Cuaderno de Día 2010-02-17: El 23-F a defender las pensiones

febrero 17, 2010

CCOO y UGT, UGT y CCOO, hemos presentado hoy públicamente, en rueda de prensa, la Mnifestación que recorrerá las calles de Madrid, entre Neptuno y Puerta del Sol, el próximo 23 de Febrero, para defender las Pensiones. Para lanzar un NO al retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años.

A la misma hora, en el Congreso de los Diputados, se está produciendo un Debate Monográfico sobre la çCrisis Económica. Un debate que el Gobierno de la  Comunidad de Madrid quiere reeditar en la Asamblea Regional
el próximo 23-F, el mismo día de la Manifestación, tal vez para buscar una escenografía teatral de “oposición” sindical al Gobierno de Zapatero.

Lo cierto es que tanto UGT como CCOO hemos rechazado la propuesta del Gobierno de la Nación sobre reforma de las pensiones, que incorpora el retraso de la edad legal de jubilación hasta los 67 años. Será la Comisión del Pacto de Toledo la que tenga que pronunciarse sobre esa u otras propuestas en materia de seguridad social y pensiones, pero no nos parece oportuno, ni prudente, ni aceptable, que el necesario debate sobre el futuro de España, instalada en mitad de una crisis de caballo, se inicie con recortes en el sistema de pensiones.

Los sindicatos, los trabajadores y trabajadoras de este país, hemos demostrado hasta el momento sensatez, voluntad de negociación, apuesta por el diálogo y vocación de acuerdo. Tras la patada que la CEOE dió en la mesa de negociación del diálogo social tripartito, a finales de Julio del año pasado, no nos pusimos nerviosos y preparamos una Movilización General, la del 12-D, que situó las cosas en su sitio. La firma del Acuerdo sobre Negociación Colectiva, para tres años, incorporando elementos de moderación salarial, reforma de la negociación colectiva, estabilidad en el empleo, beneficios empresariales y flexibilidad interna en las empresas, es una muestra del compromiso sindical contra la crisis y la salida negociada de la misma.

La reapertura de las mesas de diálogo social tripartito entre empresarios, sindicatos y Gobierno de la Nación, para abordar temas económicos, de empleo y de cohesión social, abundan en la misma dirección. Nuestra petición de compromiso a las fuerzas políticas, para avanzar hacia un Pacto de Estado por la economía, el empleo y la protección social. Un pacto de urgencia frente a la crisis, trabaja en la misma lógica y ha sido reformulado, casi literalmente, por propio Rey, poco acostumbrado a entrar en estas lides, ni a dejarse manipular por las fuerzas políticas, pero atento a las demandas de la sociedad, porque en ello le va el futuro y porque ya vivió experiencias similares en el pasado.

La responsabilidad sindical no puede pagarse con avances de intenciones y medidas que supongan recortes de derechos laborales o sociales, en los que tan lejos estamos aún de la Europa de la que formamos parte. Al socaire de la propuesta del Gobierno, como si de una grieta en el casco del barco se tratase, ha comenzado a entrar el agua salada y corrosiva de los ultraliberales, neoconservadores, anarcoliberales y demás tropa agazapada en las filas de la derecha, arropados y protegidos por gobernantas como Esperanza Aguirre, para poner en cuestión todo el sistema de protección social, la seguridad social y las pensiones.

No pague usted la Seguridad Social, invierta ese dinero en bolsa y será rico cuando alcance la edad de jubilarse, he escuchado enunciar a un jovencito profesor  universitario de los que forma generaciones de futuros economistas en la economía del puro y libre mercado. Ese mismo que se ha desplomado sobre nosotros llevándose por delante empresas y empleos. El mismo que reclamó un paréntesis en la economía de mercado, para recomponer beneficios, e inmediatemente reemprender la senda de la especulación, exigiendo rebajas fiscales, menos cotizaciones sociales, despido gratis y ya, retrocesos salariales, nuevas contrataciones más precarias y meterle mano a la bolsa de los recursos públicos para privatizar todo lo privatizable, incluidas las pensiones.

Por eso, que nadie se engañe, esta no es una manifestación contra Zapatero, o sólo contra Zapatero. Es un alerta, un aviso, una llamada de atención a cuantos pretenden que los trabajadores seamos, una vez más los costaleros y costeadores de una vieja España ineficaz e ineficiente, llena de pícaros y aprovechados, atentos tan sólo a su beneficio fácil, rápido y abundante.

Ya pagamos la crisis con inusitada e injusta dureza. Ya sentimos como los perros del paro muerden nuestras carnes. Ya padecemos la fractura social interna de ver caer en el desempleo y falta de rentas a miles de mujeres, jóvenes, inmigrantes y mayores de 45 años, que padecían la lacra de la temporalidad y precariedad injusta e injustificable de sus contratos. Ya nos vemos condenados a un mileurismo galopante que amenaza nuestro futuro.

La Seguridad Social, en tiempos duros de crisis, tien superavit. Las pensiones no están en riesgo. Como todo sistema social o económico, habrá que introducir adaptaciones y revisiones, pero el Pacto de Toledo de hace 15 años ha demostrado que es posible, desde el consenso y el acuerdo, construir futuros sólidos. Las pensiones no están en peligro ahora, ni lo estarán en función de cuántos mayores de 65 años haya dentro de veinte años. Las pensiones estarán en peligro si hay poco empleo, si los salarios son de miseria y si la riqueza del país se deteriora. Pero, en ese caso, no serán las pensiones las que sean insostenibles, el riego de insolvencia y viabilidad será de toda España.

Así son las cosas, si así las queremos ver. Así son, si así os parece. Siempre será preferible sentarse a negociar, buscar coincidencias, buscar puntos de acuerdo y afrontar reformas desde el diálogo, que empeñarse en meterle mano a las pensiones y a los pensionistas, mientras se deja intacto un sistema bancario, un sistema impositivo, o una economía de cartón piedra, que causan los riesgos del ahora y preparan losmales del futuro.

El 23-F, los madrileños y madrileñas, estaremos en la calle defendiendo nuestro futuro, nuestro empleo, nuestra economía y nuestras pensiones. Las florituras las dejamos para otros.

Anuncios

EL CÓNSUL DE SODOMA

febrero 17, 2010

“El cónsul de Sodoma” no ha merecido grandes reconocimientos de la Academia del cine español, en la ceremonia de los Goya. Los premios concedidos son absolutamente merecidos, pero la ausencia del Cónsul, revela también hasta que punto los poetas antifranquistas, la memoria de nuestra historia, han perdido pié, presencia y vigencia en nuestros días.

El pasado, si tiene que ver con las estrellas y con la noche de los tiempos, si cuenta con buenos efectos especiales, obtiene su cuota razonable de premios. Los motines carcelarios, preludio o representación del motín ciudadano originado por el miedo a la crisis y sus efectos sociales, o de la situación en ls cárceles, merece toda la atención de los miembros de la Academia y se lleva un saco de Goyas.

“Ágora”, es buena muestra del primer caso, “Celda 211” lo es del segundo. Dos películas, por otra parte, magníficas.

Volvamos a Sodoma, para encontrarnos con su cónsul, que nos definió como “ese viejo país ineficiente, pongamos España entre dos guerras civiles”. Pocos poetas como Gil de Biedma nos puso delante del espejo para que descubriésemos por nosotros mismos, el lamentable estado de la patria.

Es incómodo acordarse del abuelo cebolleta que nos habla directamente, sin pelos en la lengua, sin miramiento alguno. No sin ternura, no sin afecto infinito, pero clarito, muy clarito.

Recordar los desastre pasados. Recrear los desastres futuros desde una cómoda butaca, con palomitas y Cola (pesi o coca), es siempre preferible a retomar la memoria incómoda de un pasado relativamente reciente.

Reitero, ninguna queja y nada que decir sobre los premios, sobradamente merecidos. Tan sólo alguna consideración sobre esa necesidad de olvidar, no ahondar en la herida de cuanto fuimos, nos hizo como somos y aventura cómo seremos. Un factor de autodefensa inconsciente que se agudiza y dispara en tiempos de crisis.

Véanse, sino, las escasas referencias a la crisis del país en la Gala de los Goya y los cantos unánimes al buen momento del cine español y sus magníficas perspectivas de futuro. Todo lo cual es cierto, pero siempre que se afronten y corrijan los males y problemas en el horizonte de un futuro incierto.

Por lo demás, felicitaciones sinceras para el cine español y sus magníficos trabajadores y profesionales.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid


Financiación de las pensiones

febrero 17, 2010

Juan Francisco Martín seco aporta sus reflexiones, consideraciones y argumentos en torno al debate y futuro de las pensiones. Muy necesario.

No olvides, difunde y anima. El 23, a las 7 dela tarde, Manifestación de Neptuno a Sol, contra la Reforma de las Pensiones y la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años.