29-S: Nos han declarado la guerra


Recuerdo, en estos días, una vieja canción de Joan Manuel Serrat.
“Padre, dígame qué
le han hecho al río
que ya no canta.
Resbala como un barbo
muerto bajo un palmo
de espuma blanca”.

Cuenta el niño, a continuación, la muerte del bosque aplastado por las máquinas. Pide a su padre que esconda todo cuanto tiene vida. Y termina rogándole:
“Padre
no tenga miedo
diga que no
que yo os espero.
Padre
que están matando la tierra.
Padre,
deje de llorar
que nos han declarado la guerra”.

Esa canción, triste, dura, dolorosa, me persigue en estos días tan cargados de actos para organizar la Huelga General. Me viene a la memoria en el catalán de Serrat, tan español como el castellano, tan necesario como el castellano, el gallego, o el euskera.

Pare,
que estan matant la Terra

Pare
deixeu de plorar
que ens han declarat la guerra.

Serrat, en sus conciertos, la cantaba, hace más de treinta años, en catalán y, antes de hacerlo, la recitaba en castellano. Aún así, algunos pitaban cuando comenzaba a cantar. No muchos, pero tampoco pocos.

La mayoría llegábamos a la música, descubriendo los sonidos del catalán y llorabas porque entendías, en otro idioma, todo el dolor de un padre que no podía dejar a su hijo más que una tierra muerta.

Creo que me asalta en estos días porque siento exactamente eso: Que los “mercados”, y sus mercaderes, que no son otra cosa que los banqueros y grandes inversores, los poderosos, los dueños de las grandes fortunas los que trajeron la crisis, sacaron altos beneficios de ella y ahora preparan un nuevo escenario para sus negocios infames. Ellos, están matando la tierra y pienso en mis hijas, intentando abrirse camino, entre la temporalidad y la precariedad. Y en mi hijo, aún pequeño. Y en otros niños cercanos, o de los que vemos cada día en las pantallas, en la India, Brasil, China, o aún peor, en África, devorados por el SIDA. Cada niño es el tuyo, dice Serrat en otra canción. (La niña de Rajoy no es mía, pero la acepto también como compañía, qué narices).

Se acerca la Huelga General y las 24 horas de ese día 29 de septiembre serán horas sin sueño reparador. No serán horas cualquiera. No será una Huelga General cualquiera. Serán las horas de uno de esos días exactos que decidirán si “los monstruos de carne con gusanos de hierro”, tienen el poder de arrasar nuestros bosques, la dignidad de nuestras vidas, la decencia de nuestros trabajos. Si la sociedad decide la políticas y si la democracia gobierna la economía. Si somos libres, o sólo podemos transitar la senda que dictan los mercaderes.

Pasarán los años y nuestros hijos nos mirarán a los ojos. Descubriremos en ellos siempre el afecto, la ternura, el cariño. Pero también un negro rastro de reproche, que nos haga bajar la vista. O, por el contrario, un brillo de aliento, algo así como un No llore padre. No llore madre. Usted luchó.

Somos la primera generación que puede dejar una vida peor a sus hijos, si no lo evitamos. Tan sólo por eso, para mantener la mirada de mis hijas, de mi hijo, el 29-S, Yo voy.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

PARE
Pare,
digueu-me què
li han fet al riu
que ja no canta.
Rellisca com un barb
mort sota un pam
d’escuma blanca.
Pare,
el riu ja no és el riu.
Pare,
abans que torni l’estiu
amagui tot el que és viu.

Pare,
digueu-me què
li han fet al bosc
que no hi ha arbres.
A l’hivern
no tindrem foc
ni a l’estiu lloc
on aturar-nos.
Pare,
el bosc ja no és el bosc.
Pare,
abans de que no es faci fosc
ompliu de vida el rebost.

Sense llenya i sense peixos, pare,
ens caldrà cremar la barca,
llaurar el blat per les enrunes, pare
i tancar amb tres panys la casa
i deia vostè,

pare,
si no hi ha pins
no es fan pinyons
ni cucs, ni ocells.
Pare,
on no hi ha flors
no es fan abelles,
cera, ni mel.
Pare,
que el camp ja no és el camp.
Pare,
demà del cel plourà sang.
El vent ho canta plorant.

Pare,
ja són aquí…
Monstres de carn
amb cucs de ferro.
Pare,
no, no tingeu por,
digueu que no,
que jo us espero.
Pare,
que estan matant la terra.
Pare,
deixeu de plorar
que ens han declarat la guerra.

———————————–
PADRE
Padre,
decidme qué
le han hecho al río
que ya no canta.
Resbala como un barbo
muerto bajo un palmo
de espuma blanca.
Padre,
que el río ya no es el río.
Padre,
antes de que vuelva el verano
esconda todo lo que tiene vida.

Padre,
decidme qué
le han hecho al bosque
que no hay árboles.
En invierno
no tendremos fuego
ni en verano sitio
donde resguardarnos.
Padre,
que el bosque ya no es el bosque.
Padre,
antes de que oscurezca
llenad de vida la despensa.

Sin leña y sin peces, padre
tendremos que quemar la barca,
labrar el trigo entre las ruinas, padre,
y cerrar con tres cerraduras la casa
y decía usted,

padre,
si no hay pinos
no se hacen piñones,
ni gusanos, ni pájaros.
Padre,
donde no hay flores
no hay abejas,
ni cera, ni miel.
Padre,
que el campo ya no es el campo.
Padre,
mañana del cielo lloverá sangre.
El viento lo canta llorando.

Padre,
ya están aquí…
Monstruos de carne
con gusanos de hierro.
Padre,
no tengáis miedo,
decid que no,
que yo os espero.
Padre,
que están matando la tierra.
Padre,
dejad de llorar
que nos han declarado la guerra.

Anuncios

6 Responses to 29-S: Nos han declarado la guerra

  1. Luis dice:

    Yo también decidí ir a esta huelga y a todas las convocatorias por un trabajo digno y una sociedad justa para poder mirar a mi hija a la cara cada mañana. No lucho por mi presente (es maravilloso) lucho por su futuro, que es cada vez más negro.

    Salud y el 29 a decir que ya basta.

    Luis

    Por cierto, me viene a la memoria una canción de Lluis Llach… No es axió, compains, no es aixó. Dedicada a los chicos del Gobierno…

    • ccooblog dice:

      Ya he colgado tu canción. Espero que te haya ido bien en la huelga.

      • Luis dice:

        Me fué bien… Se me ocurre que los piquetes de huelga no pueden ser violentos porque durante la huelga “no damos ni golpe…”
        Salud y un abrazo (cuidate esa garganta que tiene que le queda mucha tarea)

      • ccooblog dice:

        Los piquetes han sido muy poco violentos, Luis. Los únicos damnificados han sido los miembros de piquetes atropellados y aporreados.

  2. tino dice:

    ¡ olé Javier! Otra razón : no bajar la vista cuando nuestros hijos nos pregunten ¿ qué hicimos?. Animo y fuerza, nos sobran razones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: