DE FUTBOL Y PARADOS

junio 16, 2009


Obama acaba de crear un cargo público para controlar los ingentes sueldos y escandalosos contratos de altos ejecutivos de empresas privadas.  Parece lógico que en momentos de crisis económica global, cuando millones de personas son arrojadas al desempleo y miles de familias las pasan canutas para pagar la hipoteca de un piso que a estas alturas vale menos que el crédito para comprarlo.  Cuando otras tantas no pueden pagar el alquiler.  Cuando el Estado, con recursos de todos, acude con cuantiosos recursos en ayuda de empresas, bancos y aseguradoras que, merced a la imprudencia y especulativa gestión de sus ejecutivos, supuestos magos de las finanzas, han incurrido en riesgos que les han conducido a una situación insostenible.  No parece descabellado que, además de poner un poco de orden y regulación en los escándalos del libre mercado, se limiten y controlen los ingresos de quienes dirigen el caserón ruinoso de la economía global.

Claro que son cosas de Obama y de unos Estados Unidos, que eran modelo guerrero, ultraliberal y neoconservador, pero que sus seguidores europeos se niegan a reconocer ahora.  Por eso no es extraño que el escandaloso fichaje de un jugador por parte del Real Madrid por 94 millones de euros, sea justificado como un gran negocio mediático perfectamente asumible por el mercado de camisetas y productos publicitarios del club.  España no ha tomado nota de lo que acaece en el mundo y sigue atrincherada en el sinsentido del libre e incontrolado mercado.  Casi 16.000 millones de las antiguas pesetas por un jugador, son demasiados millones, aunque ese jugador pertenezca a otra galaxia.  Aunque haya quien echa imaginación para calcular los ingresos, el negocio y hasta los puestos de trabajo que este nuevo fichaje traerá bajo el brazo.

Mientras tanto, el Gobierno aumenta las previsiones de recesión para 2010 y anuncia índices de paro cercanos al 19 por ciento.  Al 77 por ciento de los españoles les preocupa el desempleo en primer lugar. 

CCOO y UGT hemos planteado que en el Madrid Real, el Gobierno Aguirre ponga en marcha una medida similar a las aprobadas por gobiernos como Castilla-León o Murcia, gobernadas por el PP, o en Castilla La Mancha, gobernada por el PSOE:  Una renta activa para personas paradas que han perdido o no tienen derecho a prestación o subsidio por desempleo.  Una mínima cantidad de 421 Euros al mes durante seis meses.

Esperanza Aguirre no lo ve.  Según ella es una subvención que desincentiva la búsqueda de empleo.  Lo que hay que hacer es crear empleo, o mejor dicho que Zapatero lo cree.  Ella ya hace bastante con subvencionar los coches de lujo.

Ayudar a una 37.000 personas paradas sin prestación alguna, con una casi ridícula cantidad de 421 euros durante seis meses costaría unos 94 millones de Euros.  Para eso no hay dinero.

Eso sí, siempre nos quedará el consuelo en el Madrid Real , de que el Real Madrid vuelva a ser galáctico y que sus jugadores lo celebren con personalidades como Paris Hilton.

¡Qué tropa, Dios Mío!
¡Joder, que tropa!

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios