PARO NOVIEMBRE: MAL, MUY MAL

diciembre 4, 2009

EL 12 de Diciembre los trabajadaores y trabajadoras de toda España tenemos una cita con el futuro en Madrid.

Un cita contra la crisis y contra cuantos intentan salir de la misma pisoteando los derechos de los trabajadores, condenándonos al paro, precarizando aún más nuestros empleos.

Una situación dramática para muchas familias que intenta ser aprovechada por unos cuantos patronos irresponsables para recomponer beneficios hasta hacer caja e incrementar sus beneficios.

En estas, hemos conocido los datos del paro en España y en Madrid tenemos 6.366 parados más que hace un mes y casi 117.800 más que hace un año (un 35,6 por ciento más de paro que hace un año). El paro vuelve a crecer en todos los sectores de la producción y los servicios hasta superar las 448.000 personas paradas. La mitad de los nuevos parados son trabajadores inmigrantes. Por otro lado, de los 148.000 contratos realizados, casi 126.700 son temporales, el 86 por ciento.

Aún no hay brotes verdes en la economía española, pero incluso cuando comiencen a aparecer, la recuperación del empleo se hará desear y tardará. Vamos a años duros para el empleo. La crisis económica se ha transformado en crisis del empleo cuya persistencia en el tiempo puede transformarla en crisis social. Una crisis extremadamente dura para aquellas familias que viven del trabajo y lo han perdido. O lo perderán en los próximos meses.

Atender a estas personas, protegerlas, es lo primero que hay que acometer desde todas las Administraciones Públicas. Reforzar la protección por desempleo, reforzar las políticas de empleo, reforzar los Servicios públicos de empleo es esencial en tiempo de crisis. No podemos abandonar a su suerte a miles de familias en las que ninguno de sus miembros adultos tiene un puesto de trabajo. No podemos dejar en la cuneta a miles de trabajadores y trabajadoras y sus familias, condenados a las fronteras de la exclusión social y la pobreza. No podemos dejar a los trabajadores y trabajadoras a merced de un libre mercado donde los patronos lo tienen todo y los demás, la mayoría, no perciben la libertad ni por el forro.

Suena a sarcasmo y saña que se niegue el pan y la sal a estas familias mientras el dinero público fluye a manos llenas a los bolsillos y los paraísos fiscales de empresarios clientelares, que obtienen contratos y beneficios fáciles, cautivos, asegurados, abundantes, de Administraciones complacientes dispuestas a externalizar o privatizar todo lo privatizable.

Los parados, sus familias, quienes sufren expedientes de regulación de empleo y quiebras empresariales. Ellos son los primero, los primeros en las reivindicaciones de CCOO y UGT ante la Movilización General del 12 de Diciembre, a las 12 de la mañana, entre Atocha y la Puerta de Alcalá.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


V.- 12 preguntas con respuesta para el 12 del 12 a las 12

diciembre 4, 2009

9.- Si las entidades financieras reciben ayudas públicas ¿cómo garantizar que fluya el crédito a familias y Pymes?
Lo dijimos en su día y lo reiteramos: la potente inyección de recursos públicos a las entidades financieras habría que haberla condicionado al cumplimiento de algunos requisitos de transparencia y buen gobierno. No se pueden aprobar esas ayudas si no se hace explícita, por ejemplo, la voluntad de bancos y cajas de activar la circulación de crédito a familias y Pymes. Se debe estimular y favorecer el proceso de convergencia de las cajas de ahorros y potenciar el Instituto de Crédito Oficial para que tenga más recursos y capacidad operativa. El Gobernador del Banco de España en lugar de instar reiteradamente a una reforma laboral podría dedicarse a lo que es estas cosas que es su principal responsabilidad.

10.- Parece que todos comparten la necesidad de un nuevo modelo productivo, pero de qué estamos hablando realmente?

Enfrentarse a los problemas actuales de la economía española exige la adopción de medidas inmediatas, pero también sentar las bases de la necesaria transformación del modelo productivo. Tenemos que hacer que nuestra economía sea menos vulnerable a los cambios de ciclo y para ello es indispensable: desarrollar la sociedad de la información; reforzar las inversiones públicas en la actividad productiva; impulsar una Ley de Ciencia avanzada; un plan industrial para la calidad de los bienes y servicios; fomentar una política sectorial activa; crear un marco regulador de la política energética; e impulsar un pacto para mejorar la educación –sobre todo, la FP- y vincularla  más y mejor al sistema productivo.