CONGRESO SINDICAL EN ROMA


La CGIL (Confederación General Italiana del Trabajo) de la Región del Lazio, que es la Región Capital de Italia, nos ha invitado a la inauguración de su Congreso participando en una Mesa Redonda de Sindicatos de las capitales europeas, para hablar de la crisis en las capitales europeas, con el título de Necesidad y oportunidad para un nuevo modelo de desarrollo.

El primer sindicato de Roma celebra su Congreso bajo el lema: Trabajo, derechos, innovación. Superar la crisis y la desigualdad.

Destaco en primer lugar, que este lema coincida con nuestra preocupación como sindicato en el momento actual. No podemos salir de la crisis cediendo derechos laborales y sociales. No podemos salir sin apostar por una economía más innovadora en nuestros productos y servicios, sin lo cual no tendremos futuro en los mercados internacionales. Una economía así es imposible sin un empleo estable, de calidad, cualificado y bien formado. No necesariamente será así, pero creemos firmemente que para superar la crisis será esencial superar la desigualdad. La desigualdad entre rentas del trabajo y rentas del capital, las brechas salariales, la brechas de derechos laborales, que segregan a mujeres, jóvenes, inmigrantes. Será así sólo si así lo hacemos ser, con nuestro trabajo colectivo.

En segundo lugar, este encuentro me permite ratificar que lo que ocurre en Atenas, en Roma, en París, en Madrid, o en Moscú, presenta muy pocas diferencias. Básicamente las diferencias provienen del modelo económico y el tipo de empleo que genera. Provienen de la mayor o menor capacidad de los diferentes Estados de proteger a los ciudadanos frente a avatares como la crisis, poniendo o no en marcha, medidas sociales que palíen los efectos de la crisis sobre las familias trabajadoras.

Las desigualdades son una constante pero la protección ante la crisis en París no tiene nada que ver con Madrid, ni muchos menos con Moscú.

Salvadas estas distancias, en mayor o menor medida, compartimos la caída económica, las pérdidas de empleos, las desigualdades de trato fiscal entre rentas del trabajo y del capital, la ineficacia de la banca para asegurar el flujo de crédito a familias y empresas, la fractura en materia de derechos laborales para determinados colectivos como inmigrantes, jóvenes, mujeres. El peligro de fractura social, fractura laboral, aumento de las desigualdades empobrecimiento de una parte de la población, debilitamiento de los sistemas de protección social. Son problemas y riesgos que, con mayor o menor incidencia, afectan a todos los trabajadores europeos especialmente los del arco mediterráneo.

Los sindicatos europeos estamos dispuestos a negociar las consecuencias de una crisis que no trajimos. Dispuestos a preparar una salida para la misma. Pero dispuestos a defender que esa salida no conlleva consigo más precariedad laboral, ni menor cohesión social, ni intentar recomponer un modelo de empresa y beneficio, que no volverá. Crecimiento económico especulativo, sin empleo, es un ejercicio de NO-FUTURO.

Que la CGIL haya provocado este debate en Roma, en el momento álgido de la crisis, constituye una oportunidad para constatan la necesidad de que los trabajadores y trabajadoras europeos compartamos nuestros problemas y nos aprestemos a combatirlos desde el apoyo mutuo y la cooperación sindical internacional

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: