LAS PENSIONES EN COMISIONES (II)


Octavio Granado, Secretario de Estado de Seguridad Social, ha intervenido en las Jornadas organizadas por CCOO bajo el título: “Financiación de la Seguridad Social. El sistema de Protección Social y la Crisis”. Durante su intervención, Granado ha intentado explicar, ante los más de 200 asistentes a las jornadas, la propuesta del Gobierno en materia de reforma del sistema de pensiones.

Empezando por la definición del sistema de pensiones como un sistema de Seguro, que pretende configurar derechos y que se ve sometido a cambios a lo largo del tiempo. Así, si en 1985 el periodo de cálculo de la pensión era de 2 años, este periodo ha pasado a 15 años en 2002. Los cambios, no obstante, suelen incrementar los recursos, pero no disminuyen los gastos.

El sistema de pensiones español es de reparto. Quienes cotizan ahora sostienen las pensiones actuales y quienes coticen en el futuro, pagarán las pensiones de los que nos vayamos jubilando. Un sistema contrapuesto al de capitalización que funciona en países como Estados Unidos, o Latinoamérica, en el que cada uno recibe lo que ha ahorrado a lo largo de su vida.

El sistema español funcionará si es capaz de transmitir confianza y hasta ahora lo ha sabido hacer con una excelente gestión y un compromiso político y social que ha permitido crear un Fondo de Reserva de 60.000 millones de euros. Que ha sabido trasladar un mensaje de solidaridad entre generaciones, un pacto generacional, e incluso en tiempo de crisis seguir generando superávit en las cuentas anuales de la Seguridad Social. Todo ello gracias a la capacidad demostrada para prevenir problemas, introduciendo cambios como los puestos en marcha hace 15 años en el Pacto de Toledo, que permitió separar fuentes de financiación y que la seguridad social dejara de pagar el sistema sanitario.

Todo ello con un coste inferior al de países como Alemania donde la Seguridad Social consume hasta un 40 por ciento del salario.

También es cierto que la estabilización del sistema se corresponde con una tregua en el crecimiento del número de pensionistas. Sin embargo, en las próximas décadas, llegarán a la edad de jubilación las generaciones del “baby boom” de los años sesenta y setenta. Lo cual, combinado con el descenso brutal de la natalidad durante los 80 y 90, se traducirá en más pensionistas y menos cotizantes. No hay que olvidar, no obstante el crecimiento de la población inmigrante y de las mujeres que trabajan. Sin embargo los jóvenes retrasan notablemente su incorporación al trabajo hasta los 25-26 años. La ampliación de las expectativas de vida harán también que las personas con más de 80 años se incrementen notablemente.

Hasta aquí el análisis, a partir del cual, consciente del ambiente de prevención ante las propuestas del Gobierno, entre los asistentes a las jornadas, Granado explicó la propuesta del Gobierno.

Blindar los ingresos del sistema. Trabajar en corregir las causas que generan incapacidad laboral. Asegurar el pago de los futuros pensionistas y prolongar la vida laboral, aún reconociendo que plantear esta medida a quienes llevan 40 o más años trabajando puede ser disparatado. Reconociendo también que, sin modificar la edad legal de jubilación, hemos ido pasando entre 2001 y 2008, de los 60 años a los 62, en la edad de jubilación real.

Anunció igualmente que todo es discutible, por más que el Gobierno no retirará la propuesta y desde la voluntad de alcanzar un Acuerdo. Un acuerdo equilibrado entre los trabajadores por cuenta ajena y cuenta propia. Que respete a los trabajadores con carreras laborales más larga, con los derechos reconocidos y con trabajos más penosos.

La opción, según él, consiste en pagar pensiones más altas a partir de una edad más avanzada o menores pensiones desde edades más tempranas.

En cuanto a los periodos de cómputo para el cálculo de la pensión explicó que nos encontramos entre los países que lo establecen en menos número de años, los 15 últimos, por lo cual deberíamos avanzar hacia periodos más largos, lo cual sería más justo que concentrar las mayores cotizaciones en periodos cortos, para acceder así a una pensión más alta.

Se evitarían así pérdidas importantes en su pensión para quienes son despedidos y no encuentran trabajo al final de su vida laboral.

El objetivo sería alcanzar en 2010 un acuerdo como el del Pacto de Toledo que avanzará hacia un sistema más justo, más fuerte, más igualador y sostenible en el tiempo sin perjudicar a los pensionistas.

En el turno de preguntas, los intervinientes se centraron en temas como el establecimiento de los 60 años como edad legal de jubilación en el sector de la construcción. La solución al problema de las empeladas de hogar. La unificación de regímenes en el Régimen General. La persecución de la economía sumergida y el empleo irregular. La mejora de las bases de cotización.

Es de agradecer que el Secretario de Estado no haya rehuido el debate, haya defendido sus propuestas, pero haya explicado que la búsqueda de un Acuerdo sobre el futuro de las pensiones prevalezca, siempre que compartamos el objetivo de estabilidad y viabilidad del sistema de pensiones para los próximos 20 años. El Gobierno tiene sus ideas y propuestas. Nosotros también tenemos las nuestras. Atentos a la próxima entrega.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: