12 DICIEMBRE: MOVILIZACIÓN GENERAL EN MADRID

octubre 22, 2009

blog
Vivimos tiempos difíciles, duros, inclementes para las personas. Vivimos una crisis económica sin precedentes. La primera gran crisis de la globalización de la economía mundial.

La crisis se inició en el sistema financiero (bancos, aseguradoras, fondos de inversión). Sus gestores, esos que cobran bonus, seguros, primas, pensiones desorbitantes, legales pero inmorales, alimentaron una burbuja financiera con altísimos beneficios, pero tremendos riesgos que han chocado como un inmenso meteorito contra la superficie económica de todo el planeta.

La explosión financiera ha pinchado la burbuja inmobiliaria, dañando más a los países que más base inmobiliaria soportaban en su modelo económico de crecimiento. La caída inmobiliaria, del sector de la construcción y del empleo en el mismo, mayoritariamente temporal e inmigrante, ha tenido consecuencias sobre el consumo de servicios a las familias y a las empresas, debilitando la confianza de los consumidores, que ahorran más y consumen menos. Caen los servicios, el comercio, el turismo, la hostelería. En este caso el daño se produce entre contratados temporales, jóvenes, inmigrantes y mujeres.

Si la caída duraba mucho, era cuestión de tiempo que la crisis llegara al corazón industrial. Los expedientes de regulación de empleo se han multiplicado por seis en Madrid y han multiplicado por diez el número de trabajadores afectados. Destruimos empleo, destruimos empresa, destruimos tejido productivo e industrial, lo más difícil de reconstruir y recomponer.

Los mismos que han traído la crisis. Esos gestores patronales que han jugado a la ruleta rusa con los bienes de los inversores y con la vida de las personas. Patronos adocenados, vividores, pícaros, acostumbrados a ganar mucho, sin arriesgar nada. Saqueadores de los dineros públicos, las concesiones públicas, las ayudas públicas, las subvenciones públicas, las privatizaciones de las que obtienen beneficios fáciles y seguros. Si la ayuda, el subsidio, es para el parado no vale, pero si va a sus bolsillos, bajo fórmulas como “incentivos a la inversión empresarial”, o para “planes empresariales de innovación y mejora de la competitividad”, entonces sí que vale. Si el gasto público se va en pagar privatizaciones, externalizaciones, gestión privada de servicios públicos, entonces sí vale, es imprescindible.

Tienen argumentos, los mismos argumentos que han alimentado el sistema a lo largo de más de 25 años. Según ellos, el mercado es perfecto, se ajusta sólo. Y si no se ajusta siempre es por culpa de las rigideces del mercado de trabajo. Por eso, ante cada crisis, hay que bajar salarios, recortar derechos, aprobar contratos más precarios, bajar pensiones y limitar prestaciones por desempleo. Reducir el gasto público, eufemismo que quiere decir recortar gastos sociales en sanidad pública, educación pública, servicios sociales o atención a la dependencia.

El objetivo no es otro que recomponer rápidamente sus tasas de beneficios llevando rentas del trabajo hacia rentas del capital. Sería burdo, grotesco y objeto de mofa y chanza, si no fuera porque estas propuestas constituyen el eje central de las reivindicaciones patronales de la CEOE ante la crisis. Propuestas que han conducido al bloqueo de los convenios y a la ruptura del diálogo social.

Frente a ellos, nuestras propuestas. Las personas lo primero. Asegurar rentas y protección para personas y familias que pierden el empleo. Mantener el gasto público para asegurar la protección social y acometer reformas en un sistema económico bloqueado por la crisis.

Reforzar, en lugar de bloquear, la negociación colectiva. Los salarios no son la causa de la crisis. Muy al contrario, son víctimas propiciatorias de la misma. Crecimientos salariales moderados de en torno al 2 por ciento. Mejoras del Salario Mínimo Interprofesional y de los salarios más bajos pactados en convenio, pueden tener efectos positivos sobre el consumo, la reactivación económica, y la inversión empresarial.

Las soluciones no llueven del cielo. Hay que organizarlas y defenderlas con firmeza. Por eso las Confederaciones Sindicales de CCOO y UGT han decidido impulsar un proceso de movilización que desemboque en una Movilización General de Trabajadores y trabajadoras de toda España en Madrid, el 12 de diciembre. Diálogo siempre, negociación a tumba abierta. Imposición nunca.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios