18-D ZAPATERO A LOS PIES DE LOS MERCADOS.

De nuevo Zapatero ha sido capaz de sorprendernos, sembrando el desconcierto en sus filas y en las ajenas, presentando un nuevo paquete de medidas que buscan su justificación en la presión y acoso de los mercados.

Parece como si el Gobierno de España, a golpe de improvisación, intentase ir escribiendo un guión de respuestas a cada escalón que suben los mercados en su acoso a la fortaleza europea y su puerta de entrada española.

Llevaban unos días los “mercados” haciendo bajar la bolsa y haciendo subir el precio de nuestra deuda. Zapatero no se arredra y encarga de urgencia un nuevo paquete de medidas a sus ministros, siguiendo el criterio de que gobernar es, precisamente, tomar decisiones.

La bolsa, además, subió de forma importante el mismo día del anuncio y Zapatero debe pensar que algo tiene que ver con su capacidad de tomar medidas. Hasta nuestros bonos y nuestra deuda son menos caros.

Sin embargo, aunque políticamente pueda venderse, es evidente que la subida de la bolsa y el mejor tratamiento de nuestra deuda, tiene más que ver con el anuncio de que el Banco Central Europeo pueda comprar deuda de los países y menos con las improvisadas medidas del Gobierno.

Medidas saludadas por el Partido Popular y el lobby empresarial que reunió Zapatero en la Moncloa el sábado de reflexión de las elecciones catalanas.

Las medidas son más de escaparate, que reales en lo económico y, en todo caso, lesivas para las personas en lo laboral y social. Basta echar una ojeada a las mismas.

Rebajas del impuesto de sociedades hasta 2015 para las empresas pequeñas y para las grandes que mantienen empleo, ampliándose el número de empresas que pueden acogerse al tipo reducido del Impuesto de Sociedades.

No hay que olvidar que son medidas que ya existen y que se amplían en el tiempo, además de que el tipo medio real, incorporadas desgravaciones de todo tipo que ya se aplican, ronda el 18 por ciento.

Eso sí, incorpora nuevas dudas sobre la capacidad fiscal y recaudatoria del Estado y sobre los recursos de los que podrá disponer en los tiempos duros que se avecinan.

Otra medida es la de las 24 horas para crear una empresa, reduciendo plazos, costes y obstáculos. Es, de nuevo, más propaganda que realidad. Añade propaganda hoy y malestar mañana cuando se compruebe que no es verdad.

Se mete mano a las Cámaras de Comercio, eliminando la obligatoriedad de que cada empresa financie obligatoriamente a la Cámara. Se anuncia y ya se verá.

Hasta aquí publicidad y menos recursos. Ahora vamos a lo real, los recortes y la evasión del diálogo social y la participación. Por ejemplo, la rápida autorización de las agencias privadas de colocación, sin tomar en cuenta el compromiso de negociarlo con empresarios y sindicatos.

Por ejemplo, la integración de los funcionarios de nuevo ingreso en el Régimen General de la Seguridad Social y no en MUFACE, sin someterlo al proceso obligado de negociación con los sindicatos y olvidando que supone una modificación sustancial que no puede ser impuesta por la vía de los hechos y sin cumplir los requisitos de negociación.

Medidas para recaudar dinero vendiendo el coche para comprar gasolina como la venta del 49 por ciento de los aeropuertos y la gestión privada de los aeropuertos del Prat y Barajas. De nuevo sin negociación alguna, ni planteamiento previo. Deprisa y corriendo.

Si hay algo rentable y saneado, es la Lotería y Apuestas del Estado y que, también, incorporará hasta un 30 por ciento de capital privado. Esto es un regalito, una golosina, para algunos inversores interesados en negocios seguros.

Pero con todo, lo más grave, es la desaparición de los 426 euros mensuales de ayuda a las personas paradas que han perdido todo tipo de prestación por desempleo. En Madrid son 240.000 las personas paradas sin prestación por desempleo.

La crisis será larga. El paro de larga duración aumenta. No se puede poner en contraposición la ayuda a las personas desempleadas con el incremento del personal dedicado a orientación laboral en los servicios públicos de empleo, en 1.500 personas más. Ambas cosas son necesarias. Reforzar las políticas activas de empleo, la capacidad de orientar y buscar empleo a las personas paradas y atender y ayudar a las personas que se encuentran paradas, sin recursos y sin esperanza de encontrar un trabajo.

Un golpe bajo más contra los sectores más heridos por la crisis, en aras de mantener satisfechos a los bancos e inversores que, en su irresponsabilidad y avaricia, sentaron las bases de esta crisis y pretenden salir indemnes de la misma.

Zapatero debería ser consciente de que, con este tipo de medidas, ni saldremos de la crisis, ni crearemos empleo, ni daremos satisfacción a los mercaderes que seguirán acosando a Europa, utilizando para ello a los países más débiles de la Unión, como España.

Haría mejor Zapatero exigiendo el reforzamiento de la Unión Europea y sus instrumentos para combatir la crisis, que situándose a los pies de los mercaderes, debilitando cada vez mas la ya precaria situación de muchas personas paradas, pensionistas, jóvenes, mujeres, trabajadores y trabajadoras de los sectores públicos o privados.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: