BENITO Y MERCEDES

blog

Benito Barrera nos ha convocado a un Acto de Homenaje, celebrado ayer, en el Auditorio Marcelino Camacho de CCOO de Madrid.

 La Federación de Pensionistas y Jubilados y CCOO de Madrid hemos organizado el acto, pero el convocante, quien protagonizaba el llamamiento era Benito.

 Se suele leer, en este tipo de actos de homenaje a compañeros desaparecidos, el poema de Bercht sobre los hombres imprescindibles.  Solemos atribuir a estos compañeros el carácter de héroes de la clase trabajadora, no sólo necesarios, sino imprescindibles.

 No seré yo quien niegue a Benito el poema, ni su contenido.  Pero conocía a Benito y me parece que ensalzarle a los altares del panteón obrero, le hubiera, tal vez, halagado, pero también incomodado.

 Benito era hombre grande, elegante, comedido.  Un hombre en la parada del autobús del barrio obrero, con bastón y cartera.  Un hombre mayor, con imponente presencia, que va a hacer algo, que ha estudiado a conciencia las consecuencias de las decisiones que va a poner en marcha en cuanto que llegue a su destino.

 Sabe que el mundo no es perfecto, que los seres humanos lo somos aún menos.  Un hombre consciente de que cada elección supone una renuncia y que, si te equivocas, sólo podrás corregir las consecuencias, pero será imposible volver atrás.

 Un hombre consciente de sus limitaciones, pero también del inmenso poder que  desencadenan la constancia y la voluntad.

 Un hombre consciente de las limitaciones y no pocas veces de mezquindades humanas, pero decidido a combatir para que lo mejor de cada uno prevalezca, por el bien de todos.

 Benito fue mucho en CCOO. Fundador en la clandestinidad de las Comisiones Obreras Ferroviarias.  Fundador de las CCOO en la Asamblea de Barcelona.  Miembro de la primera Comisión Ejecutiva Confederal.  Secretario General de la Federación de Transporte y Comunicaciones, Secretario General de la Federación de Pensionistas y Jubilados. Pero siempre supo que era tan sólo un hombre.  Que de su buen hacer, de su prudencia y su responsabilidad, dependían la vida y el trabajo de muchos hombres y mujeres.

 Pero más allá de todo ello, Benito era un hombre enamorado.  Enamorado de la vida, con un punto de encuentro con ella que se llamaba Mercedes.

 Tardé en darme cuenta de que este hombre tranquilo, como el Federico Luppi de Lugares Comunes, o de Un Lugar en el Mundo, ambas de Adolfo Aristarain, tenía una patria con nombre de mujer.  Sus palabras con motivo del entierro de Mercedes, como siempre elocuentes, dignas, fueron magnífica expresión de su elegancia personal y, las sentí como las de un hombre exiliado, a la manera de los viejos republicanos españoles. Las palabras de un hombre que había perdido irremediablemente  su patria.

 Nosotros, los trabajadores, sus Comisiones Obreras, fuimos su causa, su trabajo, su vocación, su voluntad de ser.  Mercedes, fue aún más que su lugar en el mundo, sus lugares comunes, fue su manera de estar y de ser entre nosotros.  La razón profunda, la raíz que sustentaba y sostenía su poderosa altura.

 Benito y Mercedes eran tan sólo eso, un hombre y una mujer, una pareja inolvidable, comprometida con nosotros.  Nos miraron, nos trataron, nos cuidaron, con afecto infinito.  Nos comprendieron y nos educaron sin subir a ninguna tarima y tan sólo con la autoridad que se ganaron en nuestra memoria y en nuestros corazones.  Fueron sólo eso, un hombre y una mujer, una pareja enamorada. 

 Hoy las CCOO de Madrid y su Federación de Pensionistas y Jubilados hemos decidido instituir y convocar el I Certamen de Relato Corto Benito Barrera, en el que podrán participar pensionistas y jubilados que deseen contar sus experiencias en la lucha sindical.  Esperamos así recopilar la experiencia hasta ahora no escrita de muchos compañeros y compañeras, de tantos hombres y mujeres que, como Benito, alimentaron la lucha de los trabajadores.

Decía Máximo Gorki, recordando a Anton Chejov que “en presencia de Chejov todos sentían un deseo inconsciente de ser más sencillos, más sinceros, más ellos mismos”.  No he encontrado mejor manera de explicarme y explicar porqué Benito Barrera nos sigue siendo imprescindible.

EN MEMORIA DE BENITO Y DE MERCEDES

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

2 Responses to BENITO Y MERCEDES

  1. Es un homenaje muy bien escrito y con todo el sentimiento de alguien que sabe expresarlo tan bien como Javier López. Me ha emocionado. Gracias, Javier, por hacernos sentir el ligamen inescindible entre nuestros mayores sindicales y los tiempos que vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: