MARIANO CONVOCA: NOSOTROS PONDREMOS FECHA

febrero 16, 2012

CCOO, teníamos serias preocupaciones sobre el contenido de una reforma laboral que el Ministro De Guindos anunciaba en Europa, a micrófono abierto, como extremadamente agresiva y que el propio Mariano Rajoy consideraba que iba a costarle una Huelga General.  Estimación posteriormente ratificada por diversos portavoces y responsables políticos del PP.

La decisión del Consejo de Ministros no ha desmerecido en nada los planteamientos previos del Gobierno.  La reforma laboral es brutal y merece una huelga general.

Dicho esto conviene reparar en que empresarios y sindicatos habíamos firmado recientemente el II Acuerdo sobre Empleo  y Negociación Colectiva 2012-2014. Un Acuerdo que definía estructura de los convenios colectivos, flexibilidad negociada en las empresas, condiciones negociadas para no aplicar un convenio, o crecimiento moderado de los salarios, a cambio de contener los precios y reinvertir beneficios empresariales.

El Gobierno pega una patada al Diálogo Social, entra como elefante en cacharrería y, lo que era un Acuerdo, es cambiado, desnaturalizado y desguazado, dejando poco margen a la autonomía de empresarios y sindicatos para negociar temas que les son absolutamente propios.

El decretazo del Gobierno entra de lleno en la negociación colectiva, al dejar  sin efecto los convenios colectivos forzando el arbitraje obligatorio y situando el convenio de empresa por encima el convenio de sector.  Simple y llanamente se conducen las relaciones laborales a la individualización.

Por encima del convenio en precario el empresario puede reducir salarios, desplazar a trabajadores, y trabajadoras, cambiar sus funciones, su jornada laboral,  sin necesidad de justificar pérdidas.  Puede aprobar un Expediente de Regulación de Empleo sin necesidad de autorización administrativa previa, probando una conflictividad laboral impredecible.

Hasta las bajas por enfermedad pueden ser causa de despido.  Los despidos objetivos se generalizan con indemnizaciones de 20 días por año, cuando no gratuitamente, con los nuevos contratos para emprendedores con periodos de prueba de un año.

Esta reforma laboral sólo traerá más paro, más precariedad, más temporalidad.  Juegan con el miedo y la resignación.  Se olvidan de la gente, de las personas paradas, de las personas trabajadoras que cada día ven en peligro su empleo.

El desapego, el descrédito, de la política por parte de los trabajadores  y trabajadoras y la ciudadanía no hacen sino aumentar.  El conflicto laboral crecerá de forma inevitable y la tensión social será cada vez más ingobernable.

No podemos aceptar, ni resignarnos a ese futuro. Las movilización, medida, serena, firme, contundente, lo más amplia posible, tiene que abrir la puerta a la negociación, a la solución negociada del paro, la crisis y el conflicto social abierto.

El 19 de Febrero daremos una primera muestra de movilización masiva contra la crisis, el paro y la reforma laboral. Seremos cada día más y sembraremos el mapa de España de movilizaciones.  No iremos a una huelga general convocada por Mariano Rajoy cuando más le interese.  Iremos cuando España, la ciudadanía, los trabajadores y trabajadoras, la sociedad, hayamos acumulado fuerza y capacidad de  movilización para parar España.

Ellos eligen entre conflicto abierto y en ascenso, o negociación, larga, dura, a cara de perro en ocasiones, pero uniendo a la sociedad.  Porque eso es lo que necesitamos el país y los trabajadores y trabajadoras.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid

Anuncios

MILES DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS ORGANIZAN LA LUCHA CONTRA LA REFORMA LABORAL

febrero 14, 2012

Intervención Asamblea delegados
14/02/2012

Gracias, de nuevo por llenar este salón de actos y desbordarlo hasta ocupar la calle de Lope de Vega con más de mil compañeros y compañeras que ya no caben aquí.

Vaya un primer saludo para cuantos hoy luchan por su empleo, en la industria, en los servicios, en la construcción. Compañeros y compañeras de Arcelor, de ayuntamientos como el de Parla, Collado Villalba, Valdemoro, Torrejón, Alcorcón y otros muchos. Compañeros y compañeras de SPANAIR.

Volvemos a ser los primeros en responder a la llamada de nuestras Confederaciones en uno de los momentos más duros por los que atraviesa nuestro país y los trabajadores y trabajadoras.

A lo largo de esta crisis hemos visto caer empresas y aumentar el paro. Desde el inicio de la misma CCOO y UGT hemos planteado la necesidad de negociar las medidas para combatir la crisis y superarla.

Hemos hecho esfuerzos para alcanzar acuerdos: Sobre pensiones, sobre los trabajadores y trabajadoras del campo, sobre el trabajo doméstico.

Hemos intentado en dos ocasiones negociar en materia de contratación y en materia de negociación colectiva. Y hemos topado con el portazo en las narices de la patronal y la imposición del Gobierno. En la primera de las ocasiones el Gobierno impuso una reforma laboral que dio lugar a la huelga general del 29-S. En la segunda, el desgaste del Gobierno condujo a la anticipación de las elecciones generales.

Con un nuevo Gobierno hemos intentado retomar la negociación y el Diálogo Social y hemos convenido un Acuerdo de Negociación Colectiva. Un Acuerdo que conduce a la senda de la negociación en la flexibilidad en las empresas y que compromete crecimientos moderados de los salarios a cambio de moderación en el crecimiento de los precios y la reinversión de beneficios.

El Gobierno saludó el Acuerdo e inmediatamente lo ha tirado a la papelera.

Porque la Reforma Laboral impuesta no solo legisla en aquello sobre lo que no había acuerdo, sino que tira por la borda y desprecia el Diálogo Social en todo aquello que es más propio de empresarios y sindicatos: La negociación colectiva.

La Reforma Laboral decretada es sin duda la más dura, brutal y agresiva de todo nuestro periodo democrático.

El Gobierno abarata y facilita el despido. Deja en manos del empresario todo el poder para despedir, incumplir el convenio, cambiar unilateralmente las condiciones de trabajo, el salario, el lugar de trabajo, eliminando la autorización administrativa en los Expedientes de Regulación de Empleo.

En una situación dramática como la que viven muchos Ayuntamientos, y Comunidades Autónomas, se facilita el despido en las Administraciones Públicas.

El país tiene un problema serio de empleo y la respuesta es facilitar el despido.

Este país necesita más una reforma del sistema financiero que facilite el acceso al crédito de empresas y familias. Necesitamos una reforma fiscal que combata el fraude y haga más justo el reparto de las cargas fiscales.

Necesitamos apuntalar las maltrechas finanzas de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Necesitamos pensar un modelo productivo solido y sostenible. Con base industrial y servicios de calidad, repensando el futuro del sector inmobiliario.

Necesitamos proteger a los parados y las familias, fortaleciendo las prestaciones y Servicios Públicos.

Vamos a tiempos turbulentos en los que la movilización tiene que abrir paso a la negociación. La Reforma es aplaudida por la Merkel mientras los mercados siguen bajándonos la nota.

Facilitar el despido produce más paro, menos consumo, menos actividad económica y de nuevo más paro, más crisis, más dureza, más recortes, más ajustes. Un bucle del que no saldremos con reformas como la impuesta, sino reactivando la economía y creado empleo.

Tenemos por delante un largo camino de debate en las empresas y la sociedad. De movilizaciones crecientes. Con una primera cita el 19 de febrero. Vamos a sembrar España de movilizaciones.

Tiempo de movilización. Tiempo de lucha para conseguir imponer salidas justas y equilibradas a la crisis.
Buen trabajo. Adelante.
VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS.
VIVA UGT
VIVA CCOO
Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


Prologo al poemario La Tierra de los Nadie

febrero 11, 2012

En el año 2002, el Ayuntamiento de Lekunberri, publicaba mi poemario La tierra de los Nadie, premiado en el certamen Ángel Urrutia Iturbe – Saria.

Había escrito ese poemario, a ratos perdidos. Ernesto Cardenal y Jaime Gil de Biedma me habían incitado a someterme a esta prueba. Mirando la vida desde el Sur, Eduardo Galeano me invitó a escribir sobre los nadie y sobre la tierra que habitan.

Al igual que los economistas fueron incapaces de ver venir la crisis que hoy nos azota, yo tampoco podía intuir que nuestro pueblo, al igual que otros muchos pueblos, se convertiría en Tierra de los Nadie, donde la ciudadanía, los modernos proletarios, aquellos que sólo contamos con nuestro trabajo para vivir, sentimos el abandono, el desapego, el olvido, de quienes deberían ver justificada su existencia en escuchar a la gente y acudir, cuando menos, a curar las heridas que la injusticia produce.

Pensé que el Prólogo a aquella edición lo escribiera Indio Juan, pero el rapsoda de la Cantata de Santa María de Iquique estaba ya herido de muerte. Por eso aproveché su última intervención pública, en el homenaje que le rendimos en el Auditorio Marcelino Camacho, como cimientos sobre los que edificar mi voz.

He utilizado, con su permiso, algunas fotos de uno de los mejores cronistas gráficos de los Nadie en nuestro Madrid, Fran Lorente, para poner caras a los poemas.

Creo que hoy, los nadie sobre los que intenté escribir, lejos de caminar hacia su desaparición, se extienden por el país y necesitan escribir su historia, encontrar sus voces, sumarlas, unirlas, hacerlas oír. Necesitan componer sus músicas, encontrar sus pintores, sus cineastas, quienes narren sus vidas, aquellos que escriban sus poemas.

A lo largo del año iré publicando cada semana un poema de La Tierra de los Nadie, con la única intención de transformar la dureza anunciada en esperanza, una esperanza con minúsculas, pero, tal vez por eso, más necesaria que nunca.

Deseo que te ayude, espero que te sirva.
Francisco Javier López Martin


POR EL EMPLEO, POR EL DIALOGO SOCIAL

febrero 10, 2012

Escribo estas notas cuando quienes trabajamos nos encontramos en capilla a la espera de las noticias que nos depare el Consejo de Ministros sobre la tan traída y llevada Reforma Laboral. Esa reforma que el gobierno mismo reconoce que no creará empleo, pero que parece absolutamente imprescindible para algo, no se sabe bien qué. Uno de esos sacrificios en la cima de la pirámide para calmar la furia de los dioses europeos.

Escribo sobre la Declaración por el Empleo y el Diálogo Social que hemos firmado este pasado miércoles los empresarios y sindicatos madrileños. No es poca cosa sentar a Arturo Fernández, que pasa por ser el portavoz del sector más duro del empresariado español, y alcanzar con él un puñado de compromisos. No es poco que firmemos en un momento en el que ese sector duro de la patronal espera impaciente una decisión favorable a sus pretensiones tradicionales de contar con contratos de despido barato.

Esa misma patronal sabe que el principal problema no es si el despido es más o menos barato, sino las dificultades de acceso al crédito de las entidades financieras que mantienen cerrado el grifo.

Por eso uno de los contenidos de la declaración propone definir una estrategia de financiación que incluye la reclamación de reducir los plazos de pago por parte de las Administraciones. Igualmente la voluntad de centrar los esfuerzos en políticas que contribuyan a la reactivación económica en sectores como la industria, los servicios, o la innovación.

La Declaración apuesta por la negociación de un Pacto por el Empleo que dé respuesta al principal problema que lastra nuestra salida de la crisis, que no es otro que las altas tasas de paro que soportamos, que nos han llevado a superar las 623.000 personas paradas en Madrid. Las políticas de empleo y formación deben verse fortalecidas desde la cooperación entre administraciones, empresarios y sindicatos. Ambas partes nos comprometemos a reforzar estas políticas, mejorar la estabilidad y productividad del empleo, el seguimiento de la negociación colectiva y la evaluación del absentismo.

La prevención de los accidentes, abriendo las negociaciones del IV Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales y la solución extrajudicial de los conflictos laborales, son otros dos aspectos recogidos en esta Declaración.

Como instrumentos para el desarrollo de este acuerdo creamos una Mesa Bipartita de Dialogo Social entre empresarios y sindicatos, al tiempo que planteamos que la Comunidad de Madrid impulse la concertación social a través del Consejo de Madrid para el Desarrollo, el Empleo y la Formación.

Estamos ante en acuerdo que traslada un mensaje a los gobernantes: la vía de la negociación y la búsqueda del acuerdo es la única que garantiza salidas justas y equilibradas a la crisis económica, de empleo y social que atravesamos.

Hoy veremos si el Gobierno de España ha entendido reforzamientos puesta por el reforzamiento del dialogo social, o se adentra en la selva de la imposición, que puede llevar a este país al desastre económico, a la descomposición política y a la fractura social.
Francisco Javier López Martin
Secretario General de CCOO de Madrid


#7F: 150.000 CONTRA LOS RECORTES

febrero 8, 2012


Cuando la cabecera de la manifestación Contra los Recortes y Por los Servicios Públicos llegaba a la Puerta del Sol, sobre las 8 de la noche, los últimos manifestantes salían de Neptuno y los dos sentidos de la calle Alcalá se encontraban repletos de una marea multicolor y arco iris de manifestantes. Profesores de todos los ciclos educativos, sus alumnos y sus padres (de alumnos, los más, y algunos con hijos profesores). Profesionales sanitarios y sus pacientes. Vecinos de Madrid y de muchas localidades de la Comunidad. Bibliotecarias y celadores. Auxiliares y trabajadores sociales. Bomberos que desplegaban pancartas descolgándose por las fachadas y mujeres que trabajan en la ayuda a domicilió. Jóvenes y mujeres mayores. Empleados públicos y trabajadores de empresas privadas.

Causa alegría comprobar que, pese a los esfuerzos que despliegan algunos medios de comunicación y algunos responsables políticos como Esperanza Aguirre, junto a sus jóvenes cachorros situados al frente de determinadas consejerías, para desprestigiar a los empleados públicos y sus legítimos representantes, la ciudadanía ha respondido masivamente a la convocatoria de manifestación, olvidando las diferencias y distancias que pretenden sembrar entre nosotros, con la injustificable intención de recortar inversiones, presupuestos, personal y calidad de los servicios públicos.

Las medidas adoptadas recientemente por el Gobierno Regional suponen amenazar con el paro a 11.000 empleados públicos, debilitando la calidad de la educación, la sanidad, los servicios públicos y sociales.

La temporalidad, la precariedad y los bajos salarios han ido creciendo en el empleo público. Los retrasos en los pagos a proveedores de bienes y servicios a las administraciones públicas ponen en riesgo miles de empleos en servicios externalizados y privatizados.

Esperanza Aguirre no puede continuar alimentando fantasías como la creación de 250.000 empleos implantando el casino de Las Vegas en Madrid, ni creando más campos de golf y clubs de campo, ni abriendo los comercios 24 horas.

Medidas, anuncios, cortinas de humo para alimentar tertulias, sin crear un solo puesto de trabajo.

Esperanza Aguirre debe inmediatamente mirar a Madrid y a su ciudadanía. Es presidenta de todos los madrileños y, cuando la crisis arrecia, debe inmediatamente atender a las personas paradas. Son 330.000 las personas paradas que no cobran ya prestación, subsidio, ni ayuda alguna. Son ya 623.000 las personas paradas en Madrid.

Debería ayudar a aquellas personas que ven amenazados sus puestos de trabajo, facilitando el crédito a familias y empresas, ayudando a sostener una economía muy maltrecha en todos los sectores de la producción y los servicios.

Debería, Esperanza Aguirre, fortalecer los servicios públicos para evitar fracturas sociales, que pueden generar tensiones insostenibles. La educación, la sanidad, los servicios sociales, la atención a la dependencia, los servicios de empleo, son esenciales en tiempos de crisis.

Las más de 150.000 personas que asistieron a la manifestación madrileña, Contra los recortes y por los servicios públicos, han reclamado con claridad un giro hacia la realidad y hacia los problemas reales, por parte del Gobierno regional de Esperanza Aguirre. Quieren sensatez, diálogo, negociación, justicia y atención a los problemas del empleo y la calidad de los servicios públicos.

Negar la realidad, acusar a los convocantes y participantes de “políticos”, sólo agravará la situación de crisis, la pérdida de empleo, el endurecimiento de las condiciones de vida para la mayoría de la población.

Es la hora de negociar y acordar. La hora de unir a la sociedad contra la crisis, por el empleo, por la defensa de una sociedad, democrática, libre y cohesionada. Escuchar a la sociedad es la primera obligación de un gobernante y Esperanza Aguirre lo sabe.

Francisco Javier Löpez Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


7 FEBRERO: CONTRA EL PARO, LA CRISIS Y LOS RECORTES.

febrero 5, 2012


Los datos del paro han vuelto a golpear como un mazazo en la Comunidad de Madrid. Si la Encuesta de Población Activa (EPA) destapaba 623.000 personas paradas en la Región, pocos días después, los datos de paro registrado vuelven a señalar que durante el mes de Enero 22.756 personas se apuntaron al paro en Madrid, conduciéndonos a 511.465 personas apuntadas como paradas en las oficinas de empleo.

El dato es tan brutal, que aún intentando reducirlo a dimensiones humanas, arrojan 734 nuevas personas en el desempleo regional cada día del mes, incluyendo domingos, Año Nuevo o Reyes. Más de 30 personas al paro en cada hora del mes. Cada dos minutos una persona más en el paro. Minuto a minuto, hora a hora, día a día.

La situación es ya insostenible para muchas familias madrileñas y sobre todo para esas 330.000 personas paradas que no tienen prestación, subsidio o ayuda alguna.

El paro crece más entre las mujeres y entre los jóvenes. Crece en todos los sectores, pero aún más en los servicios. Crece en las personas de más edad. Se prolonga durante más tiempo, afecta a más personas que pierden la prestación por desempleo.

La Presidenta Aguirre, que hasta ahora culpaba del paro a Zapatero, esgrime ahora el inconsistente argumento de que Madrid tiene un efecto llamada sobre los parados de toda España que se vienen aquí a buscar empleo.

Lo cierto es que, entretenida con la apertura 24 horas de los comercios, la privatización del agua de los madrileños, la llegada de la economía de casino de Las Vegas a Madrid, o la apertura de un Club de Campo para los inversores privados, Esperanza Aguirre desoye y desatiende el principal problema de la ciudadanía madrileña: el paro y sus efectos de empobrecimiento y fractura social.

En cuanto a su Consejera de Educación y Paro, Lucía Figar, bastante tiene con la mareaverde y con la incipiente marea universitaria, hasta el punto de que desatiende las políticas de empleo. Desmontando el Servicio Regional de Empleo y sus órganos de participación, para dividirlo en tres Direcciones Generales, nos enteramos ahora de que la Consejería debe 220 millones de euros de políticas de empleo y formación, ejecutados por empresas, entidades, o ayuntamientos. La propia Presidenta achaca el problema a la unificación de las Consejería de Empleo y Educación que ha originado “algún problema” de pago, que puede conducir a la ruina de empresas y el impago de salarios de los trabajadores contratados.

En cuanto a las políticas de empleo para 2012, nadie sabe nada sobre qué acciones se pondrán en marcha para personas paradas. Y en lo que respecta a la dramática situación de las familias de las personas paradas, una negativa absoluta a fortalecer los programas de rentas mínimas y rentas básicas, que permitan la supervivencia económica de las mismas.

Mientras, Esperanza Aguirre sigue obsesionada con convertir Madrid en un paraíso fiscal que atraiga a los más ricos, aún a costa de privar a la Hacienda Madrileña de cerca de 3.000 millones de euros anuales, en rebajas fiscales para las rentas más altas, al tiempo que sigue recortando gasto público, gasto social, e inversiones, necesarias para contener la crisis y el paro desbordado y asegurar la protección a las personas. Debilitando las rentas de la ciudadanía, deteriorando aún más el consumo, agudizando la crisis y sembrando sufrimiento entre los más desfavorecidos y golpeados por el paro.

Es la hora de unirse, organizarse, y luchar por una salida justa de la crisis. La hora de exigir que lo primero son las personas y su empleo. Es la hora de defender las prestaciones sociales y los servicios públicos de todas las personas y para todas las personas.

Es la hora de salir a la calle, el 7 de Febrero, entre Neptuno y Sol, a exigir el fin de las políticas de recortes que sólo nos hunden más en la crisis, el empobrecimiento y, para muchos, la miseria. Sólo se pierde la batalla que no se libra.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madri


7 DE FEBRERO: UNA REFORMA FISCAL URGENTE

febrero 4, 2012

Cualquiera que escuche a algunos empresarios clamando por la rebaja de impuestos podría pensar que España es un país que no crea empleo y hunde a sus empresas a golpe de presión fiscal. Si además de Arturo Fernández, Presidente de CEIM y Primer Vicepresidente de CEOE, es Esperanza Aguirre la que, contraviniendo a su Gobierno de España, predica las rebajas de impuestos. Y si además los tertulianos de la TDT cavernarias despotrican contra los impuestos, podemos terminar creyendo, que vivimos en un país aplastado por los impuestos. Y sin embargo no es así. El problema del país es que muchos, especialmente los que tenemos nómina, pagamos y otros pagan muy poco.

La etapa democrática ha hecho que la recaudación fiscal haya crecido y contemos con un sistema fiscal que combina impuestos directos, como el IRPF, indirectos como el IVA y cotizaciones sociales. El problema, como quedó dicho, es que las rentas que no proceden del trabajo escapan fácilmente a la tributación y que esta situación, unida al fraude fiscal, ha ido empeorando a lo largo de los últimos lustros. Llegó la crisis y entre la caída de beneficios y la alta dependencia de operaciones inmobiliarias, los ingresos se han resentido notablemente. Si además tomamos en cuenta que las reformas tributarias entre 2003 y 2008 han supuesto la pérdida de más de 17.000 millones de euros anuales para las Administraciones, la situación no puede ser menos alentadora en un momento en el que la inversión pública debería suplir a la privada.

De ahí el saldo negativo entre ingresos y gastos de nuestras Administraciones públicas.

Nuestra presión fiscal, los ingresos por impuestos y cotizaciones sociales, suman un 30,7 por ciento de nuestra riqueza nacional (nuestro Producto Interior Bruto), mientras que la media europea se encuentra en el 38,7 por ciento en la Zona Euro, alcanzando el 47,9 por ciento en Dinamarca, el 39,5 por ciento en Alemania, el 41,3 por ciento en Francia, o el 42,1 en Italia.

Tenemos un IRPF que controla muy bien las rentas del trabajo, pero que consigue poca recaudación y esfuerzo de las rentas del capital. Contamos con un impuesto de sociedades que hace que las empresas aporten un pequeño 4,3 por ciento del PIB, con un tipo medio legal de gravamen del 28 por ciento, pero un tipo real del 16,7 por ciento, mientras que las grandes empresas no llegan al 10 por ciento. Y todo ello sin tomar en cuenta un fraude fiscal que, según estimaciones, duplica al de la media de la Unión Europea y la existencia de figuras como las SICAV (Sociedades de Inversión) que tributan con tipos ínfimos del 1 por ciento.

Al final, uno de los impuestos más importantes es el que grava el consumo, el famoso IVA, que, repercute más sobre quienes consumimos más, porque somos la mayoría de la población. En cuanto a las cotizaciones sociales que aportamos los trabajadores y empresarios es evidente que sale de la nómina de los trabajadores, mientras que la cotización del empresario sale del precio final del producto.

En definitiva, el sistema fiscal español es desequilibrado e injusto, alejándonos de las Unión Europea. Con la crisis que vivimos, sería razonable abordan una reforma fiscal que permitiera contar con los recursos necesarios, equilibrando las aportaciones y esfuerzos de trabajadores y empresarios. En primer lugar reforzando la persecución del fraude fiscal. En segundo lugar mejorando el IRPF, estableciendo tarifas mayores para las rentas más altas, o eliminando las estimaciones objetivas de actividades económicas. Deberían eliminar todas las deducciones del Impuesto de Sociedades que no tengan que ver con la reinversión de beneficios y la creación de empleo en las empresas.

Debería controlarse la actuación de las SICAV, que en muchos casos son utilizadas para eludir impuestos. Deberían restablecerse impuestos como el de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones. Debería instaurarse un nuevo impuesto sobre entidades financieras como han hecho algunos países europeos, o sobre transacciones financieras.

Nuestro sistema fiscal tiene arreglo y puede aportar los recursos necesarios en tiempo de crisis, a condición de que las Administraciones y los empresarios de este país, tomen conciencia de que, al menos, tenemos que alcanzar las medidas europeas de recaudación y que eso significa que el esfuerzo fiscal tiene que ser equilibrado, no sangrando más las rentas del trabajo. Si además, la Unión Europea, para variar, fuera capaz de cooperar para combatir el fraude y acordar un sistema fiscal común, con bases impositivas y tipos mínimos impositivos comunes, creando un Tesoro Europeo y una Agencia Europea de la Deuda, acordando impuestos comunes sobre transacciones financieras y luchando conjuntamente contra los paraísos fiscales, aún mejor. Pero así y con todo, una Reforma Fiscal es necesaria y urgente en nuestro país.

El día 7 de Febrero, en las calles de Madrid, exigiremos una Reforma Fiscal que nos equipare con Europa y nos permita contar con los recursos necesarios para sostener las políticas de inversión y los servicios públicos
Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid