MADRID, UN MILLÓN DE POBRES.


El 17 de Octubre celebramos el Día Mundial para la erradicación de la pobreza.  Cerca de un millón de madrileños son pobres.  A primera vista parece demasiada gente y, sin embargo, todo depende de lo que consideremos qué es vivir en pobreza.

El umbral de la pobreza, según la Unión Europea se fija por debajo del 60 por ciento de la mediana de los ingresos por unidad de consumo. Es decir, tomando en cuenta el número de miembros de la unidad familiar y su edad.  Así este valor, en España se sitúa en 7.753,3 euros anuales.

Probablemente, en países del tercer mundo, con esta cantidad de dinero no serías pobre, pero por debajo de esta cantidad, en España, una persona es pobre.  Tal vez no sea una pobreza severa, pero es una persona con dificultades económicas, vulnerable y en riesgo de exclusión social.

Según la última Encuesta de Condiciones de vida, tan sólo en el primer año de la crisis, el 2008, la pobreza en Madrid ha crecido del 13,3 por ciento al 15,5, al tiempo que el 56 por ciento de los hogares manifiesta tener dificultades para llegar a fin de mes, mientras que para el 13,5 por ciento esa dificultad es extrema.

En junio de 2010, en la Región hay 470.913 personas desempleadas.  Solo 322.374 de ellas percibe algún tipo de prestación.  Cada vez más subsidios y menos prestación contributiva.  De hecho, mientras el paro crece un 4,2 por ciento en los seis primeros meses de 2010, el gasto en prestaciones por desempleo baja un 5,8 por ciento.  Hay más parados, con prestaciones cada vez más precarias o inexistentes.

A principios de los 90 los sindicatos negociamos con la Comunidad de Madrid la creación del Salario Social, el Ingreso Madrileño de Integración (IMI). Gobernaba entonces Joaquín Leguina.  A principios de la primera década del 2.000 convertimos el IMI en derechos, subjetivo, creando la Renta Mínima de Inserción regulada por ley.  Eran los tiempos de Ruiz Gallardón en el Gobierno Regional.

Sin embargo los dos mandatos de Esperanza Aguirre, al frente de la Comunidad de Madrid, han conseguido bloquear los efectos de la Renta Mínima, paralizando su capacidad de convertirse en un instrumento útil contra la crisis.  Así, mientras las solicitudes de Renta Mínima de inserción crecieron un 126 por ciento en el último año, las familias perceptoras sólo lo han hecho en un 19 por ciento.  De hecho, en plena crisis, en el año 2009, solo 10.329 familias han percibido la Renta Mínima, es decir menos que en años de bonanza como 2005, cuando las familias perceptoras fueron 10.677 y la tasa de pobreza regional rondaba el 12 por ciento.

El Gobierno Regional ha conseguido evitar el crecimiento de los recursos económicos destinados a la Renta Mínima, y convertir en crónicos a los perceptores, bloqueando así la capacidad de la Renta Mínima de adaptarse a las nuevas necesidades, a la crisis, a los cambios en los perfiles de pobreza.

El 76 por ciento de las personas beneficiarias lleva más de 2 años en la Renta Mínima y casi la mitad más de 5 años.  La Región lleva más de 4 años sin un Plan de Exclusión Social, lo cual da buena muestra del desinterés del Gobierno Regional y su Presidenta, por atender a las personas y evitar que la crisis se traduzca en una pobreza en aumento y unas personas y familias cada vez más indefensas y desprotegidas.  Cada vez más por debajo del umbral de la pobreza.  Un Gobierno para el que un millón de pobres, son una minoría de votantes.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de  CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: