La vida asesinada frente a Palestina.


Un día complicado, el de ayer. Desde primera hora de la mañana, los telediarios y matinales nos agredían con un grito de alarma y terror el ejército israelí ha atacado uno de los barcos de la flotilla que intentaba romper el cerco y llevar ayuda humanitaria a quienes nacen, viven y mueren cada día en mitad de un conflicto para el que no nacieron, que no desean, que quisieran ver superado más temprano que tarde. Esperan cada mañana despertar a la vida y cada mañana el horror les recuerda que siguen vivos en mitad de una tragedia.

Tres jóvenes españoles se encontraban en ese barco, abordado a sangre y fuego. Los organizadores, las autoridades de Turquía, país desde el que partió la flotilla, habían ofrecido abrir los barcos a todo tipo de inspecciones para demostrar que tan sólo eran portadores de ayuda humanitaria.

Muertos, heridos, secuestrados, desaparecidos … Durante horas corrieron noticias, todo tipo de rumores, sobre el paradero de los jóvenes españoles. Durante horas pasaron de la vida a la muerte y de nuevo a la vida, varis veces.

Uno de ellos, hijo de un compañero y una compañera del sindicato. Cuando llamamos, las noticias siguen siendo confusas pero, al parecer, el hijo sigue vivo. A través de ellos, vamos conociendo las últimas noticias y la alegría se mezcla con la muerte de otros muchos.

Israel ha ido demasiado lejos. El Estado de Israel, el ejército israelí, son hoy el peor sueño de la razón humana. Son hoy los heraldos negros del planeta, al mismo nivel de los que perpetraron el 11-M en Madrid, o de cuantos desde el poder, la fuerza y el uso indiscriminado de la violencia, intentan aniquilar las vidas y cualquier esperanza de dignidad y decencia, en el planeta.

La ONU, los Estados Unidos, no pueden aguantar, por más tiempo sin perder definitivamente su credibilidad y su decencia, ante los habitantes de este planeta, el bloqueo, el silencio, la falta de condena y el establecimiento de sanciones contra el Estado de Israel.

Esto será mañana. Hoy, es el luto, el dolor, la indignación, la muerte en los corazones del planeta. La tristeza también de que sea, una vez más, la tragedia, la que se empeña en poner en las noticias el problema nunca resuelto del pueblo palestino.

La alegría, también, no pequeña, entre tanto dolor, de que esos jóvenes españoles, lo mejor de nosotros mismos, sigan vivos. Una dolorosa alegría, como la que se empeña en seguir naciendo cada día, en los lugares más sombríos, empozados en la muerte.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

4 Responses to La vida asesinada frente a Palestina.

  1. […] La vida asesinada frente a Palestina ccooblog.wordpress.com/2010/06/01/la-vida-asesinada-frente-a…  por capitan-anfeta hace 2 segundos […]

  2. Ale dice:

    gracias por tus palabras… se me saltaron las lágrimas…

    lo que más me ha gustado: “…esos jóvenes españoles, lo mejor de nosotros mismos…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: