LIBERALIZACIÓN DE HORARIOS VERSUS LIBERTAD CIUDADANA

Los ciudadanos madrileños tienen “problemas más graves que el horario para poder ir a comprar”. Lo ha dicho Paloma Vega Secretaria dela Federaciónde Comercio, Hostelería y Turismo de las CCOO de Madrid.

Tendría gracia, si no fuera dramática, la propuesta de Esperanza Aguirre de combatir el paro a fuerza de abrir comercios a todas horas y todos los días del año. Con casi 600.000 personas paradas en Madrid hay que reconocer que esgrimir la liberalización absoluta de horarios comerciales, como la solución final puede resultar chusco. Lo cierto es que, como argumenta Paloma, pese a tanta liberalización de horarios, el empleo en el comercio madrileño ha caído un 3% y el 70% de esa pérdida lo es de empleo femenino.

Es verdad, los madrileños parados y amenazados por la crisis, no compramos más en función de la mayor franja horaria de apertura de los grandes centros comerciales. Por más quela Federación Madrileñade Municipios, ola CEIM, aplaudan la propuesta y anuncien miles de empleos nuevos, los datos son tozudos y lo desmienten. Ni se crea más empleo, sino que se destruye, no se consume más, sino al contrario.

Es más, los representantes empresariales del comercio madrileño piden la reconsideración de las medidas liberalizadoras de horarios porque no contribuye a la revitalización del sector ni a la generación de empleo. También lo hacen las organizaciones de consumidores. Tan sólo coinciden con Esperanza Aguirre en la utilidad de agilizar y eliminar trámites burocráticos para crear pequeñas y medianas empresas.

El anteproyecto de ley que pretende liberalizar los horarios comerciales para empresas de menos de750 metros cuadradossupone una vuelta de tuerca más para la desregulación del sector, la destrucción del pequeño comercio y la destrucción de empleo, sin aportar nada a la reactivación del consumo, que depende más de la creación de empleo, que restituye la confianza de los consumidores. En cuanto a los trabajadores del sector comercial, el efecto negativo sobre la desregulación de horarios, jornadas, ocio, descanso y conciliación de vida laboral y personal son dramáticos.

Lo peor, con todo, es que una vez más se desprecia el diálogo, la negociación y el acuerdo. Haría bien Esperanza Aguirre en escuchar a los trabajadores y trabajadoras del sector y a los propios comerciantes, a los consumidores, abordando un Plan General del Comercio Madrileño, porque el comercio es determinante para garantizar un modelo social de convivencia, vertebrador del urbanismo de nuestras ciudades, barrios y pueblos

Francisco Javier López Martínez

Secretario General CCOO de Madrid

2 respuestas a LIBERALIZACIÓN DE HORARIOS VERSUS LIBERTAD CIUDADANA

  1. ¿600.000 parados en Madrid? ¿Donde están?

    En la crisis de las primeros años noventa, tan terrible como esta, aunque aún el ataque al Estado de bienestar no era tan claro ni contundente, estaba en sus comienzos y, tampoco amenazaron tanto a los sindicatos mayoritarios, un grupo de parados en Madrid, entre los que yo me encontraba, creamos un colectivo de parados en la Asociación de Vecinos de Quintana, no como colectivo de la “asociación” que nos permitiera tener esa cobertura legal, pues sus miembros no quisieron, sino como colectivo del barrio que se “reunía” en la Asociación de Vecinos de Quintana, que realmente creo que se llama de la Merced, argumentando que había que “resguardar” a la asociación ¿no se de que?, quizás, de la posible radicalización de los parados. La asociación, la tenía en sus manos en aquel momento y ahora también Izquierda Unida.

    El colectivo se creó para apoyar las marchas contra el paro que en toda Europa se celebraron, como en España, aquí organizadas por CGT y apoyadas por los sindicatos minoritarios que existían entonces y por algunos colectivos de barrio y desestimadas por los sindicatos mayoritarios que no hicieron ninguna movilización, que yo sepa, contra la situación de casi cuatro millones de parados en toda España como tampoco la han hecho ahora.

    El colectivo de parados de Quintana, entre otras cosas, recogió diez mil firmas en las puertas de las oficinas de INEM que entonces había en Virgen del Lluc y Santa Leonor y también poniendo una mesa todos los sábados en la Plaza de Quintana.

    Después, esas firmas se entregarían en el Ayuntamiento, y el Parlamento de la Comunidad de Madrid. Se hicieron concentraciones y otras protestas una de ellas en la Puerta de la antigua sede del Ayuntamiento, en la que traspasados por una larga cuerda pusimos decenas de zapatos como símbolo “de andar” buscando curro. Sólo un periódico, el País, se hizo eco de aquello publicando una foto y un pequeño comentario.

    Éramos los “perros flauta” de entonces y nadie nos hizo caso, pero como el 15-M fue bonito mientras duró.

    Nada habrá sin la República

    Joaquin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: