ESPAÑA INSOSTENIBLE. ESPAÑA EN MARCHA.

 Algo es ya insostenible en España.  El paro que consume la vida de nuestros jóvenes, las mujeres, los inmigrantes.  Una crisis, nefastamente gestionada desde los gobiernos, ya sean el central, o el de Aguirre en Madrid.  Los recortes del gasto público que debilitan la capacidad protectora del Estado y la calidad de los servicios públicos. 

Una situación insostenible que se ha puesto de relieve en las recientes elecciones.  Un castigo duro para quienes han aplicado políticas que han endurecido nuestras condiciones de vida y trabajo.  La ciudadanía ha cuestionado, a lo largo de esta campaña electoral, una forma de hacer política, que condena a la ciudadanía a ser la víctima única de la crisis.  Es el momento, de invertir el estado actual de las cosas, parece ser el mensaje.

El crecimiento económico es débil y la inflación alta.  Con un paro en el 21 por ciento de la población activa, la inversión pública no ayuda a reactivar la economía, se retrae.  La iniciativa privada sigue sin aparecer por ningún sitio y el crédito sigue restringido para familias y empresas.

Nuestro gobierno, atenazado por el Pacto de Estabilidad, el Plan de Gobernanza, el Pacto por el Euro, se ha sometido a las exigencias de la Unión Europea, que castiga a países como España, Irlanda, Grecia, o Portugal,  que no cumplimos los objetivos del déficit público y deuda pública.  Exigencias europeas que pretenden ganar en competitividad, a costa de reducir salarios, debilitar a los trabajadores y sus organizaciones en la negociación colectiva, renunciar a la protección social y a los servicios públicos.

Son esas las políticas que han llevado a Europa a 23 millones de personas en el paro.  Ajustes a los que se ha sometido a los países periféricos, entre los que nos encontramos España. Son muchas las personas paradas, los pensionistas, los trabajadores precarios y temporales, cada vez más pobres.  Reducciones salariales, deterioro de los derechos laborales, reducción de los presupuestos, del gasto público, del gasto social.  Recortes de derechos laborales y sociales.  Debilitamiento de los servicios públicos, entregados en masa a los intereses privados.

Ajustes y recortes que se agravan cuando vemos la actitud comprensiva y complaciente con aquellos que trajeron la crisis y que se ven premiados con un trato fiscal inaceptable que permite que no aporten los recursos, hoy más necesarios que nunca, para contener la crisis y defender a los ciudadanos y ciudadanas golpeados por aquellas.    Para acabar con la economía sumergida se perdona y amnistía a los defraudadores.

Todo ello produce el descrédito de la política, como instrumento para ocuparse de defender a la sociedad.  El descrédito de los políticos, afectados por una corrupción que proviene del modelo especulativo que ha alentado la burbuja financiera e inmobiliaria.  El 36 por ciento los españoles que podían hacerlo  no ha votado y el 4,2 por ciento ha votado en blanco o nulo.

El movimiento 15-M ha llevado a la calle a miles de personas conscientes de lo insostenible de esta situación.  Acuciados por un No Futuro aberrante.  Hartos de la desconexión de las políticas que se aplican con los problemas reales.  Es cierto que los grandes beneficiarios de la situación han sido, electoralmente, los partidos de la derecha, especialmente el  Partido Popular, que ha obtenido un poder institucional abrumador y casi absoluto en Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.  Pero bien puede ser una victoria pírrica si tomamos en cuenta que el escenario económico, social y político, es desolador y tremendamente duro y exige soluciones económicas,  que preserven el Estado Social y Democrático de Derecho y nuevas formas de entender y concebir la política.

La sociedad y los trabajadores, como parte de la misma, hemos dado un paso adelante, que juzga y exige soluciones a unos problemas, que no pueden seguir enquistándose, dando al traste con nuestras legítimas aspiraciones de vida digna y trabajo decente.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid.

Anuncios

8 Responses to ESPAÑA INSOSTENIBLE. ESPAÑA EN MARCHA.

  1. Juan Ángel Alonso dice:

    Mucha verdad y algunas soluciones, pero no encuentro auto critica,soy sindicalista, y aunque todos preveíamos la crisis inmobiliaria, no recibí nunca advertencia alguna de que era cierto y esto podría pasar de verdad, me temo que los sindicatos también durmieron en los tiempos de bonanza, Conclusión, no se aprende nada de lo bueno, y hemos vivido muy bien durante demasiado tiempo, solo espero que si salimos de esta como creo que saldremos, tengamos aprendida la lección y no la olvidemos cuando estemos en tiempos mejores.

    • Pero querido Juan Angel, donde estaban esas épocas de bonanza para los camareros, las limpiadores, los mecánicos, los albañiles, ¡los pensionistas!, ¡las viudas! en fin, que seguimos como siempre responsabilizando de la crisis al pobre hombre que se compra un piso para no tener que pagar un alquiler de 800 euros al mes.

      Te voy a decir una cosa: si un obrero tiene un piso suyo y vienen mal dadas, con dos patatas cocidas y su techo se arregla, pero si no tiene un piso suyo se puede ver durmiendo el y su familia debajo de un puente. Piénsalo.

      Un fuerte abrazo republicano

      Joaquín

      • Juan Ángel Alonso dice:

        Hola Joaquín, me temo que no interpretaste bien mi comentario, y creo que mientras en este país corrían por doquier los destajos y las horas extras, tu debías estar fuera.
        Yo me refiero, a esos jóvenes que por ganar dinero a mansalva,”eso si, trabajando de sol a sol” dejaron los estudios, se endeudaron en bonitos coches y viviendas impagables, y ahora no tienen que echarse a la boca.
        Yo lo que recuerdo, es que entonces, ningún sindicato les advertía del pan para hoy hambre para mañana.
        Y es más, veo a ciertos sindicalistas dando recetas de recuperación, y defendiendo a capa y espada los derechos de los trabajadores, sin tener en cuenta que trabajadores hay muchos mas allá de las administraciones, y mientras se enredan con el gobierno y la patronal, dejan de lado las mayoritarias pequeñas empresas donde se trabaja sin contrato, se abusa del dinero B y las horas extra.
        Ya está bien, de esto solo saca beneficio la puñetera derecha.

        Un saludo Democrático, constitucional y aunque sin estar de acuerdo Monárquico.
        La republica no la conocí, y conociendo la academia de la historia, prefiero no leer sobre ella, salvo que me recomiendes un buen libro de historia, preferiblemente imparcial.

      • ccooblog dice:

        Es que eso sólo tiene una solución, que los trabajdores se organicen también en las pymes. No es el sindicato el que puede llegar a cada microempresa, sino los trabajadores los que tenemos que constituirnos en sindicato en esos sitios. Y te recurso que el sindicato sí lo avisó y luchó en cada sitio donde pudo llegar. Es fácil culpar a los vecinos de los males de todo el barrio, pero si el barrio está mangas por hombro no es culpa del vecino. Así que menos culpas y más arrimar el hombro, que nunca es tarde. Cada uno desde donde le haya tocado. Un sindicato, una asociación de vecinos, o de madres y padres, o cultural, o en tu trabajo, o en tu pensión, da igual. No hay otra salida.

      • ccooblog dice:

        Esas eran las fracturas que nadie quería ver,las que ahora se traducen en desapego político y desconfianza social. La “bonanza” impedía ver las miserias que iba generando un modelo económico y social insostenible.

    • ccooblog dice:

      No faltaron análisis sindicales sobre la crisis que se avecinaba a causa de un modelo de crecimiento insano. Que no se quisieran escuchar es otra cosa, pero existir existieron y abundantemente. Leemos lo que queremos leeer y escuchamos lo que queremos escuchar. Luego parece que la explosión no estaba anunciada. Pero lo estaba, desgraciadamente. Las fracturas sociales que se estaban produciendo y las fracturas laborales. Reitero, todo estaba dicho y hasta nos movilizamos contra ello, pero a contracorriente, porque no queremos ver las cosas, aunque nos las anuncien. Reitero que desgraciadamente.

  2. Saleta dice:

    Hola, Javier. Soy una maestra afiliada a punto de jubilarme. Me gustaría que me contestaras acerca de las posibilidades que hay de que se prorrogue la jubilación LOE.

    Y en caso de que no sea así, ¿me podría jubilar por la ley de funcionarios el curso próximo? Tengo entendido que los cambios no comenzarían hasta enero del 2013

    Gracias por tu trabajo.
    Un saludo.

    • ccooblog dice:

      Querida compañera, los que mejor saben esas cosas son los de la Federación de Enseñanza. Aunque en un panorama de recortes como el que tenemos por delante, la jubilación LOE es objetivo a batir y dependerá de nuestra fuerza que se mantenga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: