EXPEDIENTES DE REGULACIÓN DE EMPLEO EN MADRID

El Ministerio de Trabajo publica los datos de Expedientes de Regulación de Empleo autorizados en Madrid. A lo largo de 2009 fueron autorizados 1.218 Expedientes que afectaron a 45.968 trabajadores, ya sean tramitados en la Comunidad de Madrid o en el propio Ministerio, al tratarse de empresas con presencia en varias Comunidades Autónomas.

El número de Expedientes ha crecido en un 200 por ciento y el de trabajadores afectados en un 272,5 por ciento, es decir se han multiplicado por tres y por 3,7 veces en cada caso. Casi 9.300 trabajadores perdieron su empleo. Más de 34.000 vieron suspendido su contrato laboral por un tiempo y sólo cerca de 2.400 vieron reducida su jornada laboral, si bien son el segmento que más ha crecido con respecto a los expedientes de 2008, si tenemos en cuenta que esta fórmula de reducir jornada se usaba con anterioridad ínfimamente (tres trabajadores en 2007 y 162 en 2008).

Cuando desde CCOO hablamos del modelo alemán frente a la crisis, hablamos de potenciar medidas como ésta, que no pasan por el despido colectivo de trabajadores o por mandarlos a casa, suspendiendo el contrato temporalmente. Consideramos preferible la reducción de jornada laboral, con reducción del salario, que es parcialmente compensada con prestaciones de desempleo en función de las cargas familiares del trabajador. Se trataría por lo tanto de promover y mejorar el actual supuesto de reducción de jornada en los Expedientes de Regulación de empleo que, aunque ha crecido mucho, a lo largo del último año sólo afecta al 5 por ciento de los trabajadores, mientras que la suspensión del contrato aglutina al 75 por ciento de los afectados por un ERE y para el 20 por ciento conllevan la pérdida del empleo.

Es significativo también que sea en la industria donde se concentran el mayor número de Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) con el 48 por ciento del total, en tanto que los servicios, con una presencia mucho mayor de empresas, representa sólo el 41 por ciento de los expedientes, por un 10 por ciento de las Construcción. Si en lugar del número de expedientes miramos los trabajadores, los ERES en la industria acumulan el 76,5 por ciento del total de trabajadores afectados, en tanto que los servicios recogen al 20 por ciento de los trabajadores afectados por un ERE y la construcción al 3,4 por ciento.

Dicho de otra manera, el empleo en los servicios y la construcción es más precario y los ajustes empresariales se producen por la vía de la no renovación de contratos temporales y despidos selectivos individuales, cuando no por el cierre de unas empresa poco capitalizadas que terminan por no pagar salarios adeudados, cotizaciones a la seguridad social, o indemnizaciones por despido, como dejarán de pagar a los proveedores, dando lugar a complejos procedimientos concursales de imprevisibles resultados para los trabajadaores, que con la Ley Concursal en la mano, dejan de ser preferentes en el cobro de las deudas de la empresa. Primero el banco, luego los proveedores avispados que cobrarán los restos.

Sin embargo en el caso de la industria la capitalización de las empresas es mayor, tienen bienes inmuebles y bienes de quipo, necesitan trabajadores más cualificados y con compromiso y contrato más estable con la empresa. Procuran resistir la crisis, aguantar y no perder la inversión realizada. También utilizan la fórmula de no renovar contratos temporales, pero prefieren el Expediente de Regulación y atemperar medidas traumáticas.

Suelen tener un tamaño mayor que en otros sectores, representación sindical de los trabajadores y la negociación permite alcanzar acuerdos. Por eso, aunque la mayoría de los trabajadores afectados por los Expedientes de Regulación está en la industria, sólo el 8,3 por ciento de ellos pierden el empleo, mientras el 87,5 por ciento lo ve suspendido por un tiempo y el resto entra en reducción de jornada. Es, sin embargo en el sector servicios donde, se utiliza más la reducción de jornada en un Expediente, con el 11,5 por ciento de los trabajadores afectados por ERE.

En definitiva, convendría introducir modificaciones en las relaciones laborales que combatieran la alta tasa de temporalidad, que hace que los ajustes de beneficios empresariales se produzcan por la vía de no renovar contratos temporales, al tiempo que promovemos que los ajustes de empleo sean fruto de la obligada negociación y primen la permanencia en el empleo, mediante fórmulas como la reducción de jornada frente a la pérdida del empleo, e incluso frente a la suspensión del contrato de trabajo.

Cada parado es un drama personal y, en muchos casos, familiar, que no debemos utilizar como salida y válvula de escape para una recuperación artificial de beneficios empresariales. Porque, o salimos todos, o no saldremos bien parados de esta crisis.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madri

Anuncios

One Response to EXPEDIENTES DE REGULACIÓN DE EMPLEO EN MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: