BOLKESTEIN-AGUIRRE

noviembre 5, 2009

jornadas 4 y 5 nov 09
Comisiones Obreras de Madrid hemos organizado unas Jornadas sobre la Transposición de la Directiva de Servicios. Así dicho, puede parecernos algo lejano. Puede sonar como Lavar, Viking, Ruffert, Directiva de Retorno, y cosas así. Sin embargo, estos términos lejanos al común de los mortales influyen cada día sobre nuestra vida y nuestro trabajo.

Europeistas, euroescépticos, da igual. Conviene constatar que la “tecnocracia” europea, los altos ejecutivos de la Unión Europea, van construyendo un entramado de leyes (denominadas directivas), que bajo la premisa de la liberalización de los mercados y la construcción de un mercado único europeo, van debilitando el pacto social que dio origen a la Unión Europea. Un pacto que incluía el diálogo y la negociación como base de la construcción europea y que tenía en el derecho del trabajo, uno de sus pilares.

Directivas como la de la Vergüenza, que facilita la retención y expulsión de inmigrantes en situación irregular. La Directiva del Horror que desregula la jornada de trabajo, conocida también como la de 65 horas o más. La Directiva Bolkestein, o de Servicios, que alienta la privatización y libre mercado de servicios. Son iniciativas que debilitan el Estado del Bienestar y la Europa Social.

A estas iniciativas conservadoras de los tecnócratas europeos se vienen a sumar sentencias como las de los Tribunales Europeos sobre prácticas que priman la libre prestación de servicios, frente a los derechos de los trabajadores en empresas como Viking, Laval, Ruffert, o la demanda interpuesta por el Gran Ducado de Luxemburgo.

Ahora toca adaptar la Directiva de Servicios, transponerla, a las legislaciones nacionales. Aún antes de que el Gobierno de la Nación lo haga para el conjunto del Estado, Esperanza Aguirre ha presentado su propia transposición con una pretendida Ley de Medidas Liberalizadoras y de Apoyo a la Empresa Madrileña, que consiste básicamente en desregular aún más los controles sobre economía. Es decir, lo contrario de lo que hacen otros países europeos y los propios Estados Unidos para evitar recaídas en la crisis, e intentar gobernar la salida de la misma.

Los sindicatos y CCOO en particular no vamos a permanecer impasibles ante unas prácticas políticas que golpean cada día más los derechos laborales y sociales, bajo el paraguas de una llamada liberalización, que no supone otra cosa que el uso y el abuso de prácticas empresariales que cargan sobre los trabajadores los efectos de la crisis.

El 12 de Diciembre, en Madrid, tenemos la oportunidad de decir NO y BASTA, a un modelo económico caduco, injusto, especulador y salvaje. En economía y en política, las personas deben ser siempre lo primero.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid