Feliz Año 2010: El valor de la palabra.

enero 1, 2010

A este oficio me obligan los dolores ajenos,
las lágrimas, los pañuelos sudadores,
las promesas en medio del otoño o del fuego,
los besos del encuentro, los besos del adios,
todo me obliga a trabajar con las palabras, la sangre.
 
                                                           Juan Gelman

Me ha parecido un gran poema para iniciar el año.