Rojos maricones

julio 8, 2009

P1000746

No lo llevan bien, no lo digieren, es superior a sus fuerzas. A veces hasta lo intentan, moderan sus forman, procuran no mostrarse abiertamente intolerantes, recurren a las peras y las manzanas, pero no lo llevan bien.

Millón y medio de personas en la celebración del Día del Orgullo, son más personas, más humanidad y más vida insumisa de lo que sus cabezas pueden asimilar sin sufrir daños irreparables en sus decadentes principios. Muchas más personas de las que convocan los obispos y la derecha en sus demostraciones de fuerza nacional.

Tal vez por eso, algunos de sus innumerables medios de comunicación se asombran de la presencia de representantes sindicales de CCOO y UGT en la celebración. Enarbolan titulares como “salen a la calle a manifestarse con los homosexuales y no lo hacen contra Zapatero”.

Ignoran, así, que hemos salido recientemente a la calle contra la crisis en Madrid (19 de Abril), por el empleo y la protección social en España (1º de Mayo), o por una salida europea frente a la crisis el 14 de Mayo, en la primera y más numerosa de las euromanifestaciones celebradas en diferentes capitales .

Ignoran que somos mucho más que “rojos y maricones” antipatriotas. Que la vida, su dignidad y su decencia, se ventila en las empresas, en la sociedad, en las libertades y derechos. En el combate diario y en todos los ámbitos, contra la discriminación, por la igualdad de derechos.

Por eso no faltamos a la cita del Día del Orgullo, como no lo hacemos a la de IVECO-PEGASO o a la del Hotel Ritz. A la de la calidad de nuestro sistema sanitario público, del sistema educativo, de la atención a la dependencia. Allá donde se encuentra en juego la dignidad de la vida o la decencia del empleo.

En el marco de la celebración del Día del Orgullo, CCOO hemos celebrado unas jornadas para formar a cuadros sindicales, a delegados y delegadas, frente a la discriminación por orientación sexual en las empresas. Los avances legales han sido muy importantes, pero de nada valen si no llegan al corazón de las empresas. La negociación colectiva, la denuncia de las situaciones de discriminación en los centros de trabajo a causa de la orientación sexual.

Tuvimos la oportunidad de acercarnos a realidades como la de Costinel Dragan, trabajador de Aerolíneas Argentinas que ha tenido que ser readmitido tras un despido declarado nulo, y que ahora vuelve a estar bajo las órdenes del mismo superior.

Libertad e igualdad son las dos caras inseparables de la misma moneda. Esa moneda que hace posible vivir en democracia y ganarnos el sustento con un trabajo decente.

Así que tertulianos de la derecha, no se sientan agredidos, no exhiban que estos rojos maricones, en su lucha, también defendemos su libertad y la igualdad de todos.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid.