SERVICIOS MÍNIMOS Y HUELGA


La Huelga es un derecho constitucional fundamental.  El derecho al trabajo es el derecho de todos los ciudadanos y ciudadanas a tener un trabajo.  Aquí encontramos el primer problema.  Más de 4.600.000 ciudadanos y ciudadanas no pueden ejercitar su derecho constitucional a tener un trabajo y ganarse la vida con él.  Los empresarios, que tanto acento ponen en el “derecho al trabajo” en día de huelga, callan ante el drama del paro más alto de Europa.

El derecho constitucional a la huelga es un derecho fundamental que hay que proteger cuando hay huelga.  El derecho a tener un trabajo es un derecho constitucional  para todos los días del año, muy mal protegido, por cierto, en España, salvo cuando hay huelga.

Dicho esto surge otro problema  el de los servicios mínimos en día de huelga.  Si el derecho de huelga es un derecho fundamental, hay que preservar el derecho de los trabajadores y trabajadoras a ir a la huelga.

Ahora bien, hay servicios esenciales para la sociedad que no pueden dejar de funcionar sin causar graves problemas.  Por eso los servicios mínimos sólo pueden establecerse en los servicios esenciales.  Por ejemplo, dejar a la sociedad sin todos sus policías, médicos, ambulancias o bomberos causaría graves problemas, si todos sus trabajadores decidieran ejercer su derecho constitucional a la huelga.

Sin embargo hay días en los que no hay colegio, o no se recoge basura, o no hay periódicos, o el centro de salud está cerrado y sólo funcionan las urgencias.  Incluso garantizar que una localidad no queda incomunicada a causa de la huelga en los transportes públicos, no significa que los transportes funcionen con plena regularidad.  Son muchas las Comunidades que fijan servicios mínimos de transportes en torno al 25 por ciento cuando hay huelga y los incidentes e incidencias son mínimos.

Esperanza Aguirre se empeña en fijar serviciosmáximos, a  sabiendas de que los tribunales los anulan sistemáticamente.  Eso sí, entre dos y siete años después.  Decretar a sabiendas de que lo que se decreta es ilegal, tiene un nombre legal, presunta prevaricación.  Es delito y por cosas así se va a la cárcel.

Esperanza Aguirre, si se respetan sus servicios mínimos abusivos, declara que la huelga es un fracaso, y si no se respetan, acusa a los trabajadores de salvajes.  Todo viene bien.  Todo vale.

Los sindicatos CCOO y UGT, siempre hemos estado dispuestos a negociar los servicios mínimos en servicios esenciales, en cada huelga que hemos convocado.  En pocas ocasiones logramos alcanzar acuerdos, por el carácter abusivo de los servicios mínimos que plantean gobiernos como el de Aguirre.  Luego son anulados por los tribunales, pero años después.  El derecho fundamental y constitucional a la Huelga ha sido impunemente vulnerado.  Pero nunca pasa nada, nunca paga nadie.

Por eso esta vez intentamos negociar servicios mínimos razonables, pero si nos imponen servicios mínimos abusivos, como los que reiteradamente han sido anulados con anterioridad por los tribunales, quienes dicten esos servicios mínimos responderán ante los tribunales por presunta prevaricación.

Quien avisa no es traidor.  Los delincuentes deben estar en la cárcel o en libertad bajo fianza, o inhabilitados para ejercer cargo público. 

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: