ANSON Y LOS 10.000 LIBERADOS


Un eminente monárquico constitucionalista, Luís María Anson, me sorprende desde la segunda página del diario inconstitucionalista El Mundo, atacando a los sindicatos.

En teoría, el artículo pretende hablar de los liberados sindicales, pero en sus afirmaciones rebosa un abierto rechazo a la libertad sindical en España.

Parte Anson de una curiosa y arcaica anécdota.  Decidió, a parecer, durante la transición, acudir a una manifestación, por primera y última vez en su vida, a favor de un periodista perseguido por defender la libertad de expresión, Xavier Vinader.

Se dignó bajar de los despachos de la presidencia de la Federación Española de Asociaciones de la Prensa, pensando que de los 3.000 periodistas madrileños, acudirían 200 ó 300 a la cita.

Sin embargo sufrió una desagradable sorpresa, cuando se topó con una manifestación de 10.000 personas, con pancartas, megáfonos, servicio de orden, consignas.  Vaya, la Biblia en pasta, según sus propias palabras.

De esta embarazosa experiencia, Don Luís María extrajo varias conclusiones prácticas que le han iluminado durante toda su vida.  La primera, por supuesto, no volver a acudir a ninguna manifestación.  La segunda, constatar el impresionante poder de la maquinaria de agitación y propaganda soviética.  La tercera, que todos, en aquella manifestación, eran “liberados Sindicales”.

Quiero recordar que Xavier Vinader era perseguido por unos artículos publicados a finales de los años 70 y que fue condenado allá por 1981.  Marchó al exilio y luego fue indultado a mediados de los 80.  Artículos que hablaban de ETA, un asunto turbio, según Anson, pese a lo cual se sintió llamado a defender la libertad de expresión.  La manifestación estaba convocada por una plataforma “de izquierdas”, afirma Anson.

Pobre Anson, vió tanto rojo izquierdoso, que los confundió  a todos con liberados sindicales, ignorando  que, igual que nunca hubo 10.000 vírgenes juntas, tampoco han coincidido en la misma manifestación 10.000 liberados sindicales.  Salvo que se confunda liberado con afiliado a un sindicato o trabajador/trabajadora.  Entonces sí.  Más, muchos más de 10.000 trabajadores y trabajadoras se han juntado y manifestado en diversas ocasiones.

Tan grabado le quedó aquello a Luís María Anson.  Percibió el peligro con tanta clarividencia, que hoy no duda en respaldar a El Mundo en su campaña antisindical. Los sindicatos suponen un tremendo peligro para España, que en él, es tanto como afirmar que ponen en riesgo la monarquía.

Craso error.  Error de bulto, señor Anson.  La Constitución Española define perfectamente el papel de los partidos políticos (artículo 6) y de los sindicatos y asociaciones empresariales (artículo 7).  Los primeros vertebran la conformación de la voluntad política.  Los segundos defienden intereses económicos y sociales.  Es la ley la que regula su funcionamiento.

En el caso de los sindicatos el Estatuto de los Trabajadores y la Ley Orgánica de Libertad Sindical.  ¿Cuánto nos cuesta la libertad política?. ¿Cuánto cuesta la Libertad Sindical?. ¿Cuánto cuesta el aparato “político”, no-administrativo, del Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos?. ¿Cuánto cuesta la publicidad, actos institucionales e inauguraciones de todo pelaje en todo lugar y a todas horas (véanse las facturas de la trama Gürtell)?.  ¿Cuándo nos cuestan, las subvenciones, ayudas, desgravaciones, deducciones, rebajas impositivas a empresas y organizaciones empresariales?.  Pese a la separación constitucional de Iglesia y Estado  … ¿Cuánto nos cuesta la Iglesia?.

Si empezamos por aquí, el estimado Anson, terminará entrando al trapo de El Mundo para cuestionar los costes de la Casa Real.

Las instituciones, por más constitucionales que sean, no son intocables, ni inmunes a la crítica de sus actos.  Pero una cosa son los actos criticables y otra el cuestionamiento de las instituciones en sí mismas.

Seguro que Anson, guiado por su amor a la libertad (de expresión, claro) y víctima de su escasa sintonía y contacto con los niños obreros en su tierna infancia, obra de buena fe, ignorando que los inconstitucionalistas que hoy le jalean contra los sindicatos, no dudarán e dirigir sus baterías contra cualquier otra institución que se les ponga por medio, incluida su amada monarquía.

Recuerde, señor Anson, que en este país, tan sólo los sindicatos y luego el Rey, han tenido la valentía, e imprudencia, de reclamar un Pacto de Estado político y social contra la crisis.  Recuerde que no tardando demasiado, es una profecía, tendrá que pedir ayuda a los trabajadores y sus sindicatos, para defender a las instituciones democráticas de cuantos entienden que los derechos y libertades son obstáculos para su beneficio personal, o como grupo de presión.  Personas que vivirían mejor en una dictadura o, cuando menos, en una democracia de baja intensidad.  Una dictadura no sale menos cara que una democracia, tan sólo el silencio de los corderos, hace menos vistoso el derroche brutal de los recursos y el descontrol programado de los dineros públicos.

Su gran error, señor Anson, es haber renunciado desde tan joven a volver a manifestarse.  Queda invitado, elija la manifestación que más le guste y será bienvenido.  Si su tema preferido es la libertad de expresión respetuosa con el Título I de la Constitución, como siempre, también tiene su espacio.  Nos sentiremos gustosos de contar con su presencia y apoyo.  No lo dude.  Ni pedimos carné, ni hay tanto liberados como le cuentan.  Muchos, muchísimos menos, de los que acuden a las manifestaciones.

No le pido que renuncie a su formación esmerada en el Colegio del Pilar.  Pero entre eso y el ejercicio de la libertad de expresión entre las estrechas paredes del franquismo, tal vez no disfrutó de la libertad de expresión en la calle, la libertad  de manifestación.  No estaría mal, y nunca es tarde, para recuperar la libertad que fue negada.

Lo dicho.  Le esperamos.  Escoja.  Ya sabe, es-coja.

Francisco Javier López Martín

Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: