UN PLAN DE CHOQUE CONTRA EL PARO

Hace unos diez meses, los Secretarios Generales de UGT y CCOO de Madrid decíamos que, al ritmo de crecimiento que el paro comenzaba a tener, podríamos alcanzar las 500.000 personas desempleadas en Madrid, a finales de 2009.

Parecía catastrófico hace casi un año decir esto. La verdad es que nuestro catastrofismo se ha limitado a esas menos de 2.000 personas que nos separan de las 500.000 personas desempleadas a finales del año pasado. Un año desastroso que hemos culminado con más de 498.000 personas desempleadas, tomando datos de la Encuesta de Población Activa.

Cada vez que hemos pedido a Esperanza Aguirre que preste mayor atención las personas desempleadas, hemos topado con la negativa, sustentada en planteamientos del corte de que, para combatir el paro, hay que crear empleo y no dar ayudas a los parados. Y para crear empleo hay que facilitar los despidos y bajar impuestos a los que más tienen, para así animarles a invertir en empresa y crear empleo.

La lógica autodenominada liberal es perversa. En primer lugar, porque mientras se crea y no se crea empleo, parece necesario no dejar en la estacada a 500.000 personas paradas, de las cuales 150.000 carecen de todo tipo de prestación. Hasta desde el punto de vista rconómico, no conviene olvidar que estos 500.000 madrileños y madrileñas disminuyen drásticamente su consumo de bienes y servicios y la economía se resiente.

De otra parte, porque los ricos y los empresarios sólo invierten si existen expectativas de beneficios. En tiempos de crisis las expectativas disminuyen y las bajadas de impuestos generalizadas para las rentas altas, no significan más actividad económica, ni más empleo. Tan sólo más seguridad para las rentas altas.

Por eso CCOO y UGT, en plena campaña de organización de la Manifestación del 12 de Diciembre, nos dirigimos, por enésima vez, a la Consejería de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid, reclamando fortalecer las políticas de empleo y formación dependientes de la Comunidad de Madrid, negociando un Acuerdo de Empleo, un Plan de Choque contra le Paro en la Región.

Proponíamos algunas medidas como no debilitar los Presupuestos de la Consejería de Empleo en tiempos de crisis, especialmente las partidas destinadas al Servicio Regional de Empleo, que de manera incomprensible, retroceden en los Presupuestos Autonómicos para 2010.

Igualmente planteábamos medidas específicas para los colectivos más afectados por el paro. Mujeres, jóvenes, inmigrantes, mayores de 45 años. Es necesario reforzar la eficacia de los procesos de formación, intermediación con las empresa y búsqueda de empleo para estas personas desempleadas.

Denunciábamos que el Servicio Regional de Empleo se ha convertido en un instrumento desaprovechado, que ni tan siquiera reúne regularmente su Consejo de Administración, impidiendo el cumplimiento de las tareas y competencias que la Ley asigna a esta institución.

Cortar la sangría de empleo, defender el futuro de las empresas y el empleo, proteger a las personas desempleadas, potenciar una economía madrileña más solvente y sólida, deberían ser las prioridades del Acuerdo por el Empleo que CCOO y UGT planteamos para Madrid.

Es cierto que el Gobierno Regional, desde su Consejería de Economía, ha abierto las puertas a la firma de un Acuerdo en materia de industria y de innovación, pero las políticas de empleo siguen aparcadas, como si los problemas de las personas desempleadas fueran una variable insustancial de la situación económica. La carta ha sido contestada con el silencio administrativo que, como bien sabemos, es siempre negativo en Madrid, salvo para los empresarios.

La crisis económica fue primero crisis inmobiliaria y financiera. Inmediatamente tuvo repercusiones en el comercio, en el consumo, extendiéndose al conjunto de los servicios y, por último, a la industria. Por el camino se ha llevado por delante mucho empleo temporal y precario generado a lo largo de los últimos años.

La crisis económica es ya crisis profunda de empleo y lleva camino, si se prolonga en el tiempo, de convertirse en crisis social que fracture a la sociedad, agudizando no sólo los conflictos laborales, sino generalizando el conflicto social.

Las políticas públicas deben acudir a taponar la fractura. Es esencial que Aguirre se ponga las pilas y negocie medidas en materia de empleo y atención a las personas desempleadas. Es su responsabilidad de gobernante y ni debe ni puede esperar, porque ya hemos perdido demasiado tiempo. Necesitamos un Plan de Choque contra el paro.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: