Asamblea 2 de junio: PREPARAMOS LA HUELGA


Dijimos que el modelo de crecimiento no era sano. Demasiado sector inmobiliario y demasiado endeudamiento y consumo interno de empresas y familias.

Dijimos que el beneficio era excesivo y la inversión poca. La especulación mucha y las hipotecas un riesgo. Que vendíamos mucho menos de lo que comprábamos. Que la brecha de la innovación y de la inversión tecnológica nos separaba de Europa

Dijimos que el empleo que se creaba era mayoritariamente temporal y precario. Que las fracturas en el empleo separaban a temporales de fijos, a los extranjeros de los autóctonos, a las mujeres de los hombres, a los jóvenes de los adultos, a la industria de los servicios, a los servicios públicos de los servicios privados. Dijimos que la brecha social seguía sin cerrarse con Europa.

Dijimos que un resfriado en la economía mundial sería neumonía en nuestro país. Pero España iba como un tiro. Europa alababa el milagro español. España fue la cigarra de Europa. El paraíso de la especulación. No habría vuelta atrás.

Pero la crisis llegó. Golpeó en el corazón del modelo español. Las finanzas y el sector inmobiliario. El sueño se desvaneció de golpe.

Primero cayó la construcción, un sector repleto de inmigrantes. Luego se desplomó el consumo, el sector servicios perdió empleos temporales. Miles de jóvenes, mujeres, inmigrantes.

Al final la crisis golpeó la producción industrial y se multiplicaron los ERES.

De nada sirvieron las inyecciones de dinero, los cheques bebé, o los 400 euros. El Plan E apuntaló, en dos años, con 130.000 millones de euros las inversiones municipales y frenó la caída del empleo que siguió no obstante perdiéndose. Si la crisis hubiera sido corta, tal vez hubiera bastado. Pero nuestro sistema financiero, pese a sus cuentas positivas tiene demasiado dinero enterrado en ladrillo e hipotecas, demasiada inversión especulativa de alto riesgo. Nuestros gobiernos cigarras, demasiado endeudamiento y entregados a los regalos y rebajas fiscales que nos privan de recursos esenciales para salvar la crisis.

Para colmo, los causantes de la crisis, los especuladores financieros internacionales y nacionales han recompuesto el tipo y han entrado de lleno a obtener nuevos beneficios de la crisis.

La incapacidad europea para proteger a sus países del acoso especulador ha permitido que Grecia primero y España después, hayamos tenido que asumir programas de ajuste que dificultan aún más nuestra salida de la crisis y la recuperación del empleo y que obligan a los trabajadores y trabajadoras a soportar el esfuerzo en exclusiva.

La Confederación Europea de Sindicatos tiene una responsabilidad inaplazable. La CES ha anunciado una movilización general europea el 29 de Septiembre.

Los trabajadores y trabajadoras pagamos la crisis. Hoy hemos conocido los datos del paro en Mayo 475.000 personas paradas en Madrid. 150.000 de ellas sin prestación económica alguna.

Sin embargo, hemos sido los trabajadores los que, con nuestra movilización, el 12-D, forzamos un Acuerdo de Negociación Colectiva, o los que en el ámbito de las Administraciones suscribimos un Acuerdo de Empleados Públicos roto de golpe y unilateralmente por el Gobierno.

Hemos apostado por un Pacto de Estado por la Economía, el Empleo y la Protección Social, que se ha revelado políticamente imposible. Hemos intentado, por dos veces, alcanzar acuerdos con Gobierno y CEOE, para afrontar la crisis y negociar las reformas necesarias.

Hemos topado con una patronal mal educada, que sólo intenta recomponer beneficios sin realizar sacrificios, ni adquirir compromisos. Están empeñados en el despido barato, rebajas fiscales y de Cotizaciones sociales. Más privatizaciones.

Los sindicatos hemos asumido el problema, hemos propuesto, hemos negociado. Hemos hecho los deberes.

Por el contrario, el sistema financiero sigue instalado en el desastre y MAFO no ha hecho sus deberes. No hay reordenación del sistema financiero a la vista y hasta las Cajas van a su aire en los procesos de fusiones. Un dato, el Presidente del BBVA, obtendrá una jubilación de 79 millones de euros cuando decida dejar el cargo. Todos perdemos, ellos ganan.

El sistema fiscal español es injusto, desequilibrado, extrae muchos recursos de las rentas del trabajo y pocos del capital. Para empeorar las cosas, no garantiza la suficiencia de recursos del Estado. La presión fiscal en España está muy lejos de la europea. El Gobierno no ha hecho los deberes y la reforma fiscal queda para mejores tiempos. Un dato, cerca del 90 por ciento de la recaudación por IRPF procede de las rentas del trabajo.

El ajuste se plantea sólo por el lado de los gastos. Los gastos salariales de los empleados públicos. Los gastos en pensiones. Los gastos en inversión. Los gastos en cooperación. Los gastos de los acogotados ayuntamientos, de sus trabajadores, de sus contratas.

Recortes en las Comunidades Autónomas que, como la madrileña, han derrochado el dinero público. Hoy en los periódicos y medios de comunicación, conocemos que la primera piedra del Campus de la Justicia costó 1.388.000 euros. Un derroche injustificable. Derroches que no justifican sin embargo recortes salariales y sociales.

Nueve medidas de recortes del gasto que afectan a los trabajadaores y clases populares.

Hemos hecho los deberes en la propuesta, la negociación y el acuerdo. Hemos hecho los deberes en la movilización por la negociación colectiva, contra la ampliación de la edad de jubilación y el recorte de las pensiones.

Vamos a hacer nuestros deberes movilizando a los empleados públicos el próximo día 8 de junio en una huelga general y desencadenando un movimiento general de rechazo contra la congelación de las pensiones.

Vamos a hacer nuestros deberes poniendo fecha a una Huelga General si el bloqueo empresarial se confirma y el Gobierno decreta una reforma laboral que recorta los derechos de los trabajadores, rebaja las cotizaciones sociales o precariza aún más el empleo.

Nos jugamos mucho el día 8. No sólo por los empleados públicos y los pensionistas, sino porque una derrota de los trabajadores facilitaría nuevas reformas injustas. Una derrota arrastraría a todos los sectores externalizados y privatizados. Una derrota sembraría de trampas la negociación colectiva.

El día 8 es el punto de inflexión para una salida justa de la crisis y anticipa la capacidad del sindicalismo de clase para defender los intereses de los trabajadores frente a la misma. El día 8 será un clamor popular a los partidos, a los empresarios, a los creadores de opinión, para asumir una responsabilidad compartida frente a la crisis.

Por eso la Huelga General de Empleados Públicos va a contar con el apoyo, la solidaridad y la cooperación de todos los trabajadores madrileños. Nuestras Federaciones y Uniones Comarcales.

La Manifestación de la tarde del día 8, entre Cibeles y Sol, debe contar con el apoyo, y el respaldo de todos los trabajadores madrileños.

La crisis va a ser dura. El camino muy duro. Pero nosotros somos las CCOO. La Unidad y la fuerza de la clase trabajadora. No vamos a faltar a nuestra cita con el futuro. El futuro será con los trabajadores y trabajadoras o no será.

VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES
VIVAN LAS CCOO.

Francisco Javier López Martí
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

One Response to Asamblea 2 de junio: PREPARAMOS LA HUELGA

  1. Pedro Del Castillo dice:

    Al paro y manifestación el 8 de mayo y a la Huelga General en septiembre.
    Fraternales saludos.
    Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: