MODELOS PELIGROSOS PARA UNA SANIDAD DISPERSA


Hace un año comenzaron a funcionar los nuevos hospitales. La Federación de Sanidad de CCOO ha denunciado ante la Inspección de Trabajo las graves deficiencias de funcionamiento en materia de prevención de riesgos laborales, de personal, de organización, de carencia de recursos que repercuten sobre los trabajadores y sobre la atención a los pacientes.

El incumplimiento de la normativa laboral sobre empleados públicos, negociación colectiva o condiciones de trabajo es sólo una parte. También la normativa de prevención de riesgos laborales es incumplida, junto a serios problemas en la organización del trabajo y otros problemas de estructura referentes a evacuación, almacenamiento, temperatura, mobiliario, adaptación, suelos deslizantes, o medios materiales.

Una larga lista de deficiencias que dan lugar a requerimientos de la Inspección de Trabajo para su subsanación.

Ya anunciamos que los nuevos hospitales, tal y como se concebían, traerían problemas fututos. Las 1.217 camas que han creado, no compensan las 2.790 que se cierran en los hospitales tradicionales. La denominada “reasignación de efectivos” desviste hospitales para vestir los nuevos, dejando a todos medio desnudos de personal. Los problemas de coordinación entre diferentes fórmulas de gestión, públicos, privados, semipúblicos o semiprivados son evidentes. El coste de 650 millones de euros en construcción se elevará a 3.750 millones tras el pago del canon correspondiente durante 30 años, a la iniciativa privada que participa en el negocio. Y digo negocio porque así lo denomina el propio Consejero de Sanidad cuando anima a los empresarios privados a aprovechar la “oportunidad de negocio” de los nuevos hospitales.

Las deficiencias en el funcionamiento de los nuevos hospitales ponen de relieve que abrir las puertas de los servicios públicos a la iniciativa privada, dándolo todo a las bondades del mercado, es un acto suicida que rinde altos beneficios asegurados para unos pocos, pero deteriora la calidad del servicio para muchos.

Por el camino quedan las cortinas de humo de las promesas incumplidas. La promesa de negociar un Pacto político y social en materia Sanitaria o la Constitución de una Comisión de Estudios de los nuevos modelos de gestión que se ha saldado con unas conclusiones autocomplacientes y unilaterales del Partido de Esperanza Aguirre.

Haría bien el gobierno Regional en revisar urgentemente el modelo de gestión de los nuevos hospitales, teniendo en cuenta que la profesionalidad, el buen trabajo y la implicación de los profesionales de la sanidad pública sólo puede matizar las deficiencias y la descoordinación que revela un modelo como el puesto en marcha por Aguirre en los nuevos hospitales. Los principios ideológicos que sitúan el negocio privado sobre los intereses y necesidades sanitarias de la ciudadanía son, a estas alturas, principios caducos que han demostrado más que sobradamente su inutilidad para atender las necesidades básicas de la población.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: