EL PARO ES NUESTRO PROBLEMA. EL SINDICATO ES EL SUYO

4.066.202 personas desempleadas en España. 474.661 personas desempleadas en Madrid. Es el dato del mes de Mayo. Somos uno de los países europeos con más paro de Europa. Las cifras son brutales. No admiten comentario alguno que lo justifique. Sin embargo el paro ha bajado con respecto al mes anterior. Más de 76.000 menos en España. Más de 6.500 menos en Madrid.

Nueve de cada diez nuevos contratos son temporales y sólo uno indefinido. Todos en este país admiten que no volveremos a crear empleo hasta que crezcamos a tasas del 2,5-3 por ciento. Sin embargo y pese a ello, si hacemos caso al Partido de los tertulianos (PdT), los males de España están en el mercado laboral y sólo una reforma laboral que lo flexibilice nos permitirá salir del atolladero. La confianza de los “mercados” nos va en esta reforma.

Resulta que tenemos una economía cuyo motor es el ladrillo inmobiliario. Resulta que hemos crecido a golpe de hipoteca, de endeudamiento de familias y empresas. Resulta que vendemos poco fuera de nuestras fronteras en comparación con lo que compramos. Resulta que nuestros bancos compraron paquetes de inversión cargados de basura inmobiliaria de alto riesgo y que concedieron cientos de miles de millones en créditos hipotecarios a promotores que ya nunca pagarán. Resulta que nuestra brecha tecnológica con Europa es muy grande y nuestra brecha social tampoco se rellena. Resulta que nuestro sistema fiscal hace aguas por todas partes. Pagamos impuestos los que tenemos salarios y representamos menos de la mitad de la riqueza, mientras las rentas del capital tienen abundantes resortes y mecanismos para no pagar legal o ilegalmente. La economía sumergida y el fraude fiscal son parte esencial de un sistema ineficaz e ineficiente que crece mucho al calor de la especulación y que se desploma aparatosamente cargando la mano sobre el empleo y las rentas del trabajo, cuando llega la crisis.

Resulta, sin embargo, que la principal reforma que hay que acometer es la laboral. No la fiscal. No la de los bancos y el sistema financiero. No la tecnología. No la reforma social. No la reforma del sistema productivo. No. La principal reforma, la única necesaria es la laboral, para abaratar el despido: reducir costes laborales; precarizar más el empleo; rebajar las cotizaciones sociales y pagar menos pensiones; individualizar las relaciones laborales y acabar con el convenio, la negociación colectiva y los sindicatos de trabajadores.

Habrá reforma laboral, con todos o algunos de estos componentes. Luego el paro no se corregirá, el consumo seguirá retraído. La crisis tardará en ser superada con las recetas de ajuste que sólo inciden sobre el gasto y no sobre los ingresos.

Luego mandarán al PdT (Partido de los Tertulianos) a convencer a las gentes de bien de que los mercados siguen sin confiar en nosotros porque la reforma laboral fue muy floja (muy Light como le gusta decir a Esperanza Aguirre) y vuelta a empezar. Más ajustes de gasto y más reforma laboral, hasta que a España no la conozca ni la madre que la parió, que diría Alfonso Guerra pensando en el camino contrario al que ahora recorremos.

Este escenario. Esta hipótesis de futuro sólo tiene un punto débil: Los trabajadores y sus sindicatos. El baluarte más firme que tenemos para defender el empleo y combatir el paro. Los mercados lo saben, la derecha reaccionaria también. Por eso crearon el PdT.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: