Movilización de Pensionistas 2-0


Si el primer gol que marca el Gobierno en la portería de los trabajadores y trabajadoras es el de la reducción de salarios de los empleados públicos, el segundo gol no es menos dañino y pernicioso, porque toca a los mayores, pensionistas y jubilados.

El Gobierno plantea suspender para 2011 la revalorización de las pensiones, excluyendo las no contributivas y las pensiones mínimas. La mayoría de las pensiones no alcanza 2 veces el Salario Mínimo Interprofesional, pero, salvo las mínimas, se verán congeladas.

Un nuevo golpe a las rentas del trabajo, porque las pensiones son consecuencia directa de una vida laboral. Las pensiones no están en riesgo. Tienen superávit. Los ahorros que se produzcan deberían incrementar el fondo de reserva que ya cuenta con más de 60.000 millones de euros. No es un dinero utilizable impune y unilateralmente por el Gobierno para otros fines, sin vulnerar el Pacto de Toledo y la normativa de pensiones.

Los pensionistas son parte importante de la sociedad. Disminuir su capacidad de consumo, si además de debilita su protección social, poniendo chinas en la aplicación de la Ley de Dependencia, produce indefensión y deterioro de la calidad de vida de nuestros pensionistas y jubilados.

Plantear esta medida rompe unilateralmente el Pacto de Toledo, que se encuentra en fase de revisión, pero que es uno de los mejores instrumentos, con altísimo consenso político y social, para asegurar el futuro de las pensiones en nuestro país.
Romper el Pacto de Toledo, unilateralmente, es un acto de irresponsabilidad política, inútil frente a la crisis y que intenta poner contra las cuerdas a los más débiles. Recortar gasto de los más débiles, sin tocar para nada las rentas del capital que suponen la mitad de la riqueza de este país, no es algo que dignifique a ningún gobernante, ni al país en general.

Congelar las pensiones no es una medida aceptable en ningún caso, pero aún menos cuando las rentas del capital o los salarios de altos ejecutivos no tienen control alguno.

Basten algunos botones de muestra: Francisco González, Presidente del BBVA se embolsa 79,7 millones de euros de pensión. Los 29 altos directivos del Santander cobraron en 2008 una media de cuatro millones de euros por persona. Los 562 altos cargos del Ibex 35, cobraron medias de 915.000 euros por persona, sin contabilizar pagas extraordinarias o aportaciones a sus fondos de pensiones. El mejor pagado, Alfredo Sáenz, Consejero Delegado del Santander, cobró 9,3 millones de euros, de paga, más otros 12 millones de aportación a sus fondos de pensiones.

Hablamos de altos ejecutivos, de entidades financieras, causantes de la crisis y que cuentan con todo el respaldo de dineros públicos para sortear el problema, presentando beneficios artificiales, aunque congelen los créditos a empresas y familias. Aún así el Partido de los Tertulianos seguirá argumentando que son empresas privadas y que con su dinero hacen lo que quieren. Hasta ahí podríamos llegar. Obsérvese que lo que cobran estos señores, es mucho, muchísimo más de lo que todos los sindicatos juntos cobran en “subvenciones”.

Ahora que nos expliquen el reparto justo del esfuerzo para salir de esta crisis. Los pensionistas no merecen pagar los platos rotos y se van a movilizar para no pagarlos.

Francisco Javier López Martín.
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: