EL CÓNSUL DE SODOMA

“El cónsul de Sodoma” no ha merecido grandes reconocimientos de la Academia del cine español, en la ceremonia de los Goya. Los premios concedidos son absolutamente merecidos, pero la ausencia del Cónsul, revela también hasta que punto los poetas antifranquistas, la memoria de nuestra historia, han perdido pié, presencia y vigencia en nuestros días.

El pasado, si tiene que ver con las estrellas y con la noche de los tiempos, si cuenta con buenos efectos especiales, obtiene su cuota razonable de premios. Los motines carcelarios, preludio o representación del motín ciudadano originado por el miedo a la crisis y sus efectos sociales, o de la situación en ls cárceles, merece toda la atención de los miembros de la Academia y se lleva un saco de Goyas.

“Ágora”, es buena muestra del primer caso, “Celda 211” lo es del segundo. Dos películas, por otra parte, magníficas.

Volvamos a Sodoma, para encontrarnos con su cónsul, que nos definió como “ese viejo país ineficiente, pongamos España entre dos guerras civiles”. Pocos poetas como Gil de Biedma nos puso delante del espejo para que descubriésemos por nosotros mismos, el lamentable estado de la patria.

Es incómodo acordarse del abuelo cebolleta que nos habla directamente, sin pelos en la lengua, sin miramiento alguno. No sin ternura, no sin afecto infinito, pero clarito, muy clarito.

Recordar los desastre pasados. Recrear los desastres futuros desde una cómoda butaca, con palomitas y Cola (pesi o coca), es siempre preferible a retomar la memoria incómoda de un pasado relativamente reciente.

Reitero, ninguna queja y nada que decir sobre los premios, sobradamente merecidos. Tan sólo alguna consideración sobre esa necesidad de olvidar, no ahondar en la herida de cuanto fuimos, nos hizo como somos y aventura cómo seremos. Un factor de autodefensa inconsciente que se agudiza y dispara en tiempos de crisis.

Véanse, sino, las escasas referencias a la crisis del país en la Gala de los Goya y los cantos unánimes al buen momento del cine español y sus magníficas perspectivas de futuro. Todo lo cual es cierto, pero siempre que se afronten y corrijan los males y problemas en el horizonte de un futuro incierto.

Por lo demás, felicitaciones sinceras para el cine español y sus magníficos trabajadores y profesionales.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: