JÓVENES PARA MORIR

Todo accidente laboral es evitable. Las muertes por accidente son un drama absolutamente injustificable. Tienen causas que se puede prevenir. El perfil de la persona que sufre un accidente en Madrid es el de un joven de entre 16 y 24 años, varón, con contrato temporal, perteneciente al sector servicios y con escasa experiencia laboral en una empresa de menos de 50 trabajadores.

Entre 2003 y 2008 se produjeron casi 900.000 accidentes laborales, de los cuales 299.000 ocurrieron a menores de 30 años (un 34 por ciento). Uno de cada tres trabajadores accidentados eran jóvenes. Cuanto más joven es el trabajador, más probabilidades existen de que sufra un accidente.

Madrid es una Comunidad con amplia presencia del sector servicios. Por eso es en este sector donde más accidentes se producen. Sin embargo es en la construcción y la industria donde la tasa de accidentes por cada 1.000 trabajadores es mayor. Por ejemplo en la industria la tasa de accidentes de jóvenes de 16 a 19 años alcanza los 355 accidentes por cada 1.000 trabajadaores de esta edad.

Si además de joven, el trabajador es inmigrante, el riesgo de sufrir lesiones en el trabajo se multiplica por 4,4 con respecto a los de origen español.

A la vista de estos datos, parece evidente que en la temporalidad, la precariedad laboral, la falta de experiencia y formación necesarias para desempeñar determinadas tareas, son factores que incrementan los riesgos de accidente entre los jóvenes. De otra parte, el hecho de que el mayor número de accidentes de trabajadores jóvenes, se produzca en empresas de menos de 50 trabajadores, pone de relieve que dónde no hay prevención y menos presencia del sindicato, el trabajo es menos seguro. Entre otras cosas porque los riesgos no han sido evaluados en estas empresas.

Es posible corregir esta situación. Bastaría responsabilidad y sensatez en la política y en el empresariado, para atender las demandas sindicales. Demandas como reducir la temporalidad y actuar sobre la mejora de las condiciones de trabajo de nuestros jóvenes. Abordar campañas de prevención específicas. Negociar programas y planes de prevención en todas las empresas. Evaluando los riesgos, previniendo el accidente y el riesgo, formando a los jóvenes para trabajar con seguridad. Formación que debe realizarse ya en los propios centros de estudio, estableciendo programas formativos en prevención de riesgos laborales. Son cosas sencillas, poco costosas que se hacen en otros países y que dan buen resultado.

Todo accidente es evitable y la muerte de un joven en el trabajo es absolutamente irreparable e intolerable.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: