18-D: LOS GOLPES BAJOS DE LOS MERCADOS

diciembre 17, 2010

Los mercados amenazan con convertirse en un falso mantra que lejos de liberar nuestra mente la condenan a una continua incertidumbre, a un camino sin destino.

Mantra es una palabra, un sonido, que repetido de forma continua, libera la mente de los pensamientos confusos que la atormentan.  Sin embargo la continua repetición de la palabra mercados serena muy poco  el atormentado devenir de la crisis que nos azota sin cesar.  No aleja la confusión de las amenazas constantes que planean sobre nuestras vidas.

Hay quines, para añadir confusión a la confusión nos explican que los mercados somos nosotros.  Nosotros somos el río de dinero que circula por el mundo, abandonando unas tierras para ir a regar otras más productivas.  Nosotros, como portadores de dinero que depositamos en bancos, fondos de inversión y fondos de pensiones somos el mercado.  Los causantes últimos, por tanto, de nuestros propios males.

Visto así, las “exigencias de los mercados”, son autoexigencias y las “necesarias reformas y ajustes “son nuestras propias necesidades”.

El falso mantra de “los mercados”, mil veces repetido, funciona como un excelente mecanismo para aceptar una realidad incuestionable, porque nosotros somos su origen.

Sin embargo basta pensar un momento para comprender que el silogismo no tiene base razonable alguna.  Nosotros tenemos dinero que metemos en los bancos o en fondos de pensiones.  Es cierto.

Nosotros llevamos ese dinero de un sitio a otro.  Eso ya no es cierto.  El dinero lo mueven altos ejecutivos, que no necesariamente trabajan para nosotros.  Llegan a sus puestos utilizando influencias, ganan fortunas por ser quienes son y estar donde están.  Cuentan con contratos blindados que les garantizan grandes beneficios, primas, pensiones y altísimas indemnizaciones por despido.  Si se producen ganancias ganan mucho dinero. Si se producen pérdidas ganan mucho dinero.

Los mercaderes que dirigen los mercados se comportan como plagas de langostas que arrasan las cosechas.  Viven en el pecado permanente de la usura.  Trafican con vidas humanas en pos del beneficio personal.

Europa es hoy la cosecha en la que han recalado.  Sus baterías apuntan directamente a un modelo económico y social que les resulta apetitoso.  Cada acoso a un país europeo, ya sea Grecia, Irlanda, Portugal o España es tremendamente productivo para ellos.  Socavan sin piedad, la educación, las prestaciones por desempleo, el Estado social y del bienestar.

En lugar de reforzar su precaria unidad política y económica, Europa condena a cada país de la Unión a afrontar los ajustes y sacrificios que imponen “los mercados”, sin tomar conciencia de que son insaciables y que su punto de mira no es éste o aquel país, sino Europa en sí misma.  Los mercados sobre Europa y los mercaderes sobre la política y sobre la democracia misma. 

La sociedad no va a permanecer callada, pero las dificultades de la sociedad para hacer frente a “los mercados”, son evidentes.  Europa es una unidad monetaria sin unidad política y sin articulación social a nivel europeo.

Hasta los sindicatos, organizados en torno a la Confederación Europea de Sindicatos (CES) tenemos serias dificultades para poner en marcha respuestas que desborden las fronteras nacionales.  El 29-S fue una Jornada de Movilización Europea, con una Huelga General en España, una manifestación europea en Bruselas y algunas manifestaciones nacionales.

Cada país ha respondido, desde una lógica nacional a las políticas de ajuste de sus gobiernos en función de las exigencias de los mercados.  Huelgas en Grecia, Francia, España, Portugal, Manifestaciones en Irlanda, Italia, Gran Bretaña.

Entre la Europa de los mercaderes, el euroescepticismo de muchas fuerzas políticas europeas y la incapacidad de construir una Europa Social, no es fácil una respuesta política y social que frene la agresión y el acoso de los altos ejecutivos de los mercados.

Pero en ello estamos.  La próxima cita, la convocatoria de la CES, de una jornada de movilización europea el 15 de Diciembre.  Una Jornada que UGT y CCOO hemos decidido que tenga culminación el 18 de Diciembre con manifestaciones de trabajadores y trabajadoras, ciudadanos y ciudadanas, en todas las capitales. 

El sábado 18 de Diciembre, a las 12 de la mañana de Neptuno a la Puerta del Sol, te esperamos.  Todos somos necesarios para poner fin a esta interminable serie de golpes bajos que la plaga de mercaderes-langosta, desencadenan sobre nuestras vidas y nuestro trabajo.  Si no lo hacemos nosotros nadie lo hará por nosotros.  Todos al 18-D
<Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

18-D: EN ESTADO DE ALERTA.

diciembre 17, 2010


El 15-D miles de trabajadores y trabajadoras salieron a la calle a exigir derechos, dignidad y respeto. Los trabajadores y trabajadoras europeos exigíamos estas mismas cosas en todos los rincones de Europa.

En unos lugares con Manifestaciones. En otros con actos públicos y concentraciones. En otros, como Grecia, con una Huelga General.

En el caso de España, este 15-D es el prolegómeno de las manifestaciones que recorrerán las capitales españolas, este sábado 18 de Diciembre.

Comenzamos ayer la jornada con una Manifestación y concentración posterior de trabajadores y trabajadoras de los sectores industriales ante la Asamblea de Madrid. Madrid ha sido la capital de la especulación, el pelotazo y la escasa inversión productiva. Por eso, ante la Asamblea de Madrid, los trabajadores y trabajadoras de la industria han exigido un modelo económico más productivo, más innovador, menos especulativo.

Allí estaban los trabajadores y trabajadoras de la construcción que han perdido más de 100.000 puestos de trabajo en esta crisis en Madrid y los de la industria que han perdido más de 55.000.

Poco después eran las trabajadoras y trabajadores de los servicios privados los que reclamaban, ante la CEOE, y la CEIM, las patronales española y madrileña, convenios dignos, salarios decentes, contratos estables. Compromisos ciertos con el empleo. Que los empresarios dejen de esperar que la salida de la crisis se la solucione el gobierno a golpes de decretazos que debilitan derechos laborales y sociales. Más tarde les toca el turno a los empleados públicos y a las trabajadoras y trabajadores que desde el sector privado prestan servicios públicos. En la Puerta del Sol. Exigiendo respeto a la negociación colectiva y a sus derechos laborales. Algunos de ellos tienen serios problemas para cobrar sus nóminas y ven amenazado su empleo por los recortes constantes de recursos para atender necesidades esenciales como la ayuda a domicilio.

Sus derechos laborales, sus derechos sindicales, derechos constitucionales, son objeto de las iras de gobiernos como el de Esperanza Aguirre y su coste de tertulianos y paniaguados.

Los secretarios generales de UGT y CCOO han dirigido la palabra cuando se han concentrado ante el Ministerio de Economía y Hacienda, en la Calle Alcalá. Europa no puede seguir dando la espalda a la ciudadanía. No puede abandonar su responsabilidad de hacer frente a los mercados desde la unidad y utilizando los instrumentos a su alcance, como el Banco Central Europeo, o como la posibilidad de imponer una tasa de las transacciones financieras internacionales.

España no puede seguir atendiendo las demandas de los “mercados”, sin escuchar las necesidades de sus ciudadanos y ciudadanas.

No es necesario, es desproporcionado, es injusto seguir golpeando a los pensionistas y a las personas desempleadas, sin compasión alguna, mientras se deja campar a sus anchas a una clase especuladora e improductiva. Mientras se evita entrar en las reformas imprescindibles y necesarias, como la fiscal o la del sistema financiero.

Acabó, así pues, la jornada declarando el estado de alerta ante una política europea y nacional que elegida por la ciudadanía, se pone a las órdenes de los mercados, de los mercaderes, que ni son democráticamente elegidos, ni buscan otro objetivo que el sometimiento de los pueblos a sus tristes designios.

El 18-D, España vivirá un día de manifestaciones en las grandes capitales. En Madrid, a las 12 de la mañana, de Neptuno a Puerta del Sol, para exigir una salida de la crisis que fortalezca la democracia, el empleo, los derechos laborales y sociales.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


18-D: LOS MERCADOS O LA VIDA.

diciembre 17, 2010

Es posible y está ocurriendo. No es entendible, pero es cierto, que en tiempos de crisis, con un paro galopante, una economía paralizada y con la espada de Damocles de la pobreza, la exclusión, la caída de las rentas de numerosas personas y familias. El Estado en su versión central, en sus Comunidades Autónomas, en sus Ayuntamientos, renuncia a defender a sus ciudadanos y ciudadanas, introduciendo recortes inaceptables en el gasto público y en el gasto social. Menos inversiones, ataques al sueldo de los empleados públicos, menos gasto en pensiones o prestaciones por desempleo.

Medidas, de los Gobiernos Central y Autonómico, que suponen detraer recursos de los más golpeados por la crisis, para apuntalar las altas rentas y los beneficios de las grandes corporaciones empresariales.

Abandonada a su suerte, cuando más necesita al Estado, la ciudadanía se enfrenta al miedo atávico de no tener trabajo, de perder su empleo, de no poder pagar la hipoteca, de la pérdida de rentas, el futuro de los hijos, la pérdida de calidad de vida, la pobreza, la exclusión social.

El miedo es aprovechado sin compasión, para justificar los ajustes, los recortes. El dios de los mercados impone sacrificios. Los sacrificios son inevitables, necesarios. Sí o sí.

Los mercados son un dios infinitamente más cruel que otros dioses. No basta rezar para que llueva. No basta sacar en procesión a los santos. El dios de los mercados exige el sacrificio de nuestros jóvenes, de nuestros mayores, de las mujeres, de quienes carecen de empleo. Sin empleo, sin protección por desempleo, sin pensiones, con menos derechos sociales a una educación, una sanidad, unos servicios sociales, los buitres caerán sobre sus presas sin compasión.

Nos cuentan que es inevitable. Que es inútil oponerse. Rizando el rizo, nos explican que los mercados somos nosotros mismos. Nosotros ponemos el dinero en los bancos, en los fondos de inversión, en los fondos de pensiones. Los ejecutivos son tan sólo aquellos que gestionan para nosotros los mejores resultados de esos dineros.

Sin embargo, ocultan que, en los mercados, ellos son los mercaderes. Nosotros somos las mercancías con las que ellos juegan cada día.

Ocultan que nada es inevitable. Que lo inevitable pocas veces ocurre, si muchos se empeñan en evitarlo. Ocultan que lo único inútil es no defender lo que tienes, tus derechos, tus libertades.

Por eso, tras la huelga general del 29-S, seguimos en la lucha, defendiendo a las personas desempleadas y las prestaciones por desempleo. Defendiendo la salud, la educación, los servicios sociales. Defendiendo una economía más sólida y menos especulativa. Defendiendo los derechos laborales y sociales.

El 18 volvemos a la calle en todas las capitales españolas. En Madrid a las 12 de la mañana, entre Neptuno y Puerta del Sol. Es mucho lo que se encuentra en juego. La vida al servicio de los mercaderes. Los mercaderes al servicio de la vida. Esa es la elección para nosotros y para nuestros hijos.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid