Contra el Area Unica

junio 25, 2009

 

Hoy, a las 7 dela tarde, calle Alcalá, Metro Sevilla, Concentración contra el Area Unica Sanitaria.

Anuncios

CAOS SANITARIO

junio 25, 2009


El sistema sanitario es componente esencial de la calidad de nuestra vida.  Las políticas públicas sanitarias son objeto  permanente de nuestra atención, como trabajadores y como sindicato.

Por ello, hemos vivido con tremenda preocupación los cambios que el Gobierno Regional ha introducido a lo largo de los últimos años en el sistema público sanitario madrileño.  No es sólo un problema de modelos de gestión.  Es la concepción mercantilista que se pone de relieve en la puesta en marcha de los nuevos hospitales.  La concepción cosificadora del propio papel y trabajo de los profesionales y de los pacientes según la cual el dinero sigue al paciente.  La utilización indiscriminada de casos como el del Hospital Severo Ochoa y sus profesionales, o propaganda para inculcar  creencias sin fundamento como la libre elección de médico que se pretende conseguir a través de la creación del Área Única.

De poco sirve poner de relieve que en tiempos recientes el debate impulsado por el propio Gobierno Regional era pasar de 11 a 15 áreas sanitarias.

CCOO hemos celebrado unas Jornadas para desvelar el misterio, el objetivo profundo, que se esconde y se encubre tras el proyecto de ley de Área Única Sanitaria que ya se encuentra en el Consejo Económico y Social.

Unas jornadas para trabar una complicidad y un compromiso para impulsar un sistema sanitario que queremos siga siendo gratuito, público y universal.  Un modelo que en la concepción aguirrista obvia cada vez más su carácter público, como primer paso para debilitar la gratuidad y la universalidad.

Nuestra Federación de Sanidad insistió en el Congreso Regional de CCOO en resaltar la oposición al Área Única, la oposición a los planes funcionales que como nueva ocurrencia intentaba llevar adelante el Gobierno Regional.  Nuestra oposición a las entidades de base asociativa en Atención Primaria, junto al ataque a nuestros liberados y a los derechos sindicales.  Desregular el sistema supone facilitar la mercantilización de la sanidad.

Debilitar a CCOO y al sindicalismo de clase es condición sin la cual el cambio de naturaleza del sistema público sanitario sería imposible para el Gobierno Aguirre.

El recorrido va a ser largo.  En el mismo la unidad de los trabajadores sobre la base del diálogo y la integración de ideas diversas, en torno a objetivos compartidos, va a ser esencial

Esta tarde, a las 19 horas, concentración convocada por CCOO, UGT, la FRAVM y la FADSP contra el proyecto de Área Única Sanitaria del Gobierno Aguirre</strong>.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid


EL TRABAJO MANIFIESTO

junio 25, 2009


Un centenar de economistas suscribía recientemente un Manifiesto que planteaba cuatro recetas básicas para salir de la crisis.  Aunque no todo es negativo en sus propuestas, llama la atención que, con la que está cayendo, sesudos economistas vean la salida por reformas y modificaciones del mercado laboral y no por reformar el modelo descontrolado del ultraliberalismo y el patrón improductivo del crecimiento español, que es dónde radica el foco del incendio que consume la economía mundial y española en particular.  Todo se restringe a desproteger el desempleo, reformar las políticas activas de empleo, eliminar a la baja la dualidad de los contratos o “modernizar”, para individualizar, la negociación colectiva.  En síntesis, para combatir el desastre económico, hay que actuar sobre los que lo sufren, los trabajadores y mantener el tipo y los beneficios de los que lo originan, los especuladores financieros e inmobiliarios.

Menos mal que, frente a los 100, se han alzado más de 700 voces también de economistas, profesores universitarios, sociólogos, expertos, que ven las cosas de otra manera.  Opinan estos últimos que la causa de la crisis no está en el mercado laboral, sino que es el empleo el principal damnificado por la misma.  Opinan que es el desregulado sector financiero el que ha originado el problema, tras años de sembrar desigualdad por todo el planeta.  Opinan que los mercados son imperfectos de manera natural, oscuros, sin transparencia y faltos de credibilidad.  Opinan que los reguladores públicos deben actuar frente a las burbujas y la extremada vulnerabilidad del modelo de crecimiento.

Por eso lo primero es frenar y revertir la restricción del crédito que acogota a empresas y familias, restableciendo un clima de confianza, dirigiendo la inyección de liquidez hacia la economía real.

Opinan que hay que intensificar el esfuerzo para paliar los efectos de la crisis sobre los desempleados, incentivando la recuperación del consumo privado y la generación de empleo, utilizando el gasto público en promover infraestructuras económicas y sociales.

Opinan que, junto a medidas de choque, hay que impulsar el cambio de un modelo de crecimiento agotado que genera empleo precario, mal pagado y poco cualificado.  Invertir en innovación, calidad, productividad, política industrial, energética y medioambiental o en política educativa permitiría desbloquear los cuellos de botella que estrangulan nuestra economía.

Opinan que el trabajo es fuente de derechos de ciudadanía, de libertad real, de cohesión social, de seguridad personal.  De ahí que el trabajo deba situarse en el centro de las políticas.  De ahí que reformas laborales que promuevan inseguridad y menor control judicial de los despidos, serían políticamente indecentes y desplazarían aún más hacia los trabajadores los costes de la crisis.

Cualquier reforma laboral debe marchar paralela al cambio del patrón de crecimiento y cuidar el valor esencial de trabajo, su estabilidad, formación y cualificación.  El escenario natural para estos cambios se encuentra en el Diálogo Social y en la Negociación Colectiva, donde la flexibilidad externa de la temporalidad y el despido deben transitar hacia fórmulas de flexibilidad interna, negociadas y pactadas, consiguiendo mayor productividad en un marco de seguridad y certidumbre jurídica.

Frente a las reformas laborales pensadas para recortar derechos sociales y laborales, los 700 opinan que hay que abrir un horizonte de cambios estructurales hacia una economía más productiva y un trabajo decente, más cualificado y más productivo.

Menos mal que existen 700 hombres y mujeres que desde la decencia, opinan y se atreven a decir que hay otro mundo necesario y posible.  CCOO y UGT, los trabajadores y trabajadoras lo agradecemos en lo que vale, que es mucho, porque mucho nos jugamos en esta crisis.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid