18-D: NI NOS DOBLARON, NI NOS VAN A DOMESTICAR

Tras la Huelga General del 29-S. Más allá de los cambios del Gobierno Zapatero. Más allá del hundimiento estrepitoso de Díaz Ferrán al frente de la CEOE. Más allá del intento de templar gaitas que procura realizar el nuevo Ministerio de Trabajo. Nada ha cambiado sustancialmente. El conflicto sigue abierto y, por lo tanto, la lucha continua.

Tras el 29-S, CCOO y UGT hemos convocado una nueva fecha de movilización, el próximo 18 de Diciembre. Manifestaciones en todas las capitales autonómicas volverán a exigir la corrección de la política de ajustes contra los trabajadores, los pensionistas, los empleados públicos. Volverán a reclamar la reversibilidad de la Reforma Laboral, protegiendo el empleo en lugar de facilitar y abaratar el despido. Volverán a exigir el final de las amenazas constantes contra el sistema de pensiones. Reiterarán la necesidad de no poner en riesgo a las personas, reduciendo las ayudas a los desempleados. Exigirán el fortalecimiento de la negociación colectiva para ordenar mecanismos de flexibilidad interna en las empresas, en lugar e facilitar la utilización del despido como mecanismo para ajustar beneficios empresariales a costa de las plantillas. Iremos a las calles para reclamar Presupuestos del Estado y Autonómicos que contribuyan a salir de la crisis salvando empresas y empleo y ayudando a las personas y familias.

No es entendible que en tiempos de crisis caiga la inversión pública, o que los Presupuestos autonómicos sigan apostando por los regalos fiscales a las rentas más altas, que privarán a Madrid de cerca de 3.000 millones de euros en ingresos, mientras se recortan los gastos en un -4,2 por ciento, las partidas del Área Económica en un -13 por ciento, las de Empleo en un -7 por ciento, las de vivienda en un -23 por ciento, las de infraestructuras y transportes un -7,6 por ciento, o las de educación un -4,8 por ciento.

No es entendible que, tras recortar los gastos, el Gobierno Aguirre aproveche para dinamitar la arquitectura de participación social que se ha ido creando a lo largo de nuestra andadura democrática, desde 1983, cuando se inaugura el proceso autonómico en Madrid.

La Ley de Acompañamiento de los Presupuestos se lleva por delante buena parte de los organismos de participación social, que deberían ser, por contra, revitalizados en tiempos de crisis. Organismos creados en la etapa de Joaquín Leguina, de Alberto Ruiz Gallardón y en la primera etapa de la andadura de Esperanza Aguirre.

Instrumentos para la participación de la sociedad en las políticas públicas, que responden al artículo 9 de la Constitución Española, que mandata a los poderes públicos a promover la participación social en las políticas que les afecta. Instrumentos que primero fueron devaluados, a base de no reunirlos periódicamente. A base de hacer oídos sordos a sus propuestas. Por último han decidido simple y llanamente prescindir de ellos. Prescindir del Instituto Madrileño de Desarrollo (IMADE), creado en 1984, Del Consejo de la Mujer, creado en 1993. Del Consejo de la Juventud. Del Patronato de Áreas de Alta Montaña. De la Agencia Financiera, o de la Sociedad Capital Riesgo. Del Instituto Regional de las Cualificaciones (IRCUAL). Del Consejo Asesor del Observatorio sobre la Violencia de Género. Del Consejo de Promoción Económica, el Consejo Consultivo de Industria, del Observatorio de Industria, del Consejo de Promoción Turística. Del Consejo de Política Territorial, el Consejo de Servicios Sociales, el de Promoción de la Economía Social. Del Consejo de Relaciones Laborales. Del Consejo de Salud y Seguridad en el Trabajo. El Consejo de Cooperativismo. Y así hasta más de cien organismos consultivos o empresas.

El ahorro, en el caso de organismo de participación social de carácter consultivo, es ínfimo y, en muchos casos el único efecto es intentar evitar el mínimo control de la sociedad sobre las políticas, bloqueando la voz de las organizaciones sociales en las instituciones.

Los sindicatos, el ataque a los “liberados sindicales”, el recorte de derechos sindicales, la campaña antisindical desatada por los medios de comunicación afines al Gobierno Regional, receptores de ingentes recursos publicitarios, de concesiones administrativas de Televisión Digital Terrestre, y demás prebendas, eran sólo la disculpa para derribar el muro más sólido de defensa de los derechos sociales, tras el cual el resto de organizaciones sociales piensan que irán cayendo como fruta madura.

Porque la sociedad civil es molesta para quienes entienden que, una vez elegidos por los votos, nada ni nadie debe, ni puede, interponerse en su libre albedrío.

El 18 de Diciembre también irá con esta gente. Con quienes tras la careta y tarjeta de presentación del liberalismo, lejos de la libertad, procuran tan sólo mantener sus privilegios y salir indemnes de la crisis, a costa de cargar sus efectos sobre una sociedad cuya voz se pretende condenar al silencio.

Ignorar así que la sociedad tiene vida propia y que su voz ni se doma, ni se dobla, ni la van a domesticar, parafraseando al compañero Marcelino Camacho. Ignoran que el poder le debe a la sociedad una explicación y, como poder que es, se la tiene que pagar, parafraseando, esta vez, al irrepetible Luís García Berlanga.

El 18-D, nos vemos en las calles de Madrid.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: