EDUCACIÓN 10 AÑOS DE TRASFERENCIAS

Las transferencias educativas madrileñas han cumplido diez años. Es un momento como cualquier otro, pero simbólicamente oportuno para echar cuentas, valorar, evaluar, detectar problemas y aportar propuestas y soluciones. Cumplimos diez años de transferencias inmersos en una crisis económica sin precedentes que se está llevando por delante empresas y empleos. Gobernar es solucionar problemas de cara, sumar voluntades, gestionar recursos siempre escasos en función de prioridades acordadas con la sociedad vertebrada.

CCOO de Madrid hemos presentado un balance de la educación madrileña que pone de relieve que la educación no parece ser una prioridad política para nuestros gobernantes regionales. Los datos son preocupantes. Hemos retrocedido en tasa de escolarización en niveles educativos como los 3 años, 15, 16 y 17 años.

La red pública educativa atiende a menos alumnos, aunque sigue siendo mayoritaria y escolariza al 53,9 por ciento del alumnado. No es esto lo más preocupante, sino el hecho de que a la escuela pública se le exige escolarizar al 76,7 por ciento del alumnado inmigrante y al 89,9 por ciento de los alumnos procedentes del continente africano.

Los centros privados sostenidos con fondos públicos está obviando la obligación de integrar educativamente a los alumnos inmigrantes o dicho de otra manera, cuando son inmigrantes los prefieren europeos, anglosajones, rubios y de ojos azules. Igualmente dos tercios de los alumnos con dificultades educativas se encuentran en la enseñanza pública.

El gasto público educativo representa en Madrid el 2,7 por ciento del Producto Interior Bruto Regional, mientras que la media española es del 4,4 por ciento. De hecho, nuestro porcentaje de gasto dedicado a educación en relación al Producto Interior Bruto, es el más bajo de España.

Los Presupuestos universitario se han congelado, hemos visto retroceder sus inversiones y la universidad se ha descapitalizado, aún contraviniendo acuerdos con los Rectores y suscitando la protesta general de los mismos de los alumnos y de la representación sindical.

En Madrid tenemos un ordenador por cada 9,3 alumnos. En Extremadura uno por cada 2,3 alumnos.

Por último, porque en algún indicador hay que parar. El fracaso escolar en los niveles obligatorios llega hasta el punto de que el 28,9 por ciento de los alumnos en 4º de la Enseñanza Secundaria Obligatoria fracasan. Dicho de otra manera, casi el 30 por ciento de los alumnos madrileños no ven cumplido su derecho constitucional a la educación, que no consiste en pasar por el colegio y el instituto hasta los 16 años, sino cumplir los objetivos educativos fijados para esos niveles.

Todos los países y sus gobernantes manifiestan que la ecuación es una prioridad política absoluta, aún más importante en tiempos de crisis. Pero eso no parece regir para el caso de Madrid.

En un momento en que el Ministro de Educación y las fuerzas políticas nacionales realizan un esfuerzo considerable para alcanzar un Acuerdo Educativo que saque a la educación del campo de la confrontación para dotarla de estabilidad, consenso y proyección de futuro, Madrid no puede cerrar las puertas al futuro y bloquear el diálogo social sobre la educación en la Región capital del Estado.

El Gobierno madrileño no puede seguir instalado en una autocomplacencia que los datos rebaten. No puede seguir aprobando leyes y decretando actuaciones que luego los tribunales declaran ilegales. En pocas semanas los tribunales han condenado la Gobierno Regional por la privatización ilegal del Colegio Público Miguel Ángel Blanco de El Álamo. Por no cumplir los acuerdos salariales firmados con CCOO para los profesores de la enseñanza privada concertada. Por crear colegios bilingües sin negociar con los sindicatos las nuevas condiciones laborales, lo cual es obligatorio y preceptivo.

En definitiva, CCOO hemos vuelto a reclamar al Gobierno Aguirre que emprenda la senda de la negociación, el consenso y la búsqueda de acuerdos que permitan alcanzar un Compromiso Social y Político para la educación madrileña.

Es perfectamente posible, social y políticamente deseable y, en un momento de crisis dura y larga, como el que atravesamos, debería ser una prioridad política para cualquier gobierno sensato. La mano está tendida, como siempre. Sin condiciones previas.

Y ya puestos proponemos algunos temas inevitables: Negociar un Plan de Mejora de los resultados escolares. Afrontar el reto de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación en las aulas. Afrontar el problema de la compensación educativa de las desigualdades. Negociar el reconocimiento del profesorado, su papel en la sociedad, sus condiciones de trabajo, lo cual no significa sólo dotarle de autoridad legal, sino de autoridad y prestigio social.

El 29 de Diciembre alcanzamos un Acuerdo con Esperanza Aguirre para afrontar el futuro de la industria y la innovación en Madrid. La Educación no es menos importante para nuestro futuro económico y social. Ningún obstáculo ideológico debería prevalecer sobre esta necesidad.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: