EL ACUERDO DE LOS INOCENTES

diciembre 28, 2009

Hoy, 28 de Diciembre, día de los Santos Inocentes, Esperanza Aguirre tenía previsto firmar un Acuerdo con CCOO, UGT y la patronal CEIM. Por circunstancias de agenda el acuerdo se firmará mañana día 29. No quedan atrás las descalificaciones de antiguallas y anacrónicos, con las que nos han obsequiado la Presidenta y algunos de sus Consejeros como Güemes o Granados. No quedan atrás las discrepancias profundas que CCOO y UGT mantenemos con el Gobierno de Aguirre en política de rebajas fiscales para las rentas más altas, ni nuestro rechazo a sus políticas privatizadoras de la educación, la sanidad, el agua o Telemadrid, entregando todo lo que se mueve en su órbita a los mercaderes afines.

No podemos compartir los continuos ataques a la libertad sindical y a los derechos de los representantes sindicales a los que llaman “liberados sindicales” ante cada discrepancia. Así es incomprensible que una Comunidad que lleva dos años sin convenio colectivo para su personal laboral o Acuerdo para sus empleados públicos, ponga en cuestión el papel de los representantes sindicales, elegidos en elecciones sindicales libres y regulados por la Ley Orgánica de Libertad Sindical y los propios acuerdos firmados por el Gobierno Regional.

Hacerlo así supone tanto como denigrar el papel de los representantes políticos elegidos en elecciones libres, entre los que se cuenta la propia Presidenta, que vive de los Presupuestos públicos y que, en la misma lógica, sería la primera “liberada” de la Región, con su cohorte de Consejeros, Viceconsejeros, Directores Generales, asesores, altos cargos, jefes de gabinete, jefes de prensa y demás parafernalia.

Seguro, seguro, que no nos cuestan más que los representantes elegidos a dedo en las Cortes franquistas. Ni cuestan más que los gastos de publicidad del Gobierno Regional. Quien pone en cuestión el coste de “liberados sindicales” o “políticos”, regulados por la ley, que no son otra cosa que personas con dedicación exclusiva a las tareas de representación de los trabajadores o la ciudadanía, hace un mal favor a la democracia. No podemos compartirlo. Nada que decir, cuando lo que se cuestiona son abusos y extralimitaciones, legales o no, en la utilización de recursos que son de todos. En ese caso los sindicatos somos los primeros interesados en la transparencia y la buena utilización, de acuerdo a la ley, de lo que es de todos.

Sin embargo CCOO firmamos un Acuerdo con UGT, los patronos y la Presidenta de Madrid, porque siempre hemos manifestado que hay un espacio para discrepar y un espacio para acordar. Quisiéramos que el espacio del acuerdo fuera lo más amplio posible, pero no abandonamos nunca una mesa donde pueden negociar cuestiones que afectan a los trabajadores y trabajadoras. El futuro industrial de Madrid y las inversiones en Investigación, Desarrollo e Innovación en la Región, en el marco del reconocimiento de la necesidad de impulsar la participación de empresarios y sindicatos en el desarrollo del diálogo social, en todos aquellos temas que afectan a empresarios y trabajadores, no son asuntos intranscendentes, sino todo lo contrario.

El proceso ha sido largo, desde que en Enero, a petición de empresarios y sindicatos, el gobierno Regional aceptó abordar una agenda de negociación sobre los problemas económicos y el empleo. Muchos han sido los avatares de la negociación.

La Industria y el I+D+i son dos temas importantes y desde CCOO deseamos que supongan un inicio para impulsar el diálogo en otros campos como la generación de empleo estable y la atención a las personas desempleadas ,a abordar el futuro económico de Madrid en los servicios a la construcción, apostar por la educación como factor esencial de ese futuro, fortalecer el sistema sanitario público, aplicar la Ley de Atención a las Situaciones de Dependencia en Madrid, o promover la igualdad de las mujeres, jóvenes e inmigrantes. Somos ambiciosos y creemos que el diálogo sobre el futuro es un instrumento necesario e imprescindible para afrontar la crisis y superarla. Del Gobierno Regional dependerá que de la discrepancia y el conflicto, podamos concluir en la negociación y el Acuerdo, o que todo quede en una foto publicitaria el día siguiente al de los Santos Inocentes.

Hay quien pensará que somos unos ingenuos, pero nosotros no renunciamos a la Edad de la Inocencia, porque, en los tiempos que corren, los avispados, oportunistas, dogmáticos e insaciables han demostrado suficientemente su capacidad de destrozar economías y fracturar sociedades.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid