12-D: ECONOMÍA SOCIAL FRENTE A LA CRISIS

noviembre 30, 2009

Nos hemos reunido UGT y CCOO con organizaciones de la economía social para trasladarles la convocatoria de Movilización General del próximo 12 del 12 a las 12. Para pedirles apoyo en este reto importante que nos hemos fijado los trabajadores de toda España.

Nos hemos reunido con la Unión de Cooperativas Madrileñas de Trabajo Asociado, con la organización de Sociedades Laborales, con la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas, con organizaciones de trabajadores autónomos, con la Confederación de Consumidores y Usuarios. Organizaciones que representan mucho empleo, mucha empresa vinculada y comprometida con el desarrollo de los territorios donde trabajan, pero que no son reconocidas suficientemente por los gobiernos. Las grandes patronales aglutinadas en torno a CEOE no son los únicos representantes empresariales y mucho menos aún de cuantos empresarios están padeciendo con mayor dureza la crisis. Si hay problemas de acceso a crédito, o refinanciación de los mismos, son las pequeñas y medianas empresas las que lo pagan.

Por eso nos parece esencial, esta reunión para salvar empresas y empleo, en la economía social, en las cooperativas, en las sociedades laborales, en ese inmenso tejido de las sociedades limitadas, entre esos centenares de miles de trabajadores autónomos, que en muchos casos han sido dirigidos por las grandes empresas a esa fórmula de actividad económica, para ahora desprenderse de ellos sin compromiso alguno con quienes, en la mayoría de los casos, no son más que trabajadores contratados con otra fórmula empresarial.

Compartimos con estas organizaciones la necesidad de reorientar en profundidad el futuro económico de este país. La crisis no tiene salida en el horizonte mientras los patronos representantes de las grandes corporaciones económicas y financieras sigan empeñados en recomponer altos beneficios, a menudo especulativos, cargando la crisis sobre el empleo, sobre los salarios, sobre los parados, sobre una mayor precariedad y temporalidad en el mercado de trabajo.

A eso, le llaman flexibilizar y, para ello, reclaman sin cesar una reforma laboral que abarate y facilite aún más el despido.

La crisis va a durar, golpeando a los trabajadores, a los pequeños y medianos empresarios, a los autónomos, a la economía social, la más vinculada al desarrollo económico y social de los lugares donde se encuentra implantada.

La crisis va a ser dura y va a durar y, por lo tanto, debemos de procurar la confluencia de cuantos la estamos pagando con mayor intensidad, en torno a objetivos comunes que tienen que ver con el cambio de modelo productivo, la reorientación del sistema bancario, para salvar empresas y empleos, el mantenimiento del gasto e inversión pública, el reforzamiento de la protección social, o la búsqueda de un sistema fiscal justo y equitativo que garantice los recursos necesarios en cada momento.

Trabajadores, autónomos, economía social, pequeñas y medianas empresas, consumidores, mantenemos muchos puntos de encuentro y compartimos muchos problemas y propuestas frente a la crisis.

Por eso estas organizaciones, con sus reivindicaciones específicas, con sus propuestas concretas, secundarán la Movilización General del 12-D en Madrid.

Francisco Javier López Martín

Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios

I.- 12 preguntas con respuesta para el 12 del 12 a las 12

noviembre 30, 2009


1.-¿Por qué se ha producido la crisis? (internacional y nacional)

La crisis internacional tiene su origen en las estrategias de los bancos de inversión – sobre todo en EEUU – que han apostado por los créditos asociados a la vivienda por ser el negocio que ofrecía los mayores beneficios en el menor tiempo. Lo han hecho sin las suficientes garantías y aprovechándose de la falta de controles por parte de los poderes públicos.  Cuando la gente no ha podido pagar sus hipotecas o se han retrasado demasiado en los pagos, todo el entramado se ha venido abajo, afectando primero al sector financiero y extendiéndose después a toda la economía.

La crisis en España es una crisis propia, fruto del agotamiento del patrón de crecimiento seguido durante las últimas décadas y se hubiera producido aun sin crisis internacional. Aquí no se han dado en la misma medida las hipotecas basura, pero sí ha habido una excesiva dependencia del sector de la construcción en el crecimiento económico y la ausencia de una base industrial fuerte apoyada en el conocimiento.

Cuando los bancos españoles han empezado a pasar apuros  y  han retirado de su apuesta por la construcción y los créditos para vivienda, se ha pinchado la burbuja inmobiliaria, dejándose de construir, destruyéndose empleo en la construcción, a la vez que se ha paralizado la demanda de las industrias auxiliares (cemento, ladrillos, cerámica, muebles, electrodomésticos,…) extendiéndose el desempleo a estos sectores. El crecimiento del paro ha generado temor y ello ha provocado que se consuma e invierta menos. Así, la caída de la demanda ha provocado que la crisis se extienda a todo el sistema productivo

2.- ¿Qué consecuencia está teniendo?

El modelo seguido por España favoreció un alto crecimiento económico y una importante creación de empleo; generábamos 7 de cada 10 empleos de los que se creaban en la Europa de los 15. Pero nuestro empleo era, en su mayoría, temporal, precario, mal retribuido y ha recayó en jóvenes, mujeres e inmigrantes. Y esto ha sido así porque existe una cultura empresarial en la que no se asumen riesgos, en la que se recurre a lo fácil y por la falta de controles de legalidad que impidieran el uso fraudulento de estas figuras contractuales. Hemos llegado a tener un 35% de empleos temporales.  Cuando en España la crisis se ha expresado con toda su virulencia se ha destruido empleo en la misma proporción que antes se creaba. Del millón y medio de empleos destruidos desde que empezó la crisis un millón cien mil han sido contratos temporales.