MADRID: SUBDESARROLLO DE LA ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA


Hace ya tres años que se puso en marcha la Ley de Atención a las situaciones de Dependencia. Toda ley del Estado que tiene que desarrollarse en las Comunidades Autónomas sólo puede ser eficaz si existe una voluntad compartida de allanar el camino.

Sin embargo, esto no ha sido así. Años después del pistoletazo de salida, las personas dependientes tienen la sensación de que sus derechos van muy despacio. Los titulares de los periódicos hablan de notables retrasos. Los políticos de Gobierno hablan de buena marcha en sus Comunidades Autónomas. Los políticos de oposición hablan de bloqueos, retrasos, insuficiencias.

Si lo dijéramos sólo CCCOO alguien nos tacharía de politizados, sectarios, o al menos tendenciosos en nuestras valoraciones, por más que todos los políticos hoy en Madrid reconocen la autonomía e independencia de CCOO para no dejarse instrumentalizar por parte de nadie.

No son sólo los estudios elaborados por CCOO. Otros estudios como el recientemente presentado por la Asociación de Gerentes y Directores, reiteran que, mientras algunas Comunidades se han volcado en aplicar la Ley cuanto antes y mejorar sus servicios sociales, otras no se han movido nada. Las diferencias de aplicación y gestión de las ayudas son abismales entre unas Comunidades y otras. Madrid figura en todos los indicadores de aplicación de la Ley a la cola del Estado, ya los presente el Estado, Comisiones Obreras, o la Asociación referida. Todos vienen a confirmar que las Ayudas tardan entre 12 y 18 meses en llegar a los solicitantes, aún en las mejores Comunidades.

Según los últimos datos disponibles, Madrid sigue siendo la última Comunidad en la aplicación de la Ley de Dependencia. Con un 0,69 apenas llega a un tercio de la media nacional y se encuentra muy lejos del 3,75 de Andalucía. Mientras que en España el 38 por ciento de las personas dependientes se encuentra en lista de espera, en Madrid cerca del 50 por ciento de cuantos han visto reconocido el derecho, y son bien pocos, aún no han recibido la prestación.

Madrid, Canarias, Valencia y Murcia a la cola de España, por más que la Presidenta Regional se empeñe en decir día sí, día también, que somos los mejores, sin dato alguno que lo avale.

Los expertos reconocen que en Madrid no ha existido voluntad alguna de poner en marcha un Servicio de Atención a la Dependencia. La Comunidad de Madrid, una de las más pobladas de España ofrece una cobertura ridícula en estos momentos.

Son las Comunidades Autónomas las que deben contar con los Ayuntamientos para el buen funcionamiento de la Ley. Pero los Ayuntamientos madrileños, incluido el de la capital, no cuentan con el apoyo necesario de su Comunidad y las solicitudes que recogen, se embalsan en la Consejería de Servicios Sociales. Así las cosas, son muchas las personas que, incluso valoradas en su grado de dependencia y con el preceptivo PIA que determina el servicio o prestación que tienen que percibir, siguen esperando.

La paciencia de las personas dependientes es muy grande, pero no infinita. Las reclamaciones empiezan a aparecer y el Gobierno Regional no debería esperar más, enmascarando el problema tras declaraciones estrambóticas. Ni aún menos debería emprender huidas hacia delante, como la que supone el reciente anuncio de poner en marcha cheques-servicio para acceder a una plaza residencial. La Ley de Dependencia prioriza los servicios sobre la prestación económica, o el cheque-servicio, que está considerada como una excepción.

En definitiva, Madrid ha hecho la guerra por su cuenta contra la Ley de Dependencia, como parte de su particular batalla contra el Gobierno central. Ahora la crisis condiciona los recursos y el atraso es gravísimo. Desde una política sensata sería el momento de impulsar un compromiso político y social a favor de la dependencia. Un compromiso para reforzar plazas residenciales, ayuda a domicilio, plazas en centros de día y de noche, ayudas a las familias con personas dependientes, reforzamiento de los servicios sociales. Todo ello por acuerdo entre Comunidad de Madrid, Gobierno y oposición, ayuntamientos, agentes sociales.

Tal vez sea mucho pedir, pero en tiempos de crisis, el reto es enorme, nadie sobra y todos somos necesarios. Aguirre debería enarbolar esa bandera y mirar hacia delante. Es arriesgado, no es fácil y, a lo mejor no da muchos votos. Pero Madrid lo necesita.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: