La educación en tiempos de crisis


Abundan las declaraciones sobre el papel de la educación y la formación de las personas como factor estratégico para hacer frente a la crisis que vivimos.

Madrid gastará 4.835 millones de euros en su sistema educativo. Una subida de 60 millones con respecto al año pasado, lo cual supone un crecimiento nominal del 1,26 por ciento, pero que, una vez aplicado el deflactor del Producto Interior Bruto, representa realmente una caída del 2 por ciento en términos reales. El retroceso sería aún mayor si el Ministerio de Educación no hubiera incrementado en 28 millones de euros sus transferencias a Madrid.

Todos los programas de educación infantil, primaria y secundaria sufren recortes cercanos al 9 por ciento. Los conciertos con la enseñanza privada retroceden, pero mucho menos, en torno al 1,3 por ciento. La demanda de plazas públicas en Educación Infantil que dejó sin plaza a más de 30.000 familias, seguirá siendo demanda insatisfecha, por poner un ejemplo.

Otro ejemplo, en tiempo de crisis, las familias ven retroceder los recursos destinados a becas. Eso sí, quienes lleven a sus hijos a la enseñanza privada, podrán desgravarse los uniformes y otros gastos de escolarización.

Sin duda, donde se mete la tijera a fondo es en la Universidad. Ya comunicó en Septiembre la Conejera de Educación, Lucía Figar, a los Rectores, el recorte de un 10 por ciento en la subvención nominativa a las universidades públicas madrileñas y del 50 por ciento en las transferencias para inversiones, poniendo en riesgo el propio pago de la nómina a los trabajadores universitarios.

Para 2009, el proyecto de Presupuestos agrava la situación con un recorte del 2,8 por ciento en la subvención nominativa y del 50 por ciento en las inversiones. El programa de Universidades se recorta un -7,6 por ciento y todas las universidades sufren recortes superiores al 8 por ciento en las transferencias que reciben de la Comunidad de Madrid.

Esperanza Aguirre debería cumplir el Plan de financiación de las Universidades madrileñas para el periodo 2006-2010 que firmó con los Rectores y que suponía un incremento anual del IPC real más 2,5 puntos. Por contra mientras el Presupuesto Regional crecía un 25,7 por ciento entre 2005 y 2008, la subvención nominativa a las Universidades lo hizo un 16,7 por ciento.

Respetar los acuerdos es aún más esencial, si tenemos en cuenta el papel que la Educación y las Universidades deben jugar en la salida de la crisis. Máxime cuando desde todos los ámbitos como ya hemos dicho se reconoce que una de las fortalezas que permitirán superar la crisis y abordar los retos del futuro será, precisamente, la formación y cualificación de las personas.

Madrid afronta un periodo difícil y necesitará de una ciudadanía informada, formada y participativa. Un reto que este Gobierno Regional no acomete con unos Presupuestos como los presentados en materia educativa.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: