I HAVE A DREAM

 

 

Hace 40 años un hombre tuvo un sueño y se lo contó a sus vecinos.  Eso le costó la vida.  Porque no se pueden ir contando los deseos más íntimos, que siempre esconde todo sueño, a quienes no están dispuestos a aceptar de buena gana sueño alguno.

 

Aquel hombre no vió el sueño hecho realidad.  Los sueños son así.  Nunca sabemos cuando se van a cumplir, ni si tan siquiera se cumplirán algún día.  Ni si quien lo soñó lo verá hecho realidad.  Esa es la grandeza y peligro de los sueños que sueños son.

 

Así que un día Martin Luther King tuvo un sueño de igualdad y libertad que contó pero que nunca vió realizado.  Han hecho falta 40 años y el fin de los Tacher, Reagan, y la Saga de los Bush, con su paréntesis de los Clinton, para que las lágrimas del discípula, senador y reverendo Jackson, haya certificado que el sueño empieza a materializarse con un hombre que lleva sangre afroamericana en sus venas llegando a la Casa Blanca, a la presidencia del país más poderoso del mundo.

 

Uno siente envidia, todo lo sana que se quiera, pero envidia.  Una envidia que no empaña la alegría compleja por las lágrimas de Jackson y la sonrisa de Obama.  Pero una envida cierta porque también nosotros tuvimos un sueño.  También un sueño de libertad e igualdad.  Por eso entre dictadura y libertad elegimos hace 30 años vivir una democracia constitucional.

 

Conviene recordarlo ahora que se acerca el 6 de Diciembre.  El 30 Aniversario de la Constitución.  Conviene recordar aquel sueño, porque entre tanta hipoteca basura, tanto ladrillo sobrevalorado, tanto metro cuadrado especulado y tanta mediocridad, falta de generosidad, sequía de dialogo, autobombo y recalcitrante egolatrismo de la vida política, el horizonte de los derechos constitucionales, la única garantía de sentirnos libres, iguales y ciudadanos de una misma patria, se han difuminado.  La desconfianza en la política es evidente y la Constitución aparece, como la niña de Rajoy, atrapada en las fauces de la “bandera”, “la unidad de la nación” olvidando que no hay más patria que los derechos y que si no hay derechos no hay patria.

 

La crisis económica que vivimos, es la crisis de un modelo económico global que se sustenta en la libre, descontrolada y desregulada circulación de capitales que ha permitido que “activos tóxicos”, paquetes de “hipotecas subprime”, hipotecas basura, circulen por el mundo desestabilizando el sistema financiero, afectado la liquidez y dificultando la financiación de inversiones  empresariales o familiares.  El sector inmobiliario se ha hundido y ha arrastrado consigo el empleo y la industria y los servicios comienzan a pagar las facturas de la crisis.

 

El mundo económicamente ultraliberal e ideológicamente neoconservador se desmorona y el mundo que está por nacer sólo será un mundo mejor si los Derechos Humanos, cuyo 60 Aniversario celebramos el 10 de diciembre y los Derechos Constitucionales, cuyo 30 Aniversario celebramos el 6 de Diciembre, se sitúan en el centro de las políticas y la política se muestra capaz de gobernar la globalización.

 

Los próximos años  van a ser decisivos.  El sindicalismo será más necesario que nunca.  Los sueños absolutamente necesarios.  Pero los sueños, sueños son y sólo se materializan y se cumplen con mucho esfuerzo, mucho trabajo,  mucho ejercicio de voluntad, mucha suma de voluntades, mucha capacidad de movilización social, mucha capacidad de escucha, negociación y acuerdo.

 

Tenemos un sueño y tenemos una ventaja.  Somos precisamente eso: voluntad, trabajo, propuesta, movilización, negociación y acuerdo. Seremos capaces de utilizar esa ventaja para materializar nuestro sueño de un mundo mejor.

 

Francisco Javier López Martín

Secretario General CCOO de Madrid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: