LA ESPERANZA DE WISCONSIN

Allá, en el Norte profundo de los Estados Unidos de América, pegado a los Grandes Lagos, se encuentra el Estado de Wisconsin. Allí fue elegido Gobernador, en el año 2010, el ultraconservador Scott Walker, en las filas del Partido Republicano, en su ala más radical y extremista. Un tipo del más puro estilo Tea Party, encabezado por la Gobernadora de Alaska, Sarah Palin.

Desde su toma de posesión en Enero, el susodicho, al más puro estilo Esperanza Aguirre, comenzó un ataque sin precedentes contra los trabajadores del sector público y sus representantes sindicales, en lo que se ha considerado el penúltimo ataque de los representantes del Gran Negocio americano al sindicalismo de este país.

Su primer acto, como Gobernador, ha sido reducir los impuestos y, en segundo lugar rechazar las ayudas federales de 800 millones de euros para realizar inversiones públicas. Inmediatamente después se ha dedicado a rebajar los sueldos de los empleados públicos, medida a la que los sindicatos no se opusieron, ante la situación de crisis. No ha quedado ahí la cosa, puesto que ha seguido proponiendo reducciones en cobertura sanitaria, educación, pensiones. Pero todo es poco para los ultraconservadores, que han introducido recortes en el derecho a la negociación colectiva.

La reacción no se ha hecho esperar. El 70 por ciento de la población de Wisconsin y el 61 por ciento de los estadounidenses encuestados se muestran contrarios a tanto recorte. Desde el 14 de febrero decenas de miles de personas se manifiestan, casi diariamente, en la capital del Estado, Madison, suscitando un apoyo muy importante en otros Estados.

La legislación de recortes y antisindical planteada por el Gobernador se ha visto paralizada por los tribunales, pero no por ello Walker ha cambiado sus intenciones, enfrentándose de forma cada vez más nítida a estudiantes, trabajadores públicos, sindicalistas y ciudadanía en general. Cientos de miles de trabajadores han comenzado a sacar su dinero de los bancos que apoyaron a Walker en su campaña electoral y trabajan activamente para revocar de sus cargos a los responsables de este desaguisado, incluido el propio Gobernador, posibilidad establecida en la legislación estadounidense, mediante la recogida de un número importante de firmas, que obligarían a la repetición de las elecciones.

Wisconsin era un Estado de la Unión con larga trayectoria de consenso en la legislación laboral. Tal vez, por ello, era un objetivo añorado por el Tea Party, en coalición con los poderes del Gran Negocio americano. Batir a los sindicatos, como una de las pocas defensas con las que cuentan las familias trabajadoras americanas, es esencial para estos sectores ultraconservadores.

La batalla de Wisconsin está animando la movilización en otros Estados. Una toma de posición de la “izquierda social”, desanimada por la crisis y por la ola ultraconservadora que ha inundado el país en tiempos pasados. Son muchos los intelectuales y economistas, como Krugman, que llaman al apoyo de los sindicalistas contra la demonización de los empleados públicos, culpabilizando a los trabajadores de la crisis, en lugar de girar la vista hacia Wall Street.

Charlas, concentraciones, mítines, se extienden por todo el país. Universidades, organizaciones sociales de todo tipo y, por supuesto, los sindicatos, encabezan un movimiento que aglutina ya a millones de ciudadanos que normalmente no participan, ni se interesan, por la política, o el sindicalismo, pero que consideran insoportable la agresión que se perpetra contra ellos y sus familias.

Hasta aquí Wisconsin. Volvemos a Madrid. No es muy distinto lo que el “carajillo party” de tertulianos, televisiones, políticos bien pagados, el aguirrismo ultraconservador y los poderes económicos ultraliberales están organizando en Madrid. Destruyendo cualquier vestigio de consenso, participación social, cultura del diálogo, al tiempo que imperan la rebajas fiscales para los más pudientes, mientras que la sanidad pública, la educación pública, las Universidades, la atención a la dependencia, son sometidas a recortes continuos, inaceptables y cada vez más insoportables para las familias trabajadoras madrileñas.

Como en Wisconsin, un ambiente a apatía de las fuerzas progresistas, ha permitido que los sectores ultraconsevadores se hayan crecido. Pero todo tiene un límite y la situación para muchas familias madrileñas comienza a ser insoportable.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

24 Responses to LA ESPERANZA DE WISCONSIN

  1. Pablo dice:

    Creo que la batalla contra esta gente que nos gobierna en la comunidad de Madrid no hay que establecerla en términos del diálogo, del consenso, del pacto social, porque todo eso debilita la lucha de la clase obrera. Lo que hay es que llamar a las movilizaciones y darles la batalla dialéctica en cada círculo, en cada comité de empresa. Que nuestro sindicato vuelva a representar a los trabajadores y no hacer pactos con los empresarios ni con los patrones. Deféndamonos contra el despojo en que están convirtiendo la vida civil con la lucha de clases. A por ellos, que son pocos y cobardes!!

    • ccooblog dice:

      Son pocos…no tan pocos y cobardes, sí, pero bien protegidos. Recuerda aquella camiseta de Os Resentidos: Estamos en guerra, pero hay que reflexionar. La lucha de clases no se fortalece sólo con movilizaciones en la calle, que por supuesto son la base de nuestra demostración de fuerza. También firmando un buen convenio colectivo, negociando la salud laboral en las empresas, o alcanzando un acuerdo que mejore la protección para los parados, o la mejora de la atención a la dependencia. No podemos ni debemos negarnos a eso, porque también forma parte de la lucha. Hay que explicarlo, debatirlo, informar, manifestarse y hacer huelgas, pero al final hay que negociar y alcanzar acuerdos. Es la esencia y la base del sindicalismo. Luego hay propuestas y alternativas políticas. Yo lo veo así, Pablo

      • Pablo dice:

        Vale, comprendo la realidad que nos rodea y que las cosas no son tan sencillas como podemos plasmar en la teoría, y se nos olvida la puesta en práctica de nuestras ideas. Pero estais contemporizando demasiado, siendo demasiado socialdemócratas y demasiado blanditos, haciéndoles concesiones a las administraciones, la del estado y las de las comunidades autónomas. Demasiado acuerdo con UGT cuando éste está lejos de ser un sindicato que representa la lucha de los trabajadores, aunque en esta organización haya gente de mucha tradición en la lucha, sus cúpulas los están colocando en sintonía con el PSOE, partido de la manifiesta derecha neoliberal. Para qué le haceis tantos homenajes a Marcelino Camacho, si os olvidais del espíritu que él representa, para qué os aliais con ZP para la reforma de las pensiones cuando os ha engañado vilmente y todavía se anda descojonando. Comisiones Obreras no debería ser otra sucursal del capitalismo, y si lo es, con mi voto en contra. Debatir, entre nosotr@s. A ellos, tralla, tralla y tralla.

      • ccooblog dice:

        Tralla sí, pero con sentido común e inteligencia. No es contemporizar organizar una huelga general o mantener el conflicto abierto en torno a los temas en lo que no estamos de acuerdo, como la congelación de las pensiones, debilitamiento del sector público, o cambiar la Reforma Laboral con una ILP. No es contemporizador, creo yo. Eso no significa que haya que intentar negociar todo lo negociable. No creo que sea distinto de loque hizo Marcelino cuando le tocó dirigir la organización, durante el franquismo y después del franquismo.

      • Pablo dice:

        ¿No creeis que en la reflexión cabe la concesión y en ese círculo de favores se disipa la contundencia de la idea primera y se transforma en un sucedáneo y en una pantomima que muchas veces no cubre las necesidades de nuestra clase, la trabajadora?
        Y ahí es donde voy. Cuándo nos vamos a plantar con otra huelga general, cuándo les vamos a decir a los capitalistas que este no es el modelo que queremos ni el sistema productivo que necesitamos. Ya sé que haceis todo lo que está en vuestra mano, y seguro que mucho más que yo, que hablo al pedo como dirían en Argentina. Pero es que creo que aquí nos falta algo, ser más combativos y concienciar a los trabajadores derechizados de que el camino de la derecha la rancia (PP) y la light(PSOE) no es el camino de la emancipación de la clase trabajadora.

      • ccooblog dice:

        Creo que convocatorias desde las direcciones confederales sólo hay que hacerlas cuando hay agresiones generales que las justifican. Ahora toca combatir la Reforma Laboral con la ILP, pelear por cada empleo en riesgo, por cada convenio colectivo, por cada impago de salarios, por cada ERE y así erre que erre, hasta que el mono hable en nuestro idioma. En cuanto a la derechización política, creo que no es bueno descansar sobre el sindicalismo la capacidad de recomponer una alternativa de izquierdas creible e ilusionante que necesitamos, no sólo en España, sino en toda Europa, acosada por los mercaderes y por las salidas ultraliberales de la crisis.

      • Pablo dice:

        Eso de que no hay que dejar descansar sobre el sindicalismo, ¿¿cómo?? Precisamente los agentes sindicales que se desviaron de las referencias de izquierda en años anteriores son los que no defienden completamente los intereses de la clase trabajadora porque no se ciñen al libreto original. Qué pocas menciones en los discursos de Javier López, de Toxo y Méndez a los postulados básicos del marxismo y qué poco creíbles haceis la difusión de lo que es el núcleo del pensamiento socialista. Abandonen la socialdemocracia, pongámonos en pie de guerra.

      • ccooblog dice:

        Mala estrategia el ir culpando al vecino de los males de la comunidad. Así no avanzamos nada de nada. Los sectarismos son malos consejeros de la izquierda.

    • Pablo dice:

      La palabra sectarismo creo que es poco acertada, aunque es válida porque es la perspectiva del que lo ve así. En mi caso, más que un sectarismo, lo veo como una unificación de ideas, una suma de fuerzas y, por supuesto, bajo la batuta del director de orquesta llamado PCE. No aguantais que os digan cuál es el guión a seguir, máxime cuando necesitamos un guía y hay una izquierda tan atomizada como la española. En ese asunto, la derecha ganó la batalla…

      • Pablo dice:

        Por cierto, ¿qué mayor agresión a la clase trabajadora que el pensionazo? ¿qué mayor agresión a la clase trabajadora que los desahucios y los embargos de sus viviendas? ¿qué mayor agresión a la clase trabajadora que la privatización de los servicios públicos?
        ¿qué mayor agresión a la clase trabajadora que la subida de los precios y la contínua deriva a la que nos lleva el exitazo del euro?

      • ccooblog dice:

        Pues en eso coincidimos. Si hay agresiones hay que organizarse y luchar contra ellas. Así que esté donde estés a hacerlo.

      • ccooblog dice:

        Sí aguantamos que cada uno haga lo que crea que tiene que hacer ysi crees que la batuta de dirección de orquestacomo le llamas, es el PCE, pues a hacerlo. Lo que cuestiono es que seas excluyente de la mitad de los instrumentos necesarios en la orquesta. A eso le llamo sectarismo. A lo mejor, en tu perspectiva el sectarismo es mío. En cuanto a no aguantar que nos digan el guión, pues claro, el guión lo escribimos nosotros y aceptamos ideas, sugerencias y acuerdos, pero no lecciones de nadie. Me parece normal para las personas y las organizaciones. O no te lo parece?

      • Pablo dice:

        Comprendo la ironía y en cierta forma la comparto. Creo que se malinterpreta muchas veces lo que es dar lecciones, porque “cada maestrillo, tiene su librillo” pero lo que me parece peligroso es que haya muchos “librillos”. Asistimos a un momento histórico en los que la clase trabajadora está huérfana de referencias. ¿Qué la culpa la tiene el sindicalismo? El sindicalismo muchas veces actúa motivado quizás por sus propias intereses y, en gran parte, corrompido por la propia estructura del Estado que le da cobijo para neutralizarlo. La Izquierda política y, en esa Izquierda no incluyo al PSOE, porque ha demostrado con creces que es la derecha light de nuestro país, no tiene la suficiente contundencia debido a décadas de persecución, clandestinidad y fracaso rotundo desde el punto de vista electoral. Podemos buscar los culpables pero me parece más interesante buscar la laguna de referentes ideológicos para la Izquierda de nuestro país. El PCE como referente ideológico debe guiar al sindicalismo que muchos mal llaman “de clase” (imagino que porque ya son de clase acomodada) siempre a partir del debate ideológico y de la participación. ¿Que muchos sindicalistas comparten las recetas de la derecha? Entonces no merecen ser llamados sindicalistas, son esquiroles como lo son aquellos que van a trabajar un día de Huelga General. Estrategia sí, pero la de la leña al mono (que no es el mono de trabajo)

      • ccooblog dice:

        Ahora mira y repara a tu alrededor y entre light, esquiroles,maestrillos con su librillo, huerfanos de referencia, corrompidos, interesados, faltos de contundencia, desclasados, y demás…sólo quedamos tú y yo y te aseguros que yo soy más rojo y puro que tú. Vamos, Pablo, fuera de coñas, repara a tu alrededor y dime si no te reconoces en algo del primero que pasa a tu lado. Pues eso te une a él, aunque no sea como tú…exáctamente.

      • Pablo dice:

        Pues seguro que eres más rojo y más puro que yo, esto no es un concurso. Pero me parecía interesante partir del debate ideológico porque parece que se nos olvidan los principios. Estoy convencido que, por mi juventud, apenas tengo 33 años, he luchado menos que otr@s y tengo menos historial de combate que los que se llevan peleando con el patrón de múltiples formas. Pero hay veces que no tenemos una visualización clara desde la base de los logros de nuestra clase y aunque suena a reproche toda mi retahila, te aseguro que lo digo porque mucha gente que no tiene las ideas claras y no sabe diferenciar entre quién es el hermano y quién el enemigo.

      • ccooblog dice:

        Pablo, no creo que nadie a estas alturas pueda presumir de ideas claras. Cada uno hacemos cuanto podemos. Nos equivocamos, o acertamos. Sólo eso. En cuanto a los principios, eso es un debate para largo, para toda la vida, porque cada día elegimos seguirlos o traicionarlos. Así que bienvenido al club de las preguntas y la lucha diaria.

      • Pablo dice:

        Pues la elección de traicionarlos debería estar prohibida.

      • ccooblog dice:

        Y prohibida está, hombre, pero cada quien termina siendo cada cual y al final se saltan las prohibiciones…

      • Pablo dice:

        Y si traicionas los principios, entonces te pueden llamar traidor con todo fundamento.

      • ccooblog dice:

        Claro, por supuesto y si traiciones a los tuyos y si los llevas al precipicio, y si…claro.

      • Pablo dice:

        Cada quien termina siendo cada cual… Puf, entonces estamos “aviaos”. Que se lo digan a los trabajadores de PRISA con el comité de empresa que era de Comisiones Obreras… Y como ese caso, cientos. Necesitamos que nos representeis, no que nos vendais…

      • Pablo dice:

        ¿De qué precipicio estamos hablando? Del precipio al que llevan los empresarios a los trabajadores en las empresas que no hay una defensa contudente de los derechos laborales por parte del comité. No sé muy bien, esos desenlaces felices en los que los sindicalistas se llevan la pasta y los trabajadores honrados son estafados y se les queda cara de idiotas después de los acuerdos clandestinos entre el patrón y los defensores de la clase obrera¿?¿?¿

  2. Luis dice:

    Hola Javier. Coincido en lo fundamental con tus apreciaciones en la contestación pero no dejo de sentir que estamos perdiendo el espíritu de las Comisiones Obreras. Las federaciones negocian sin consultar con los afiliados en ocasiones y eso crea malestar y desconfianza. El acuerdo conseguido puede que sea bueno, pero no es el nuestro. Esto te lo diría la mayoría de los “afectados”.
    Por otra parte los trabajadores y trabajadoras de Madison (y otras ciudades) están librando una lucha dura y que puede cambiar cosas. Echo de menos un apoyo explícito de los Sindicatos de Clase Europeos. Por si sirve, tengo el contacto de un hispano que forma parte del comité de huelga.

    • ccooblog dice:

      Pues si perdemos el espíritu de las CCOO, mala cosa, porque es de lo poco que creo que se salva de la quema generalizada. En cuanto a lo referido en el artículo, proviene de fuentes confederales de CCOO, por lo que a nosotros respecta los trabajadores y ciudadanos estadounidenses tienen todo nuestro apoyo. Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: