace poco conocimos los datos de la Encuesta Trimestral de Población Activa.  En aquel momento dijimos que los datos no eran malos, en términos de evolución trimestral, pero que el incremento de desempleados era muy importante con respecto al mismo trimestre del año anterior, unas 86.000 personas paradas más y poníamos el acento en el hecho de que tanto la industria como la construcción veían crecer el número de parados, lo cual indicaba que la crisis profundizaba sus efectos golpeando el sector industrial y sin remitir en sus efectos negativos sobre la construcción.

 

El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid acusó a CCOO de criticar la situación del empleo en Madrid y “callar” ante el aumento del empleo en España.

 

No somos parlamentarios y no nos dedicamos al ejercicio de la esgrima de réplicas y contrarréplicas.  El tiempo da y quita razones y los datos conocidos esa semana sobre Paro Registrado en las Oficinas del INEM nos vienen a dar la razón.  El paro registrado ha crecido en más de 26.000 personas, tenemos casi 90.000 parados más que hace un año y superamos ya las 315.000 personas desempleadas en la Región.  En sólo un mes el desempleo ha crecido un 9 por ciento.

 

Nos gustaría no tener razón, y que la situación del empleo no fuera tan grave.  Que Octubre no hubiera sido un mes negro para el empleo, en el que se ha producido la mayor subida del paro en la historia de Madrid.  Pero las cosas no son como las queremos, ni tan siquiera como queremos verlas.  La situación es tan dura como los datos ponen de relieve.

 

No entiendo bien por qué un Gobierno Regional que se ha apuntado todos los éxitos del crecimiento económico pasado vinieran de donde vinieran, escabulle ahora el bulto formulando peregrinos argumentos como que otros andan peor que nosotros o que las culpas son de Zapatero.

 

Hay que ser más serios y en un momento como el que vivimos hay que reunir de inmediato a los empresarios y sindicatos en el Consejo de Madrid para hablar, dialogar, negociar sobre la situación económica, el aumento del desempleo y el fortalecimiento de la protección  social en tiempos de crisis para prevenir el deterioro de la cohesión social.

 

Ante un aumento del desempleo como el que se ha producido a lo largo del último año y una vez conocido que los Presupuestos Generales del Estado comprometen el pago de las prestaciones a los desempleados, la Comunidad no debe mirar para otro lado, y reducir los Presupuestos para el Servicio Regional de Empleo, sino apostar por las políticas activas de empleo, la orientación, la intermediación, la ayuda para buscar empleos, la formación para nuevas profesiones y la mayor cualificación de los ocupados.  Reforzar en definitiva los Servicios Públicos de Empleo.

 

Se pueden hacer cosas en momentos de crisis, pero hay que pararse a pensar un poco, aún a costa de inaugurar un poco menos y sentarse  a negociar medidas y propuestas.

 

Es hora de trabajar más y alardear menos y realizar el esfuerzo de escuchar, transaccionar y alcanzar acuerdos.

 

Lo hará Esperanza Aguirre o seguirá ensimismada, como Nerón viendo arder Roma, con el espectáculo de la caída del imperio neoconservador que durante tantos años parecía hacer cerrado la puerta de la historia porque ya nada podría ser mejor.

 

Aprenderá a dialogar Esperanza Aguirre o se dejará llevar por sus asesores ultraliberales a un camino sin retorno que sólo puede conducir a un lugar: El fin de su historia (en política, se entiende).  Nosotros seguiremos como siempre.  Para el diálogo, siempre, la mano tendida.

 

Francisco Javier López Martín.  Secretario General CCOO de Madrid