la tierra de los nadie 31 El esqueleto de un horno

diciembre 14, 2012

foto: Fran Lorente


El esqueleto de un horno en el fondo del cráter
y la rueda abandonada de un viejo camión,
son parte del tesoro arqueológico que un día
surgirá del olvido de este valle de escombros
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak

Anuncios

TELEMADRID: HASTA QUE EL CUERPO AGUANTE

diciembre 13, 2012

telemadrid Madrid tiene una personalidad jurídica, en el Estado de las Autonomías, por exclusión. Dicho de otra manera, nadie nos quiso y nadie reconoció la especificidad de una Comunidad cuyo hecho diferencial es ser la capital del Estado.

En el café para todos constitucional, con el que se pretendió saldar la cuestión nacional y los nacionalismos, creando 17 Comunidades Autónomas, Madrid no fue Castilla, ni distrito federal, sino una Comunidad uniprovincial que alberga la capital.

Hubo que improvisar bandera, himno y convertir la Diputación Provincial en Gobierno Regional. Casi siete millones de habitantes, un denso mercado en mitad del desierto mesetario peninsular.

Pocos saben el porqué de una bandera roja con siete estrellas. Nadie conoce la música del himno compuesta por el vasco Pablo Sorozábal, cuyo epitafio no puede ser menos nacionalista: “Mi entierro ha sido emocionante. No han asistido las autoridades, puesto que yo no tengo nombre o, por decirlo con más precisión, es mi nombre quien no tiene YO…”.

Nadie conoce la letra del himno compuesto por el anarquista Agustín García Calvo cuya idea del nacionalismo consistía en su capacidad de convertir a los pueblos en masas sumisas al poder.

Con estos mimbres Madrid ha ido creando sentimientos de pertenencia e identidad en torno a algunas construcciones con las que nos identificamos.

No se trata sólo de la Puerta de Alcalá o la Puerta del Sol. Se trata del Metro de Madrid, que tal vez no vuela, pero que es modelo internacional y construye túneles en lugares tan lejanos como República Dominicana. O del Canal de Isabel II, que asegura el suministro de una de las mejores aguas a nuestros domicilios. O un puñado de equipos de futbol como el Real, el Atleti, el Rayo, Getafe y hasta el Alcorcón.

Y Telemadrid, la cadena autonómica, concebida como un servicio público de calidad, centrado en acercar a la ciudadanía madrileña, su acceso a la información, cercana en sus contenidos. Plural, como plurales somos cuantos convivimos en estos menos de 8.000 kilómetros cuadrados, una de las provincias más pequeñas en España. Telemadrid se ha ganado su prestigio gracias a unos profesionales que han cubierto desde el problema de un barrio, hasta los conflictos bélicos en Oriente Medio. Desde Madrid Directo hasta Madrileños por el Mundo. Telemadrid es la imagen que Madrid ha sabido proyectar de sí misma. Con tintes socialistas en la etapa de Leguina. Con tintes peperos con Ruiz Gallardón al frente de la Comunidad. Pero madrileña, abierta, plural. Espacio de información y debate, punto de encuentro.

Así fue hasta la llegada de Aguirre al poder y la conversión de Telemadrid en un aparato de propaganda, sectario y crispante. Un aparato que ha dado empleo y altos salarios a directivos y tertulianos que han alentado los más negros ideales neoconservadores y ultraliberales. La libertad contra la igualdad. La unidad frente a la diversidad y pluralidad. La confrontación frente al diálogo.

Los hinchados salarios de directivos y tertulianos afines a Aguirre, se han visto acompañados de la contratación de una redacción paralela compuesta por cientos de periodistas elegidos a dedo y dispuestos a firmar las crónicas al dictado del político o asesor de turno. La entrega de programas a productoras amigas con mando en plaza y locales en la propia cadena.

Tertulianos, presentadores y productores como Hermann, como Curry, o Cuca, Isabel San Sebastián, Carmen Tomás, Ely del Valle, Sáenz de Buruaga, Samboal, Dragó, Melchor, Tárregas, Garci, Cerezo, han creado todo un estilo complaciente con el poder, basura frente a la crítica, martillo de herejes y opositores.

Directivos, tertulianos y productoras especializados en maltratar lo público mientras viven de los dineros públicos, del presupuesto regional.

Con estos mimbres no es extraño que la audiencia baje y la publicidad huya. La crisis ha hecho el resto. Las esquilmadas arcas autonómicas, aún más debilitadas por los regalos fiscales de Aguirre a las rentas más altas, hacen que el gasto de Telemadrid recaiga cada vez más sobre los Presupuestos. Aguirre ha sido siempre una especialista en deteriorar las instituciones y los servicios públicos, para terminar eliminando instituciones y privatizando servicios.

Telemadrid puede ser mejor gestionada. Con menos tertulianos caros y menores sueldos de los directivos. Con más producción propia y menos productora privada viviendo del cuento.

Telemadrid puede acabar con esa “redacción paralela” que duplica gastos innecesariamente. Puede reducir plantilla prejubilando, o trasladando personal, a otros servicios autonómicos. Puede reducir salarios altos, o puede repartir el trabajo, reduciendo jornada.

Pero para qué quebrarse la cabeza. El Gobierno Regional ha encargado un estudio a Deloitte, consultora enfangada en el escándalo de Bankia y a Cuatrescasas, especializada en Expedientes de Regulación de Empleo. Un estudio pagado con unos bonitos 140.000 euros para concluir al dictado que el Telemadrid hay que despedir a 925 de sus 1.175 trabajadores y trabajadoras.

El objetivo no parece ser otro que mantener directivos, tertulianos y parte de la redacción paralela, para ejecutar los programas informativos. El resto, privatizado y enlatado. Propaganda en estado puro.

Hay otras soluciones, pero no parecen interesar. Nada importan cientos de familias en la calle. Nada importa un servicio público de información, comunicación y entretenimiento de calidad. Nada importa la desesperación que van dejando a su paso.

Su descaro no tiene límites. Hasta el punto de que ponen 925 despidos sobre la mesa, sin escuchar otras alternativas. Hasta el punto de que no negocian porque la plantilla está muy crispada. No negocian, porque en su agenda sólo figura dejar pasar el mes de negociación del ERE presentado el día anterior a la Constitución y regalar 925 despidos el día de Reyes de 2013.

Madrid necesita una Televisión pública de calidad. Con la vida de la gente no se juega. El empleo de la gente es la supervivencia de las familias. Hay soluciones. Pero si no se negocian, sólo cabe el conflicto, largo, duro, hasta que el cuerpo aguante.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


la tierra de los nadie 30 Navegando mi mano por

diciembre 8, 2012

foto: Fran Lorente


Navegando mi mano por el mar de tu pelo
rodeando mis brazos el mundo en tus caderas,
persiguiendo en tus ojos la utopía posible,
quedaría saciada cualquiera de mis vidas
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


UNA CONSTITUCIÓN EN PARO

diciembre 5, 2012

javier no meLa Comunidad de Madrid conmemora el Día de la Constitución el 4 de Diciembre, con una recepción en la Casa de Correos de la Puerta del Sol, sede del Gobierno Regional. Ese día la Delegada del Gobierno en Madrid y el Presidente de la Comunidad pronuncian sendos discursos sobre el valor de la Constitución española.

Discursos sobre Cataluña, la unidad de España, las perfidias de cuantos reniegan de la Unidad de España y la necesaria unidad de España.

Acabamos de conocer, esa misma mañana, que hay 4.400 personas paradas más que hace un mes y 4.900 personas afiliadas menos a la Seguridad Social. 33.000 contratos menos que el mes pasado. Pero esas 553.000 personas paradas, de las cuales 268.000 no tienen prestación alguna, quedan eclipsadas en los discursos, por la unidad indisoluble de la patria, única obsesión de quienes nos gobiernan.

La Constitución es una Carta de Derechos fundamentales y ciudadanos que nos hacen libres e iguales, poniendo límite a las ansías de poder y dinero de los poderosos. Sin derechos no hay patria y sin Constitución no hay Nación, Estado, País, o como quiera llamarse a ese espacio de convivencia social en el que vivimos.

En un país en el que el derecho al empleo, a una vivienda, a la Sanidad, la educación, se convierten en papel mojado, los discursos de unidad suenan a sarcasmo.

Unos pocos trabajadores y trabajadoras de Telemadrid, que sufren la amenaza de un Expediente de Regulación de Empleo con el que pretenden destruir 925 empleos de los 1.175 que hay en la cadena, han entrado en la recepción. Una vez terminados los actos institucionales, los discursos, los coros y el himno nacional. Mientras da comienzo el reparto de canapés y bebidas, intentan entregar una carta al Presidente de la Comunidad, una carta en la que se habla de Constitución, de derecho al empleo, de necesidad de negociar, de buscar otras salidas, que no pasen tan sólo por el despido del 80 por ciento la plantilla.

El año pasado fueron los profesores y profesoras los que entregaron una camiseta verde a Esperanza Aguirre, sin mayores contratiempos. Sin embargo, en esta ocasión, la seguridad privada y hasta algún oficial de policía nacional, en uniforme de gala, empujan a las mujeres de Telemadrid, provocando la caída de alguna de ellas.

Las cosas no fueron a más, pero ahí estaba la Brunete mediática grabando mi enfrentamiento con uno de los empujadores que me insta a no meterme por medio. Ahí estoy yo diciéndole que “Me meto donde me sale de los cojones”. “Que mal hablado”, replica el oficial uniformado, al tiempo que masca chicle incansablemente. “Sí, muy mal hablado”, le respondo.

Los trabajadores y trabajadoras de Telemadrid se hacen algunas fotos en el escenario de la Constitución. Junto a ellos el policía de gala, empeñado en aparecer en todas las fotos y desatendiendo a los profesionales de Telemadrid, que le recomiendan que deje de mascar chicle, que luego da muy mal en la pantalla de la tele.

Mientras salimos del acto, pienso en quien honra más la Constitución hoy. Quienes alardean de una unidad cada día más carente de derechos sociales reconocidos por la Constitución, pero negados a la ciudadanía, o estos trabajadores y trabajadoras de Telemadrid que defienden 925 derechos constitucionales al empleo.

Yo lo tengo claro. Su orgullo es mi fuerza. A ellos y a nadie más nos debemos.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO de Madrid


ESPAÑA A LA DERIVA

diciembre 4, 2012

A la deriva  24x33cm_
¿Qué está ocurriendo en España? ¿Por qué tenemos esa sensación generalizada de habernos convertido en un barco a la deriva, con el timón roto, en mitad de una tormenta perfecta?.

Sin duda estamos ante una situación extrema, ante un riesgo brutal e imprevisible en sus consecuencias. Padecemos una crisis económica sin precedentes. Pero, con todo, lo peor no es la crisis, sino la incapacidad de nuestros gobiernos para unir esfuerzos y sacarnos de la misma.

Esa incapacidad comenzó a demostrarla el anterior gobierno de Zapatero, cuando aceptó declinar sus poderes para ponerlos a los pies de la Unión Europea, al Servicio de los burócratas atrincherados en Bruselas y absolutamente dependientes de Ángela Merkel. Aquel fatídico 9 de Mayo de 2010. Aquella noche insufrible en la que la Merkel torció el brazo y ganó el pulso, imponiendo brutales medidas de recortes de gasto público en todos los ámbitos.

Desde entonces España ha sido país ocupado. Como lo son Portugal, Grecia, o Italia y en menor medida, Irlanda, o Bélgica. La obsesión por el combate contra el déficit público, que tan buenos resultados rinde a las cuentas alemanas, se ha convertido en un lastre que sólo produce más recesión y paro.

Zapatero pagó cara su rendición ante la troika comunitaria, compuesta por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. Perdió las elecciones y, desde ese momento, un gobierno títere ha seguido en el camino del desastre, perpetuando la sumisión cada vez mayor a las decisiones impuestas por Europa.

En poco más de un año, desde el triunfo electoral del PP, la pendiente de caída marcada por Zapatero, se ha transformado en desplome, cascada, despeñadero, abrupto barranco de un no futuro cada día más negro.

No es posible seguir aceptando la imposición de recortes y prioridades económicas que suponen abandonar la inversión pública, perder empleos, desproteger a las personas desempleadas y desmontar el Estado Social. Sus prestaciones, servicios públicos educativos, sanitarios o de servicios sociales.

La Huelga General del 14-N fue tan sólo la expresión de un conflicto global abierto. El malestar de la sociedad en las empresas, en los servicios públicos, en las calles.

Si el Gobierno no escucha la voz de la calle, el conflicto no desaparece. Lo hemos visto en estos días. La marea blanca sanitaria ha tomado las calles y miles de madrileños y madrileñas forman cadenas humanas en torno a los hospitales públicos de la Región. Los compañeros y compañeras de Telemadrid, donde se ven amenazados 925 puestos de trabajo. La enseñanza pública ha anunciado nuevas movilizaciones para el 13 de Diciembre.

Universidades como la Complutense dan clases en las calles para exigir el fin de los recortes presupuestarios brutales que se vienen produciendo y el aumento de las tasas.

Decenas de miles de personas con discapacidad, familiares, ciudadanos y ciudadanas, se manifiestan contra los recortes sociales en Ley de dependencia y el deterioro de los presupuestos dedicados a estas personas.

Un conflicto generalizado en todos los sectores debería hacer reflexionar a un gobierno legítimo, pero cada vez con menos legitimidad y apoyo social. El deterioro político, de los políticos y la política comienza a ser insostenible. Es la hora de repensar España y regenerar la política para abordar soluciones y sacrificios negociados y compartidos a una crisis que no pude llevarse por delante el empleo, la protección a las personas y el Estado Social. La crisis, Merkel, Bruselas, no pueden ser la coartada para desmontar España.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


la tierra de los nadie 29 Es un hecho irrefutable que

diciembre 1, 2012

foto: Fran Lorente


Es un hecho irrefutable que la tierra es plana
porque en el viaje al sur, siempre encontrarás más sur.
Que la tierra es esférica lo demuestra el hecho
de que viajando al sur vayas a encontrar tu norte
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak